Logo El Confidencial
CASA REAL BRITÁNICA

Boda de Lady Di: 4 personas tuvieron que sacar de la cama a Camilla ese día, ¿por qué?

Esa misma mañana, la ahora esposa del heredero, a punto estuvo de no ir al enlace: ¿por qué?

Foto: Carlos y Diana, recién casados. (Cordon Press)
Carlos y Diana, recién casados. (Cordon Press)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El día en que Lady Di y Carlos de Inglaterra se casaron quedó grabado a fuego en la memoria de mucha gente, fueran fans o no de la princesa. Es uno de esos días que todo el mundo recuerda, como el día en que se produce una gran tragedia o una victoria deportiva de gran envergadura.

La mañana en que los príncipes de Gales se dieron el 'sí, quiero' fue relevante a nivel informativo y entretenida a nivel televisivo: unos 750 millones de personas vieron la boda, algunos embobados y otros de reojo. Pero hubo una persona que vivió ese día con especial interés, sin ser ella la novia ni aquella su boda.

La misma mañana en la que Carlos se plantaba su uniforme y Diana intentaba meterse en aquel vestido que hubo que arreglar una y otra vez porque la princesa del pueblo no dejaba de perder peso, Camilla Parker Bowles tenía que ser arrancada de la cama… ¿Qué le pasaba a la actual esposa del heredero al trono británico?

Diana y Camilla, en una imagen de 1980. (Getty)
Diana y Camilla, en una imagen de 1980. (Getty)

La duquesa de Cornualles, que lleva casada con Carlos desde 2005, vivió la primera boda de su marido con unos niveles de estrés muy altos, según ha revelado la periodista y escritora Penny Junor, autora de varios libros sobre la familia real británica y de sendas biografías de Diana y Carlos. Penny explica: “Camilla no estaba bien el día de la boda. Durante toda la semana había estado en Ray Mill House (la casa en la que cuentan que coleccionaba una pequeña galería de recortes de caricaturas y parodias de su rival) sufriendo de sinusitis. “Algunas de sus amigas habían pasado tardes junto a ella, charlando y haciéndole compañía, mientras que Lucía Santa Cruz, la que le presentó a Carlos, le llevó un poco de sopa casera”, relata la periodista. La amiga le dijo a Camilla: “En Chile todo se cura con sopa de pollo”. Lucía tenía miedo de que Camilla no pudiera ir a la boda, porque, según sus palabras, estaba muy enferma, muy estresada”.

El día D

Aquel 29 de julio de 1981 hicieron falta cuatro personas para sacar de la cama a Camilla. “La noche anterior la había pasado junto a sus amigas Annabel y Laura”, cuenta Junor. “Aún no se sentía bien, pero esta vez eran más los nervios que la sinusitis que la mantenía debajo de las mantas. Estaba aterrorizada".

Camilla Parker, en una visita a Liverpool. (Getty)
Camilla Parker, en una visita a Liverpool. (Getty)

Con gran apoyo de sus amigas, y esfuerzo por su parte, Camilla se levantó y fue a la boda. Aún le quedaban otros problemas que afrontar como decidir dónde colocarse o cómo dirigirse a la familia real. Entendía que Isabel II, con esta boda, había aceptado que su hijo dejara atrás la relación que ellos habían mantenido antes (luego se supo que también durante) de su matrimonio con Diana.

Tendría que pasar casi un cuarto de siglo para que Camilla asistiera otra vez a una nueva boda de Carlos de Inglaterra, esta vez sí, como novia y no como testigo.

Carlos y su esposa posan para Mario Testino. (EFE)
Carlos y su esposa posan para Mario Testino. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios