Logo El Confidencial
ENTRONIZACIÓN DE NARUHITO

'Japan Style', capítulo II: de los estrenos de Máxima a los reciclajes de Mary

Las royals europeas volvían a ser el centro de atención, con permiso de los nuevos emperadores, durante la segunda jornada de celebraciones de Japón

Foto: La princesa Mary y Federico de Dinamarca. (Reuters)
La princesa Mary y Federico de Dinamarca. (Reuters)

La lista de las grandes damas reales europeas en las celebraciones de Japón disminuyó ligeramente del primer al segundo día, ya que ni Letizia ni Matilde de Bélgica asistieron a la fiesta del té que organizaron Naruhito y Masako para la realeza, como tampoco al cóctel que tuvo lugar en el hotel New Otami, organizado por el primer ministro, Shinzo Abe. Pero Victoria de Suecia, Mary de Dinamarca y Máxima de Holanda volvieron a ser el centro de todas las miradas con sus estudiados looks, algunos de estreno y otros ya conocidos.

Fue la reina holandesa la que quitó más etiquetas ese día, ya que tanto para la fiesta del té como para la cena fue de estreno, con diseños de Oscar de la Renta y Jan Taminiau respectivamente. Las princesas de Suecia y Dinamarca fueron mucho más ahorradoras, reutilizando vestidos y complementos de su fondo de armario. Ambas dieron protagonismo a las flores, aunque para citas distintas. Y de nuevo, Mary se coronó como la mejor vestida de la jornada, como ya había hecho el día anterior, con sus dos vestidos con capa con los que estuvo impecable.

Mary escogió un vestido de Vilshenko Jerry, con estampado de flores de inspiración oriental, en un guiño a sus anfitriones. Un estilo totalmente opuesto al que lució Máxima, con un conjunto de tweed de vestido y chaqueta que acompañó con un bolso de Chanel. Victoria, por su parte, dio protagonismo a un vestido que la mismísima Masako alabó cuando se encontraron antes de la fiesta del té.

Ya por la noche, Máxima y Mary dieron protagonismo a los brillos, más adecuados para la cita. La australiana lució un vestido de Maria Fekih blanco con topos dorados en escote, mangas y cinturón, a juego con los salones de glitter de Gianvito Rossi, cartera y pendientes. Máxima estrenaba un mono de su diseñador de cabecera, cubriendo escote y hombros con la capa que estrenó hace solo unas semanas para el Día del Príncipe, también en burdeos y a juego con el cinturón. Y para la fiesta nocturna, fue Victoria de Suecia la que apostó por las flores, con un vestido ya repetido de Ida Sjöstedt.

Mary de Dinamarca, Máxima de Holanda y Victoria de Suecia. (Reuters)
Mary de Dinamarca, Máxima de Holanda y Victoria de Suecia. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios