Logo El Confidencial
CASA REAL BRITÁNICA

Antes de Lady Di estuvo Lady Amanda, la mujer que le dijo "no" al príncipe Carlos

Ahora es difícil imaginarse la historia sin la 'princesa del pueblo', pero antes de ella hubo otra candidata a casarse con el heredero que era la favorita de Isabel II

Foto: Lady Amanda Knatchbull. (Getty)
Lady Amanda Knatchbull. (Getty)

Diana Spencer y Carlos de Inglaterra se casaron el 29 de julio de 1981 y eso cambió el curso de la historia. Al menos de la dinastía monárquica inglesa y del futuro rey del país. Lo que pasó después de esa relación tortuosa entre la joven virginal y el príncipe heredero también marcó un antes y un después en el trato con la prensa y entronizó a Lady Di como reina del papel cuché.

[LEER MÁS. Lady Di y la foto de la infamia: cuando la prensa rebasó el límite]

Pero antes de ella hubo otra mujer que a punto estuvo de vestirse de blanco, hacer el paseíllo por la catedral de san Pablo de Londres y convertirse (cada vez lo dudamos más) en la futura reina de Inglaterra. Esa mujer se llama Amanda Knatchbull, es nieta del desaparecido Lord Louis Mountbatten (otro día volveremos sobre él y su jugosa biografía), primo lejano de la reina Isabel.

Amanda Knatchbull, en una imagen de 1980. (Getty)
Amanda Knatchbull, en una imagen de 1980. (Getty)

Él fue el que ideó una estrategia para que Carlos se casara con su nieta Amanda: “En un caso como el tuyo, el hombre debe tener tantos asuntos como pueda antes de establecerse, pero para una esposa debe elegir una chica adecuada, atractiva y de carácter dulce antes de conocer a alguien más de quien pueda enamorarse”, le aconsejó como mentor. Ella tenía entonces 17 años y cumplía ese ideal de chica dulce, atractiva, educada y angelical que 'encajaba' en el perfil.

El heredero se citó varias veces con ella y al regreso de un viaje que le llevó por la India en 1979, Carlos le preguntó: “¿Serías mi esposa?”. Su respuesta fue “no”.

Razones para el rechazo

Echando la vista atrás y analizando cómo le fue todo a la malograda Diana, es fácil entender cómo alguien puede rechazar una proposición de matrimonio de esta envergadura. Máxime si nos situamos en aquellos finales de los 70 en los que el mundo era de otra manera y el príncipe Carlos era el príncipe heredero al trono inglés. Por aquel entonces, Carlos no era el septuagenario que es ahora, sino un galán que protagonizaba portadas de revistas.

Portadas de revistas de la época con la imagen de Carlos.
Portadas de revistas de la época con la imagen de Carlos.

Pero también los setenta fueron tiempos revueltos: el IRA estaba en una de sus fases más violentas y suponía siempre una amenaza importante. De hecho, Lord Mountbatten fue asesinado por el grupo armado junto con su esposa, Lady Brabourne, y su hermano menor, Nicholas, en agosto de 1979, así que la joven estaba conmocionada. Por otro lado, no sentía por Carlos ningún tipo de atracción. “Habían pasado mucho tiempo juntos y en realidad la relación era demasiado estrecha. Eran como hermano y hermana", explicaba el documental 'The Royal House of Windsor', emitido por el canal de televisión inglesa Chanel 4.

El príncipe Carlos, hombre práctico donde los haya, no esperó mucho tiempo para encontrar otra candidata: dos años más tarde se casaba con Diana Spencer.

Imagen de la boda de Carlos y Diana. (Cordon Press)
Imagen de la boda de Carlos y Diana. (Cordon Press)

Mientras tanto Amanda siguió su camino: se casó con el novelista e inversor inmobiliario Charles Ellingworth en 1987 y tiene tres hijos, Luke, Joseph y Louis. Aunque la relación de los Knatchbull y los Windsor ha continuado: el hermano de Amanda, Norton, es amigo íntimo de Carlos y padrino del príncipe Guillermo. En 2016, el heredero reemplazó a Norton en la boda de su hija Alexandra y la acompañó hasta el altar en una boda a la que también asistió la reina Sofía.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios