The Crown - El documental de 1969 de la familia real que Isabel II no quiere que veas
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BRITÁNICA

The Crown - El documental de 1969 de la familia real que Isabel II no quiere que veas

Durante décadas, un controvertido vídeo sobre la familia real británica ha languidecido oculto al mundo por una razón...

Foto: The Crown - El documental de 1969 de la familia real que Isabel II no quiere que veas
The Crown - El documental de 1969 de la familia real que Isabel II no quiere que veas

En 1969 y durante 75 días de trabajo, varios equipos de televisión elaboraron uno de los documentales más ambiciosos jamás creados. Rodado en 172 localizaciones por todo el planeta, se capturaron 43 horas de metraje de la reina Isabel II y su vida familiar más allá de las puertas del palacio. Titulado simplemente 'Royal Family', fue un contenido sin precedentes que causó sensación a nivel internacional y sus repercusiones llegan ahora hasta la exitosa serie de Netflix 'The Crown', que acaba de estrenar su tercera temporada.

Cuando se emitió por primera vez en 1969, tres cuartas partes de sus súbditos británicos sintonizaron su televisión para ver a la reina hacer cosas tan triviales como contar chistes, aliñar una ensalada o charlar con el entonces presidente de los EEUU, Richard Nixon. Pero durante los últimos 50 años, tanto el documental como las más de 40 horas de vídeo sin usar permanecen ocultos en los archivos reales de Windsor. Supuestamente, la reina Isabel II ha dado órdenes de que jamás salgan de nuevo a la luz.

Con los 'swinging 60s' en plena ebullición, las minifaldas, los Rolling Stones y los Beatles, la popularidad de la monarquía en Inglaterra estaba bajo mínimos. Parecía claro que los Windsor debían actuar para modernizar su imagen y recuperar el contacto con su pueblo.

Fue el príncipe Felipe el que vio en la televisión la solución a sus problemas: realizar un documental que humanizara a la familia real. Pero era un plan arriesgado, ya que hasta entonces la relación entre la Corona y los medios de comunicación era puramente reverencial. La propia monarca no estaba convencida de que fuera una buena idea –y la reina madre se oponía categóricamente–, pero al final la convencieron de que el experimento terminaría beneficiándoles.

Olivia Colman como Isabel II en 'The Crown'. (Netflix)
Olivia Colman como Isabel II en 'The Crown'. (Netflix)

El rodaje fue extenuante. Equipos de cámaras siguieron a la reina en viajes a Brasil y Chile y se desplazaron junto al príncipe Carlos a Malta y Cambridge, además de rodar en otras múltiples localizaciones. Pero este programa no era como el de las Kardashian. Cada escena debía ser aprobada previamente por un comité dirigido por el propio duque de Edimburgo.

Michael Bradsell, editor del documental, declaró en una ocasión que estaban muy nerviosos antes de enseñarle la versión final a la reina y que esta criticó su excesiva duración, pero Richard Cawston, el director, la convenció de que dos horas era exactamente lo necesario.

[Leer más: ¿La amas o la odias? Quién de la familia real británica ve 'The Crown' (y quién no)]

El 21 de junio de 1969, 38 millones de personas en Gran Bretaña vieron la versión final, en blanco y negro en la BBC, y una semana más tarde, el canal ITV lo emitía a todo color. Era la primera vez que los ingleses veían a su reina hablando en público sin leer un discurso ya preparado. O simplemente realizando acciones de lo más cotidiano, como comprarle unas chucherías al príncipe Eduardo, que entonces tenía cuatro añitos, en una tienda cerca de Balmoral. Isabel II aparecía ante los ojos del público como nunca antes: divertida, maternal, entrañable.

Isabel II y el príncipe Carlos en 1969. (Getty)
Isabel II y el príncipe Carlos en 1969. (Getty)

Aunque las reacciones iniciales a la emisión fueron muy positivas, pronto empezaron a surgir las implicaciones más profundas. Al parecer, se temía que el documental hubiera acabado con la mística que rodeaba a la Casa Real, convirtiéndola en una familia más. El célebre documentalista David Attenborough, que entonces trabajaba en la BBC, escribió al director de 'Royal Family' y le dijo: “¿Sabe usted que está matando a la monarquía con esta película?”.

Finalmente, al concluir ese mismo año, el documental se dejó de emitir y salvo un pequeño clip de 90 segundos en el Jubileo de la reina en 2012 y algunos fragmentos en YouTube, sus imágenes no han aparecido en público de nuevo. 50 años después, queda claro que nadie ha logrado “matar a la monarquía” en Gran Bretaña, y 'Royal Family' sigue siendo el santo grial de los fans de los royals. Pero parece muy improbable que nadie lo vuelva a ver... al menos mientras Su Majestad esté en el trono.

The Crown Isabel II
El redactor recomienda