Logo El Confidencial
'DIMISIÓN' REAL

Las reacciones al adiós del príncipe Andrés: el silencio de las York y la prensa incrédula

La mayoría de los medios británicos no creen las palabras del comunicado de 'dimisión' del duque de York y creen que es Isabel II quien le ha forzado a dar ese paso

Foto: El príncipe Andrés y la reina Isabel, en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Andrés y la reina Isabel, en una imagen de archivo. (EFE)

Tras el 'tsunami', el terremoto. Son muchas las reacciones que está provocando el príncipe Andrés estos días. Primero, con la criticada entrevista que ofrecía el sábado en la BBC para intentar explicar su amistad con Jeffrey Epstein. Y solo unos días después, con su dimisión, el resultado lógico de la polémica: "Me ha quedado claro en los últimos días que las circunstancias relacionadas con mi relación anterior con Jeffrey Epstein han causado importantes problemas en el trabajo de mi familia y en la valiosa labor que se lleva a cabo en las muchas fundaciones y ONG que estoy orgulloso de apoyar. Por lo tanto, he pedido a Su Majestad poder alejarme de los deberes públicos en el futuro y ella me ha dado su permiso”.

De momento, pocos se creen que la reina Isabel II se haya limitado a "dar su permiso" al príncipe Andrés para hacerse a un lado. La mayoría de los medios británicos y la opinión pública en general dan por seguro que ha sido ella quien ha instado a su hijo a que tome esta crucial decisión, apoyada seguramente por el príncipe Carlos, quien ha sido desde un primer momento el miembro de los Windsor que más ha reprobado la amistad del duque de York con el empresario norteamericano. Y la opinión generalizada es que ha sido una decisión muy acertada, antes de que los avatares de la polémica afectaran aún más a la Corona.

El príncipe Andrés, junto a la reina Isabel y el duque de Edimburgo. (Reuters)
El príncipe Andrés, junto a la reina Isabel y el duque de Edimburgo. (Reuters)

Lo curioso es que, mientras fuera sigue sucediéndose el terremoto mediático por la importancia del paso que ha dado el príncipe Andrés, dentro de los muros de Buckingham parece que no pasa nada. La vida de los Windsor sigue su curso. Poco después de la publicación del comunicado, veíamos a la reina Isabel en el Instituto Real de Asuntos Internacionales para entregar un premio a Sir David Attenborough y a la unidad de historia natural de la BBC, con sonrisa y discurso incluidos. Y el otro baularte de la familia real, el príncipe Carlos, se encontraba de gira por Nueva Zelanda junto a la duquesa de Cornualles. Y la imagen que daba era de todo lo contrario a la preocupación.

Pero si hay algo que ha llamado especialmente la atención es el silencio sepulcral en las 'chicas York', es decir, las hijas del príncipe Andrés, y su ex, Sarah Ferguson, máxime cuando Fergie no tardó nada en mostrarle su absoluto apoyo en redes sociales tras la polémica entrevista, de la que dicen fue en parte responsable. Tampoco la princesa Eugenia se ha manifestado, a pesar de que es bastante activa en sus perfiles sociales. Tampoco se sabe nada de su hermana Beatriz, quien además puede ser una de las víctimas colaterales de este asunto, dada la proximidad de su boda y las dudas que hay sobre el papel que jugará su padre en un día tan importante tanto para ella como para toda la familia.

El príncipe Andrés, durante la boda de su hija Eugenia. (Reuters)
El príncipe Andrés, durante la boda de su hija Eugenia. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios