Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Las misteriosas 10.000 botellas de vino de la bodega 'secreta' de Zarzuela

Pertenece al ámbito privado de los Reyes, pero en los sótanos del palacete madrileño hay auténticos tesoros. Algunas bodegas dedican una pequeña partida cada año a la Casa del Rey

Foto: Felipe y Letizia. (Reuters)
Felipe y Letizia. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El palacio de la Zarzuela guarda un tesoro. No estamos hablando de las joyas de pasar o de las obras de arte cedidas por Patrimonio, que también. En el sótano del edificio, a una temperatura constante y (dicen) protegidas por una partida de arena del océano Índico, descansan cerca de 10.000 botellas de vino. Los mejores caldos de España, otros extranjeros, vinos que han sido adquiridos o han sido regalados a don Juan Carlos y a don Felipe a lo largo de su reinado. Poco se sabe de ellas porque, según Transparencia, su existencia pertenece "al ámbito estrictamente privado" de la familia, por lo que no hay datos sobre su valor ni sobre su estado de conservación.

Si sabemos algo más sobre esta colección de vinos es por la indiscreción de algunos y por la labor periodística. En 'Adiós, Princesa', el libro que publicó David Rocasolano sobre su prima la reina Letizia, el abogado dedicaba unos párrafos a la bodega: “Tras visitar habitaciones y despachos, bajamos a los sótanos y Letizia abrió un portalón. Yo pensaba que, por fin, iba a conocer la biblioteca. Pero cuando se encendieron unas tenues luces, ante mí se abrió una vinoteca particular inmensa. Paseamos por el laberinto de anaqueles pisando arena de playa, paladeando el aroma noble y sobrio de roble y contemplando el fabuloso espectáculo del vino”. “Felipe me aclaró: Es arena de playa. La traen expresamente de una playa del Índico porque tiene las condiciones perfectas para mantener la humedad”.

Los reyes Felipe y Letizia, en Jerez. (Getty)
Los reyes Felipe y Letizia, en Jerez. (Getty)

En 2013, Patrimonio encargó comprar una partida de esta arena del Índico para las cavas reales. También se propuso catalogar las tres bodegas en las que el rey Juan Carlos guardaba sus vinos, dos en Zarzuela y otra en el Palacio de Oriente. Los que se metieron en tal fregado fueron Quim Vila y Miguel Laredo, dos expertos que hicieron inventario de las 10.000 botellas. "Había auténticas maravillas", contó 'El Mundo' entonces, aunque la mayor parte estaban descuidadas y había caldos sin etiquetar.

Había una razón para querer catalogar los vinos. Durante un tiempo, se pensó en subastar la colección. Para hacer caja y como gesto de buena voluntad por parte de don Juan Carlos tras la cacería de Botsuana meses antes, cuando su popularidad estaba por los suelos. Finalmente la idea se desestimó y hoy son los Reyes y su familia quienes disfrutan de la bodega en ocasiones especiales, como la que reunió a varios de sus amigos este pasado fin de semana en el Pabellón del Príncipe.

Toda la familia entiende y conoce de vinos, aunque es el Rey padre quien más ha profundizado en esta afición. Fue precisamente con una botella de Castillo Ygay de 1925 como Juan Carlos y su hijo Felipe celebraron, en la intimidad de las habitaciones de Zarzuela, el relevo al frente de la Casa Real. La importancia del momento estuvo a la altura de un caldo que se encuentra entre los mejores del mundo. Tanto es así que al probar el vino, don Juan Carlos llamó personalmente al bodeguero para darles la enhorabuena y decirles que era uno de los mejores vinos que había probado. La anécdota la relató el propio conde Creixell, presidente de las Bodegas Marqués de Murrieta.

El emblemático B70

Al Rey padre le gusta el vino y no es una chanza: entiende y conoce los vinos. En otoño, es fácil verlo con su amigo Vicente Boluda o con su sumiller de confianza de ruta por tierras y montes vitivinícolas entre Logroño o Álava. El primer fin de semana de abril visitó en Vilanova de Arousa las nuevas instalaciones de las Bodegas Granzabán, en el corazón del Valle del Salnés. "Su Majestad degustó nuestra mejor gastronomía, nuestros albariños y el B70, el Bodegas Baigorri, el vino más emblemático de nuestra bodega en la Rioja Alavesa". El B70 es un vino de Rioja de edición limitada, 100% tempranillo de viñas viejas de más de 70 años cultivadas en pequeñas parcelas en la Sierra Cantabria. Una delicatesen.

El rey Juan Carlos saluda al conde de Creixell en las Bodegas Marqués de Murrieta. (Getty)
El rey Juan Carlos saluda al conde de Creixell en las Bodegas Marqués de Murrieta. (Getty)

La relación de la Casa Real con el mundo del vino es tal que varias bodegas de renombre, como Matarromera o Marqués de Riscal, dedican una pequeña partida cada año para don Juan Carlos y para don Felipe. Lo contó Carlos Moro, fundador de las Bodegas Matarromera: tanto Juan Carlos I como Felipe VI son unos grandes aficionados al vino y cuentan incluso con sus colecciones privadas en las cavas de esta empresa DO Ribera del Duero. También en las cavas de la fabulosa bodega que construyó Frank Gehry para Marqués de Riscal se puede ver una barrica en las que está grabado 'Cosecha real. Para su majestad el rey Don Juan Carlos'.

Ahora que el Rey padre tendrá más tiempo para sus aficiones personales, no sería de extrañar que la colección de vinos de Zarzuela engordara convenientemente.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios