Logo El Confidencial
TRAS EL PRÍNCIPE ANDRÉS

La princesa Ana, también en el centro de la polémica (por culpa de Trump)

Pocos pensaban que la cena para los líderes de la OTAN que organizó el pasado martes la reina Isabel iba a dar tanto juego e iba a tener a la princesa Ana como una de las grandes protagonistas

Foto: La princesa Ana, el pasado octubre en el mundial de rugby. (Reuters)
La princesa Ana, el pasado octubre en el mundial de rugby. (Reuters)

Parece que los británicos necesitan que siempre haya un miembro de la familia real en el punto de mira. Y con Meghan Markle -la 'víctima' más habitual- retirada durante un tiempo de la vida pública y con la polémica protagonizada por el príncipe Andrés más calmada tras su dimisión y ser apartado de las funciones institucionales, ha llegado el turno de la princesa Ana, quien con su participación en la cena con los líderes de la OTAN que organizó la reina Isabel II este pasado martes, no solo se ha situado en el ojo del huracán mediático, sino que ha conseguido ser trending topic mundial. Y los dos 'hitos' tienen mucho que ver con Donald Trump.

Los medios británicos se hicieron eco de un supuesto desaire que había hecho la hija de la reina Isabel al presidente de Estados Unidos durante el momento de la recepción. Al parecer, no se había situado junto a su madre y su hermano, el príncipe Carlos, para el besamanos, a fin de evitar saludar al empresario, quien no parece ser muy del agrado del grueso de la familia Windsor. Un gesto que le ha convertido en tendencia en las redes sociales, siendo alabado por la gran parte de los internautas que tampoco tienen gran afecto al marido de Melania Trump.

El momento del besamanos que se ha convertido en trending topic, con la princesa Ana a la izquierda. (Reuters)
El momento del besamanos que se ha convertido en trending topic, con la princesa Ana a la izquierda. (Reuters)


Claro que finalmente se ha sabido que el desaire no era tal. Por protocolo, solo el príncipe Carlos, Camilla, la reina Isabel y el secretario general de la OTAN tenían que estar en la línea de saludos. La anécdota fue que Isabel II miró hacia donde estaba Ana y le hizo un gesto para que pasara, pensando que era otro de los jefes de Gobierno a los que recibió en palacio. Un pequeño despiste ante el que su hija reaccionó diciendo: "Soy solo yo", para indicarle que no tenía que estar ahí, tal y como podemos ver en los vídeos que han publicado varios medios para calmar la polémica.

En lo que no hay duda ni confusión posible es en otro de los momentos que protagonizó la princesa Ana en la misma cita. Ha circulado un vídeo en el que se ve una conversación entre Boris Johnson, Emmanuel Macron y Justin Trudeau. El tema, según desvelaba el 'Daily Mail' con ayuda de expertos lectores de labios, eran bromas sobre Trump y su impuntualidad, una característica del presidente de Estados Unidos que ya han sufrido varios miembros de la familia real británica. Pero además de los presidentes de Reino Unido, Francia y Canadá, estaba también la princesa Ana, riéndose a carcajada limpia con las bromas de los tres políticos. Un gesto que le ha hecho ganarse las simpatías de algunos, pero la reprobación de otros, ya que consideran que, con su posición real, hay ciertas actitudes que no se puede permitir.

La princesa Ana, durante la polémica conversación de los presidentes de Canadá, Reino Unido y Francia. (Reuters)
La princesa Ana, durante la polémica conversación de los presidentes de Canadá, Reino Unido y Francia. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios