Alarma en Japón por el delicado estado de salud de la emperatriz Michiko
  1. Casas Reales
LA EMPERATRIZ QUERIDA

Alarma en Japón por el delicado estado de salud de la emperatriz Michiko

Un comunicado de la Agencia Imperial afirma que ha sufrido vómitos con sangrado en los últimos meses, un proceso que ya ha remitido pero que preocupa a sus médicos y su familia

Foto: La emperatriz Michiko, el pasado septiembre. (Reuters)
La emperatriz Michiko, el pasado septiembre. (Reuters)

No ha sido un año especialmente bueno para la antigua emperatriz de Japón, Michiko, al menos en lo que a salud se refiere. Más bien todo lo contrario. En junio, la agencia de información de la Casa Imperial comunicaba que se le habían descubierto ciertas anomalías en las válvulas cardiacas, un problema de salud que no revestía mucha gravedad, pero por el que se le recomendaba llevar una vida algo más tranquila. Ese mismo mes fue operada de cataratas. Y en agosto se daba la peor noticia: la madre del actual emperador sufría cáncer de mama, por lo que era operada en septiembre.

Ahora, tres meses después de esa operación, una nuevo comunicado emitido por la Casa Imperial informa sobre el delicado estado de salud de la madre del emperador Naruhito. Parece que, desde que pasara por el quirófano, Michiko ha sufrido fuertes y constantes vómitos, algunos de ellos con sangrado de estómago. Un dato sin duda alarmante para médicos, familiares y el pueblo japonés en general, para el que la antigua emperatriz es una de sus figuras más queridas. Eso sí, la Agencia también informa de que en el último mes, ese proceso ha remitido gracias a los medicamentos.

La emperatriz emérita Michiko de Japón,  junto a Akihito. (Reuters)
La emperatriz emérita Michiko de Japón, junto a Akihito. (Reuters)

Lejos de relacionar estos problemas de salud con la reciente operación de cáncer y posterior tratamiento, los médicos lo achacan al estrés psicológico que ha sufrido este último año, con la abdicación de su marido, el antiguo emperador Akihito. Y es que, además de los achaques antes mencionados, lo que más ha procupado en su entorno ha sido la notable pérdida de peso que ha sufrido desde el mes de abril. Esto, sumado a su avanzada edad, ha hecho que los facultativos consideraran y sopesaran mucho tanto las intervenciones quirúrgicas a las que se ha sometido como los tratamientos posteriores, por las posibles consecuencias que podrían haber sido fatales.

Se espera que pronto haya más noticias, puesto que tanto ella como el emperador emérito están siendo sometidos a exhaustivos controles médicos, tal y como viene haciéndose desde hace unos años. Y es que, aunque la condición física de Akihito no ha cambiado mucho -más allá de achaques propios de su edad-, lo cierto es que Michiko ha convivido desde muy joven con los baches de salud: desde muchos problemas gastrointestinales hasta una isquemia de miocardio que le fue diagnosticada en 2015.

La antigua emperatriz Michiko, tras ser operada el pasado septiembre. (Reuters)
La antigua emperatriz Michiko, tras ser operada el pasado septiembre. (Reuters)


La ansiedad y el estrés también le afectaron gravemente en dos épocas de su vida, cuando perdió la voz durante meses, primero en 1960 y después en 1993. Una afección que se achacó a la presión de los medios de comunicación y de su propia suegra, la emperatriz Kojun, quien se opuso desde el principio al matrimonio de su hijo con Michiko, debido a su origen plebeyo y católico. Pero ella se ganó el favor del pueblo enseguida, quizá por no ser una emperatriz al uso: además de tener carrera universitaria, publicó muchos poemas -algunos con motivo del nacimiento de sus hijos- y algunos cuentos para niños.

Michiko llegó a la Casa Imperial para romper las tradiciones, siempre avalada por Akihito. Y una de sus grandes decisiones fue tan aplaudida como criticada, especialmente por los sectores más tradicionalistas: prefirieron criar ellos mismos a sus hijos en lugar de dejarlos con preceptores e institutrices. Y esa popularidad de la que gozó nada más llegar a la familia continúa hasta el día de hoy, incluso sin ser emperatriz. La encarnación de los valores tradicionales y su fuerte sentido del deber a lo largo de su vida la hacen ser una figura muy querida por los japoneses, que ahora están muy preocupados por la que es una de las personas más veneradas en el país.

Ceremonia de abdicación de Akihito. (Reuters)
Ceremonia de abdicación de Akihito. (Reuters)

Akihito Familia Imperial de Japón Naruhito Emperador de Japón
El redactor recomienda