Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

La simbólica imagen de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin por Vitoria

Aparte de su naturalidad, llamó la atención un detalle de las fotografías, un símbolo que deja muy clara cuál es la posición de la Infanta respecto a su marido

Foto: La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. (EFE)
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. (EFE)

Un amor contra viento y marea. Así podríamos definir el matrimonio de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Su relación ha pasado por mucho, sobre todo desde que estalló el caso Nóos a finales de 2011. La hija de los Reyes eméritos ha recibido presiones de todos los sectores, incluso familiares, para que pusiera fin a su relación, pero ella siempre se ha mantenido al lado de Iñaki, con el que se casó el 4 de octubre de 1997, hace ya más de 20 años.

De esa unión nacieron cuatro hijos con los que la Infanta y el exjugador de balonmano han formado un núcleo familar muy unido y, sobre todo, fuerte. Lo demuestran las últimas imágenes que tenemos de los Urdangarin Borbón paseando por las calles de Vitoria. Fue el pasado martes cuando Iñaki recibió un permiso penitenciario para pasar cuatro días junto a su familia en estas fechas señaladas.

La Infanta e Iñaki, paseando por Vitoria. (EFE)
La Infanta e Iñaki, paseando por Vitoria. (EFE)

Tras unas horas cumpliendo con su voluntariado en el centro Don Orione de Pozuelo de Alarcón, el exduque de Palma ponía rumbo a la capital vasca, donde le esperaban su mujer y sus cuatro hijos. Pero lejos de esconderse, la familia quiso actuar de forma natural y acudió a misa el jueves por la mañana. Sonriente y relajado, el matrimonio paseó con Juan, Pablo, Miguel e Irene y otros familiares, como la madre de Urdangarin, Claire Liebaert, a la que se vio especialmente cariñosa con su nuera.

Aparte de su naturalidad, llamó la atención un detalle de las fotografías, un símbolo que deja muy clara cuál es la posición de la Infanta respecto a su marido. Y es que ambos pasearon todo el rato tomados de la mano. Cristina no soltó en ningún momento a su marido, demostrándole así su total apoyo. Una imagen que vale más que mil palabras y que deja claro que a pesar de todo, y de la condena de prisión, la presión mediática y todo lo que se ha dicho, ella sigue a su lado.

Ni crisis, ni distanciamiento, ni mucho menos separación. El matrimonio de los exduques de Palma rebosa salud. Así que es previsible que cuando Urdangarin cumpla su condena por los delitos por los que fue condenado -prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencia y dos delitos fiscales- intenten retomar su vida habitual, con naturalidad como sucedió este miércoles en Vitoria durante unas horas.

La Infanta e Iñaki, paseando por Vitoria. (EFE)
La Infanta e Iñaki, paseando por Vitoria. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios