Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Doña Pi, la infanta que mediaba entre los eméritos y que (a veces) hablaba de más

“Ustedes vienen porque estoy yo y siempre me sacan alguna cosa”, comentaba en una ocasión recordando que fue la descubridora del noviazgo de Cristina con Iñaki Urdangarin

Foto: La infanta Pilar y su marido con sus cinco hijos. (Getty)
La infanta Pilar y su marido con sus cinco hijos. (Getty)

Para la infanta Pilar, la fundación Nuevo Futuro formaba parte de su vida. Era la encargada de presentar el Rastrillo navideño todos los años y nunca fallaba. En noviembre pasado contaba en la rueda de prensa previa a la inauguración que se encontraba muy cansada pero que no podía fallar. “Hay unos días que estoy regular y otros mal. Hay personas que colaboran y tienen problemas graves. Mientras yo pueda, aquí estaré”. Con estas palabras quería dejar claro que su cáncer no le iba a impedir apoyar su causa solidaria que comenzó hace cincuenta años.

Sabía que al estar ella la convocatoria tenía más repercusión y se lo decía a los periodistas. “Ustedes vienen porque estoy yo y siempre me sacan alguna cosa”, comentaba divertida, recordando que fue la descubridora del noviazgo de su sobrina la infanta Cristina con Iñaki Urdangarin. Y esto sucedió en la almoneda solidaria cuando un reportero comentó: “¿Y para cuándo el anuncio del compromiso?”.

La infanta Pilar de Borbón, en la presentación de la nueva edición del Rastrillo. (Cordon Press)
La infanta Pilar de Borbón, en la presentación de la nueva edición del Rastrillo. (Cordon Press)

“Estamos muy contentos, Iñaki es un gran deportista y un chico estupendo”, respondió la duquesa de Badajoz pensando que Zarzuela ya lo había anunciado. De esa manera tan casual confirmó la noticia del año sin ser consciente de la importancia de su revelación. A partir de ese día, medía sus palabras y por si acaso ya adelantaba: “No me pregunten nada de mi familia, que luego me regañan por meter la pata”.

Con el tiempo, el carácter de doña Pilar se fue suavizando y agradecía las muestras de cariño cuando anunció que padecía cáncer. No quiso esconder su enfermedad y fue muy clara desde el principio. Su íntima amiga Mayte Spínola, que la acompañó este verano en su último ingreso hospitalario en Palma, recordaba este miércoles a Vanitatis su fortaleza sin poder hablar de ella en pasado. “Es una mujer increíble. Nunca se ha quejado de nada, lo pasaba mal y disimulaba. La voy a echar mucho de menos. Estamos juntas desde jovencitas”. La mecenas y pintora recuerda que se quedó viuda y ejerció de padre y madre con sus cinco hijos. “Ha sido una valiente”, concluye muy triste.

La infanta Pilar era también la unificadora familiar en los momentos complicados en los que la relación entre su hermano don Juan Carlos y doña Sofía era inexistente. Los invitaba a comer para limar asperezas cuando había fiestas que compartir. El Rey decía que en casa de su hermana era donde mejor se comía. Y efectivamente este tema culinario lo corroboraban todos los que llegaron a compartir las recetas de doña Pi, como la bautizó la prensa. Ella muy franca aclaraba ese punto y no asumía responsabilidades que no ejercía.

La Infanta con su hermano. (EFE)
La Infanta con su hermano. (EFE)

“Yo no me pongo a pelar patatas, ni a freír huevos porque no es lo mío. Yo dirijo, que eso se me da muy bien. A mis nietos les gustan mis macarrones especiales”, aclaraba. Explicaba que se sentaba en la cocina y daba las instrucciones pertinentes a la cocinera. Era excepcional que en su casa se contratara a empresas externas de catering para cumpleaños y fiestas varias.

Al chalet de Puerta de Hierro volvían los hijos cuando se divorciaban, como hicieron Fernando y Juan con sus respectivas separaciones. Siempre estaba la madre para apoyar y solucionar la parte afectiva de sus vástagos. La única que no lo hizo fue Simoneta, la primogénita, cuando se divorció de José Miguel Fernández Sastrón, que se quedó en su casa. Desde que supo de la enfermedad de su madre se convirtió en la responsable familiar. Los que la conocen dicen que será ella la que se encargue de esa unidad entre los hermanos y sobrinos que hasta ahora estaba en manos de la matriarca Borbón.

Hubo un tiempo en que se dijo que doña Sofia y sus cuñadas las infantas Pilar y Margarita no se trataban y no era cierto. La Reina emérita no faltó nunca a ninguna de las citas navideñas de Nuevo Futuro. En esta edición, la novedad fue la presencia de la reina Letizia, que durante muchos años no contemplaba esta actividad en su agenda. Precisamente el estado de salud de su tía política fue determinante para esa aparición. La consorte real tiene poca relación con los primos Gómez-Acebo, pero no así con la duquesa de Badajoz, a la que apreciaba. Y más en estos últimos meses en los que su deterioro físico era palpable.

La infanta Pilar, junto a doña Sofía y doña Letizia en el rastrillo Nuevo Futuro, en 2009. (Getty)
La infanta Pilar, junto a doña Sofía y doña Letizia en el rastrillo Nuevo Futuro, en 2009. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios