Logo El Confidencial
TRAS SUS PRIMEROS PERMISOS

Iñaki Urdangarin cumple hoy 52 años a un paso de poder abandonar la prisión

El marido de la infanta Cristina está a las puertas de poder pasar al tercer grado, régimen penitenciario que le permitirá salir de la cárcel y volver para dormir o los fines de semana

Foto: Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina en Vitoria. (EFE)
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina en Vitoria. (EFE)

Algún contratiempo importante tendría que suceder para que Iñaki Urdangarin siga pasando sus días en la cárcel dentro de unos meses. El juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid, encargado de confirmar sus permisos, ha ampliado los días de voluntariado de dos a tres semanales. El magistrado es el mismo que consideró en su momento que el marido de la infanta Cristina había sido “deshumanizado” en prisión y que cualquier oportunidad de salir sería siempre aprobada.

LEA MÁS: Iñaki Urdangarin, "deshumanizado"

Así pues, esta semana se ha sabido que el exduque de Palma podrá salir de prisión tres días a la semana para realizar el voluntariado en el Hogar Don Orione. Un paso más hacia la tan ansiada semilibertad. No nos equivocamos al decir que Urdangarin cumple 52 años este miércoles en el que será su último aniversario entre rejas.

Llegada de Iñaki Urdangarin al Centro Penitenciario de Brieva (Ávila) tras su primer permiso. (EFE)
Llegada de Iñaki Urdangarin al Centro Penitenciario de Brieva (Ávila) tras su primer permiso. (EFE)

Es cuestión de días, como mucho algunas semanas. Llega el momento en el que Urdangarin pueda volver a pedir el tercer grado y sería extraño que en este contexto la cárcel se negara. Incluso el citado juez lo criticó en su momento y justificó sus críticas en la opinión de la educadora de Brieva, quien avisa de la “necesidad de evitar el aislamiento” de Urdangarin y su “efecto nocivo” en él.

Informes favorables

A partir de ahora, además, podrá salir tres días a la semana de prisión por decisión del juez, quien tras estudiar los informes favorables que reflejan el buen aprovechamiento del programa por parte del recluso, ha considerado que “no hay inconveniente alguno para ampliar a tres las salidas semanales solicitadas”, informan desde el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) a Efe.

Iñaki Urdangarin, a su llegada al Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón. (EFE)
Iñaki Urdangarin, a su llegada al Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón. (EFE)

La decisión del juez de Valladolid choca con la petición de la Fiscalía, que se negó a los deseos de Urdangarin. La acusación pública puso su decisión en conocimiento del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria tras haber pedido Urdangarin un permiso para abandonar el penal de Brieva tres veces por semana durante ocho horas para atender a los discapacitados del centro, en lugar de las dos inicialmente concedidas.

En la sentencia del pasado lunes 13 de enero, el mismo juez recuerda que el informe de la educadora de prisión “recoge que las salidas están siendo positivas, ya que están paliando en gran parte la situación de aislamiento social en la que se encuentra el interno, a la vez que participa en una actividad beneficiosa para su propio desarrollo personal, no viendo inconveniente para acceder a lo solicitado”.

La semilibertad acecha

Con tres días de permiso a la semana y un comportamiento normal durante su permiso navideño, la semilibertad está cerca. El siguiente paso que dará el exduque es pedir, de nuevo, el tercer grado. En este caso es la Junta de Tratamiento de la prisión de Brieva quien debe decidir si se le concede o no. No es la primera vez que lo solicita y siempre se le ha negado, algo que el citado juez criticó en su primer auto. “Si la Junta de Tratamiento ha optado por revisar el programa y no considerar lo solicitado, sin más, lo criticable es esa forma de actuar del órgano administrativo, pues debería haber exteriorizado las razones de su parecer, para no causar indefensión al interno”, señaló en su escrito.

La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)
La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)

Estamos ante circunstancias distintas. Además del voluntariado, decíamos, Urdangarin ha disfrutado de cuatro días de permiso en Navidades. Los presos en segundo grado, que es el régimen en el que se encuentra actualmente Urdangarin, tienen derecho a 36 días de permisos al año divididos en semestres, lo que supone que pueden optar a 18 días de permiso en un semestre. Y un primer permiso sirve, indican desde Instituciones Penitenciarias, para preparar al preso para su libertad.

Primer gran paso

No pueden afirmar que este sea el primer paso para un futuro tercer grado, calificación penitenciaria que reclama Urdangarin desde el primer día que entró en prisión. La clasificación penitenciaria de todos los presos se revisa cada seis meses, contados desde el momento en el que esta se realiza. Si Urdangarin entró en junio y se le destinó a segundo grado nada más ingresar, la modalidad de su internamiento se revisará en enero. En pocos días o semanas, pues, podría obtener el tercer grado, que tiene diferentes modos de aplicarse y la más conocida es la de pasar el día fuera y pernoctar en prisión o en un centro de reinserción social.

LEA MÁS. Habla la madre de Urdangarin: "Estoy muy contenta, claro"

Cualquier preso puede pedir el tercer grado desde el primer momento en el que entra en prisión; otra cosa es que se lo den. En el caso de Urdangarin, lo ha pedido varias veces, según confirmó el juez, pero siempre se lo han denegado. El artículo 36 del Código Penal señala que "la clasificación del condenado en el tercer grado deberá ser autorizada por el tribunal previo pronóstico individualizado y favorable de reinserción social, oídos el Ministerio Fiscal e Instituciones Penitenciarias".

Cuando se trata de penas de más de cinco años, el juez o el fiscal pueden decidir que el condenado no pueda acceder al tercer grado hasta que haya cumplido la mitad de la pena, pero es en casos de pertenencia a banda armada o de asociación mafiosa, algo que no tiene relación con los delitos económicos de Urdangarin.

Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarin  y Ana Urdangarin. (Europa Press)
Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarin y Ana Urdangarin. (Europa Press)

Otras cuestiones que son favorables a la obtención de un tercer grado son el arraigo y la situación familiar, algo que Urdangarin ha resuelto de forma inteligente. A partir de ahora, además de los martes y los jueves, el exduque de Palma saldrá un día más para realizar un voluntariado. Pasó muchos meses en busca de un trabajo o una ocupación fuera de prisión para poder tener una estabilidad en el exterior. Y aunque su abogado, Mario Pascual Vives, lo negó en su momento, el tiempo confirmó las informaciones, adelantadas por Vanitatis, de que Urdangarin había estado buscando trabajo.

¿Dónde pasará el tiempo?

Cuestión importante es también tener un hogar en el que pernoctar. Y aunque hay presos que llegan a dormir en el despacho de sus abogados una vez logran los permisos, parece que la situación de Urdangarin será más cómoda. Porque podría acercarse a Vitoria, donde está su familia, o contar con su hijo mayor, Juan, a quien se ha sido visto más en Madrid en los últimos meses que de costumbre.

Juan Urdangarin, llegando a la capilla ardiente de doña Pilar. (Limited Pictures)
Juan Urdangarin, llegando a la capilla ardiente de doña Pilar. (Limited Pictures)

Iñaki Urdangarin tiene el viento de cara, algo que no puede decir su exsocio, Diego Torres, a quien recordamos porque no ha logrado ni un solo permiso desde que entró en prisión, el mismo día que Urdangarin. Y Torres tiene, además, un contrato laboral indefinido sobre la mesa.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios