Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BELGA

¿Herencia? ¿Paga del Estado? ¿Título real? El futuro de Delphine, la 'nueva' hija de Alberto de Bélgica

Son muchas las preguntas que ahora se plantean sobre la 'nueva' hermana del rey Felipe. Esta es su nueva situación

Foto: Delphine Boël, en una imagen de archivo. (EFE)
Delphine Boël, en una imagen de archivo. (EFE)

Tras más de una década litigando en los tribunales, Delphine Boël celebraba este lunes una gran noticia: el ADN ha probado que es hija biológica del rey Alberto. La artista belga, quien sabe que el monarca es su padre desde pequeña ya que vivió algunas temporadas con ella y con su madre, Sybille de Selys Longchamps, cuando este atravesaba continuas crisis con la reina Paola, ha tenido que ver cómo el rey emérito negaba toda la historia durante diez años.

Pero por fin se ha hecho justicia y Delphine ha vencido. Prueba de ello es que los abogados de Alberto mandaron después de conocer los resultados un comunicado oficial en su nombre aceptando la paternidad para "finalizar con honor y dignidad este difícil proceso", aunque dejando algunas dudas sobre el juicio. Tras su victoria, Delphine, quien está casada y tiene dos hijos, Joséphine y Oscar, que se suman ahora a los doce nietos de Alberto II, tiene ante sí un nuevo e incierto futuro.

Porque son muchas las preguntas que en este momento se plantean sobre la 'nueva' hermana del rey Felipe. La primera es si ahora Delphine recibirá un título real y se convertirá en princesa de Bélgica. La respuesta es no. En Vanitatis hemos hablado con Wim Dehandschutter, especializado en la Casa Real belga, quien niega que la artista puede recibir alguna dignidad. "En 2015 un nuevo real decreto dejó muy claras las bases", nos asegura.

Alberto y Delphine. (EFE)
Alberto y Delphine. (EFE)

"Solo los hijos y nietos del rey y los hijos y nietos de la princesa heredera pueden tener título. Ella no es hija de Felipe ni de Elisabeth, por lo que se queda sin un tratamiento real", nos explica Wim. A pesar de convertirse en la cuarta hija de Alberto, Delphine nunca formará parte de la familia real ni trabajará para la Corona, por lo que no tiene tampoco derecho a percibir una paga de las arcas del Estado. Su situación, en ese sentido, seguirá siendo la misma.

Dehandschutter nos explica que Delphine no ha recorrido este largo camino por cuestiones monetarias. "Mucha gente piensa que todo se trata del dinero. Pero es importante saber que su padre jurídico era el industrial Jacques Boël, uno de los belgas más ricos. Se estima que su fortuna es 10 veces más grande que la de Alberto. Si todo se tratara del dinero, ella tomó la decisión equivocada", explica. Y es que una de las consecuencias de ir a juicio fue que Jacques, quien la crió como a una hija sin saber que en la realidad era fruto de una relación extramatrimonial de su entonces mujer, la desheredara.

Cambio en el contrato matrimonial

Pero aunque no contará con la herencia de Jacques Boël, Delphine sí tendrá una pequeña porción del patrimonio de Alberto cuando este muera. Al ser reconocida como hija biológica, la artista tiene los mismos derechos que sus tres hermanos, el rey Felipe, la princesa Astrid y el príncipe Laurent, a la hora de heredar. Eso sí, en 2015 e intuyendo lo que sucedería, Alberto y Paola decidieron cambiar su contrato matrimonial pasando de tener separación de bienes a lo que en Bélgica se conoce como 'comunidad universal de bienes' (régimen de bienes gananciales en España).

Con el nuevo régimen adoptado por el matrimonio real, el patrimonio del soberano pasa a ser también de Paola, de modo que ella queda más protegida en caso de que sea él quien muera en primer lugar. De fallecer Alberto primero, Paola se quedaría con el 50% del patrimonio que ya le corresponde y la mitad del de su esposo (un 75% del total), mientras que la otra mitad (25%) se tendría que repartir entre los hijos del monarca.

Pero hay más. En ese régimen adoptado por Alberto y Paola se da prioridad a los hijos nacidos dentro del matrimonio sobre los nacidos fuera, de otras relaciones extramatrimoniales. Por lo que ese 25% a repartir entre los cuatro hijos de Alberto no sería equitativo, recibiendo más Felipe, Astrid y Laurent por ser fruto de nacimiento y dejando a Delphine con una cantidad inferior.

Alberto y Paola, con sus hijos y algunos de sus nietos. (Reuters)
Alberto y Paola, con sus hijos y algunos de sus nietos. (Reuters)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios