Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Los 5 divorcios del reinado de Isabel II

La monarca se encuentra muy triste por la separación de su nieto mayor, Peter Phillips. Es el primer divorcio que se da entre sus nietos, pero no el primero de la familia Windsor

Foto: La reina Isabel II. (EFE)
La reina Isabel II. (EFE)

El matrimonio de la reina y el duque de Edimburgo ha pasado por graves crisis. El carácter de Felipe así como las obligaciones de la Corona hicieron mella en su relación, sobre todo en los primeros años de reinado de una jovencísima Isabel II. Pero a pesar de ello consiguieron superar todas las crisis, que no fueron pocas, a pesar de que el propio duque confesaría en una ocasión que no siempre le había sido fiel a su esposa, pero sí leal.

Aunque ella consiguió salvar su matrimonio, quizá porque pensaba que un divorcio de la jefa del Estado crearía una gran polémica, el resto de su familia no ha seguido su ejemplo. Son cinco las separaciones que ha tenido que vivir Isabel II durante su largo reinado, la última la de su nieto mayor, Peter Phillips, quien se acaba de divorciar de su esposa, Autumn Kelly.

Una decisión que dejado "muy triste" a la reina; sin embargo, ella ya ha aprendido la lección y no va a meterse en las decisiones de sus familiares, como sí ocurrió con su hermana, protagonista del primer divorcio en la era isabelina. La princesa Margarita se separó de Antony Armstrong Jones en 1977 después de dieciséis años de matrimonio y dos hijos en común: David y Sarah. Su matrimonio fue un auténtico martirio para ambos, quizá porque la hermanísima se casó con el fotógrafo aún resentida con su familia por haberla apartado del amor de su vida, Peter Townsend, con el que le prohibieron casarse.

La noticia de su separación sentó como un jarro de agua fría en los Windsor, pero Margarita estaba decidida a empezar una nueva vida con el jovencísimo Roddy Llewellyn. Tras su divorcio, Antony volvió a encontrar el amor con Lucy Lindsay-Hogg, con la que se casó y tuvo a otra hija, aunque se separó de ella en 1990.

La princesa Margarita y Antony Armstrong Jones en 1967. (Getty)
La princesa Margarita y Antony Armstrong Jones en 1967. (Getty)

Tuvieron que pasar quince años para que hubiera otro divorcio en los Windsor. Era la princesa Ana, única hija de la reina Isabel, la que seguía los pasos de su tía y, tras dos años viviendo separados, anunciaba el divorcio del capitán Mark Phillips, padre de sus dos hijos, con el que se había casado en 1973 en la abadía de Westminster. Solo unos meses después, Ana se casaba con Timothy Lawrence, un antiguo caballerizo de la monarca. Aunque la segunda boda de la princesa sorprendía por su rapidez, su relación con su actual marido era un secreto a voces mucho antes de que se anunciara el compromiso.

La princesa Ana y su exmarido, Mark Phillips. (Getty)
La princesa Ana y su exmarido, Mark Phillips. (Getty)

Ese año, 1992, es considerado como el 'annus horribilis' de la reina Isabel II, seguido muy de cerca por el 2019, en el que la familia real británica ha sido noticia prácticamente todos los días. Y no solo por el divorcio de la princesa Ana: ese mismo año se hacían públicos los otros dos fracasos matrimoniales de los Windsor. El primero, el del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, seis años después de haber contraido matrimonio y de dos hijas en común, Eugenia y Beatriz, quien precisamente volverá a reunirlos en público el próximo 29 de mayo, fecha de su boda.

La pareja firmaba el divorcio en 1996, cuatro años y muchos problemas y crisis después. Aunque lo cierto es que el suyo no ha sido un divorcio al uso. Además de que la relación entre ambos ha sido después tan estrecha -con vacaciones juntos y frecuentes reuniones familiares- que se ha especulado repetidas veces con una posible reconciliación, ella misma confesaba hace unos meses que viven juntos y no ha dudado en mostrarle su apoyo público en los momentos más delicados, especialmente en los últimos meses, con su vinculación con el caso Epstein.

El príncipe Andrés y Sarah Ferguson, en la boda de la princesa Eugenia. (Reuters)
El príncipe Andrés y Sarah Ferguson, en la boda de la princesa Eugenia. (Reuters)

Y llegamos al gran divorcio, quizá el más mediático de la historia, especialmente por el interés que desde siempre ha despertado una de las partes, el del príncipe Carlos y Diana de Gales. La considerada como una boda de cuento de hadas acababa con la amarga separación de sus protagonistas en 1992 y la ratificación del divorcio cuatro años después, con prácticamente el mismo manejo de tiempos que Andrés y Sarah. Aunque lo cierto es que la ruptura de los entonces príncipes de Gales fue mucho más polémica, especialmente por la entrevista que concedió Diana y en la que manifestó públicamente que había habido terceras personas, poniendo el foco en Camilla Parker Bowles, que se convertía en la esposa de Carlos en abril de 2005.

El príncipe Carlos y la princesa Diana, en 1982. (Getty)
El príncipe Carlos y la princesa Diana, en 1982. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios