El príncipe Andrés, a los 60: de 'sex symbol' a 'sex trouble'
  1. Casas Reales
EL PRÍNCIPE DEL ESCÁNDALO

El príncipe Andrés, a los 60: de 'sex symbol' a 'sex trouble'

El ojito derecho de la reina Isabel cumple este miércoles 60 años. Pero la jornada, que debería estar cargada de celebraciones, dista mucho de cómo estaba planeada hace unos meses

placeholder Foto: El príncipe Andrés, en una imagen reciente. (EFE)
El príncipe Andrés, en una imagen reciente. (EFE)

60 años. Una cifra redonda que debería celebrarse por todo lo alto, pero que, por lo que parece, va a pasar sin pena ni gloria. Y es que el príncipe Andrés, que cumple este miércoles seis décadas de vida, no está para muchas celebraciones, al menos públicas. Y tampoco su madre, la reina Isabel II, a pesar de que lo ha apoyado desde los comienzos del escándalo Epstein, hace ya años, y sigue haciéndolo tras su dimisión, el pasado noviembre. Pero, claro, hacerlo en la intimidad o en actos estrictamentes familares es una cosa. Y hacerlo públicamente, cuando el nombre del duque de York está en entredicho, otra muy distinta.

Por eso, va a ser un cumpleaños muy diferente del que se había planeado hace unos meses. La cifra no es para menos y se había previsto un gran evento con asistencia de representantes de las diferentes organizaciones que el príncipe Andrés patrocinaba. Pero desde la entrevista que ofreció en la BBC para intentar limpiar su nombre, su imagen ha caído en picado. Así que no hay fiesta de cumpleaños. Primero, porque Buckingham no considera apropiado organizar una fiesta dadas las circunstancias. Pero también porque el número de organizaciones que tenían vínculos con él se ha reducido tanto como su popularidad.

placeholder El príncipe Andrés junto a la reina Isabel, en una imagen de archivo. (Reuters)
El príncipe Andrés junto a la reina Isabel, en una imagen de archivo. (Reuters)


Pero no es la única celebración que va a cancelarse. Es costumbre que diferentes organismos, ayuntamientos e instituciones celebren el cumpleaños de los miembros de la familia real con el izado de la Union Jack, además del toque de campanas en honor del cumpleañero que suena en la abadía de Westminster. Pero ya ha habido algunos de ellos que han adelantado que no piensan seguir el protocolo, ya que no les parece adecuado teniendo en cuenta la situación del príncipe. Así que se ha dejado a elección de cada uno de estos organismos que hagan o no el izado de la bandera.

Sin duda, unos honores muy diferentes a los que hubieran tenido lugar hace unos años, cuando el príncipe Andrés gozaba del favor de los británicos. Era uno de los miembros más populares de la familia real y contaba con todos los privilegios propios de Buckingham, pero sin la responsabilidad que sí tiene su hermano, el príncipe Carlos, por ser el heredero de la Corona. Con su participación en 1982 en la guerra de las Malvinas a bordo del portaaviones HMS Invincible se apuntó unos cuantos tantos, no solo de cara a la opinión pública, sino también de cara a sus padres.

Era un cotizado y envidiado soltero cuando se prometió con Sarah Ferguson, que no tardó en conquistar al pueblo con su espontaneidad. Parecían la pareja perfecta, protagonistas de una boda de cuento de hadas, hasta que, años después, empezaron los problemas que terminaron con la ruptura del matrimonio, pero no con la amistad de la pareja, que ha seguido compartiendo momentos familiares e incluso vacaciones, dando pie a insistentes rumores sobre una posible reconciliación que sería muy bien acogida por la opinión pública.

placeholder Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Getty)
Sarah Ferguson y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Getty)

Pero las malas decisiones y, sobre todo, las cuestionables compañías con las que se ha dejado ver a lo largo de su vida han hecho que la imagen que se tenía del príncipe Andrés sea radicalmente opuesta. Y es que, además de su relación con Jeffrey Epstein, también su amistad con Peter Nygard, un empresario acusado de abusos sexuales y pedofilia, ha hecho que el duque de York vuelva a estar en el punto de mira de los medios de comunicación, que ya lo señalaban también hace unas semanas, cuando el FBI afirmaba que no había colaborado con la investigación del caso Epstein, como prometió en esa comentada y polémica entrevista que supuso un antes y un después en su vida.

Ahora bien, lo que no ha cambiado es la relación que Andrés tiene con su madre. Desde su nacimiento, Andrés ha sido el ojito derecho de Isabel II. Nació cuando ella ya era reina y sus largos viajes para presentarse a los países de la Commonwealth habían acabado, con lo cual tuvo más tiempo para dedicarle a él y a su hermano pequeño, el príncipe Eduardo. Pero también su nacimiento se veía como el fortalecimiento de su matrimonio con Felipe de Edimburgo, que en ese momento no pasaba por sus mejores momentos. Eso sí, por mucho favoritismo que tenga hacia su hijo, la Corona va primero, y ni siquiera cumplir 60 años va a provocar que la reina Isabel dé un solo paso en falso.

placeholder La reina Isabel y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Reuters)
La reina Isabel y el príncipe Andrés, en una imagen de archivo. (Reuters)

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Príncipe Andrés Isabel II
El redactor recomienda