Logo El Confidencial
FAMILIA DEL REY

Los hijos de la infanta Pilar mueven ficha con su herencia

La hermana del rey Juan Carlos, fallecida el pasado 8 de enero, no ha dejado de recibir reconocimientos en este tiempo. Ahora, sus hijos toman las riendas de la empresa familiar

Foto: De izquierda a derecha: Fernando, Beltrán, Juan y Simoneta Gómez-Acebo, en el funeral de su madre. (EFE)
De izquierda a derecha: Fernando, Beltrán, Juan y Simoneta Gómez-Acebo, en el funeral de su madre. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

La infanta Pilar no tenía una imagen fácil de puertas para afuera. Los periodistas no sabían nunca si se iban a encontrar con su versión campechana y largona, o con un exabrupto igualmente borbónico. Hoy, cuando apenas se ha cumplido un mes y medio de su fallecimiento, se han disipado las dudas definitivamente. Su familia, sus amigos, sus colaboradores en la asociación Nuevo Futuro (su principal obra social, que no la única), sus conocidos... Todos han compuesto el retrato de una mujer fundamentalmente buena, de carácter duro por las circunstancias que le tocó vivir y muy querida por los suyos.

Hace tan solo una semana que se celebró el último de una serie de funerales más o menos protocolarios celebrados en su honor. Fue en la iglesia de San Francisco de Borja, en Madrid, en una misa organizada por Nuevo Futuro que se quedó prácticamente sin aforo. Antes la habían despedido los cuatro Reyes y las autoridades en una solemne ceremonia en El Escorial, y posteriormente su familia en un encuentro más íntimo.

Sus cinco hijos han estado al pie del cañón en todo este proceso. Simoneta, Bruno, Beltrán, Juan y Fernando han podido comprobar en primera persona el afecto con el que será recordada su madre, más allá del personaje. Lo verbalizaba días después ante los periodistas Laura Ponte, muy afectada por el fallecimiento de su exsuegra: “Todo el cariño que ha recibido la familia en el funeral demuestra la cantidad de gente que la quería porque era todo corazón. Era una mujer que tenía amor para todos”.

La princesa Beatriz de Holanda, en el funeral por la infanta Pilar en El Escorial. (EFE)
La princesa Beatriz de Holanda, en el funeral por la infanta Pilar en El Escorial. (EFE)

Tras un bache de salud por el que tuvo que ser ingresada unos días, Simoneta Gómez-Acebo ha vuelto estos días a la vida pública. La hija mayor de la duquesa de Badajoz y su hermano Beltrán estuvieron esta semana en la gala de los Premios Laureus del Deporte. Uno de los patronos fundadores de Laureus Sport For Good es el grupo Richemont, líder a nivel mundial en productos de lujo. Entre las firmas integradas en Richemont se encuentran Montblanc, Chloé o Cartier, la empresa para la que trabaja Simoneta.

Poco a poco, los hijos de la infanta están volviendo a la rutina y asumiendo la realidad. Eso incluye, entre otras cosas, pasar a limpio los asuntos de su madre y hablar de la herencia. En ese sentido, los primos del rey Felipe ya han movido ficha. Según publicaba el Boletín Oficial del Registro Mercantil este mismo martes, Simoneta Gómez-Acebo y su hermano Beltrán se han convertido en administradores solidarios de la empresa patrimonial de la familia, San Jacobo SL, hasta ahora gestionada por doña Pilar.

El rey saluda cariñosamente a su prima Simoneta en presencia de la reina y de los otros hermanos. (EFE)
El rey saluda cariñosamente a su prima Simoneta en presencia de la reina y de los otros hermanos. (EFE)

Todas las propiedades de la estirpe se gestionan a través de esta sociedad que Luis Gómez-Acebo, el marido de la infanta, constituyó en 1967. Pilar de Borbón era administradora única desde el año 2004. Seis años después de quedarse viuda, en 1997, la empresa adquirió un piso de más de 300 metros cuadrados en la calle Velázquez de Madrid, en plena milla de oro, que aún conservan y que hoy está destinado a usos profesionales. El precio de esta propiedad podría superar en el mercado actual los dos millones y medio de euros, según una inmobiliaria consultada.

En 1999, San Jacobo adquirió una parcela de 1.200 metros cuadrados en Calviá, dentro de la urbanización Sol de Mallorca, donde luego se construyó un chalé de veraneo para la familia (y que sirvió de refugio a los exduques de Palma durante su intervención en el juicio de Nóos). Ese mismo año, 1999, San Jacobo también adquirió un pequeño piso en la calle Mayor de Madrid del que se han deshecho recientemente. La mansión madrileña donde la infanta Pilar y Luis Gómez-Acebo construyeron su hogar, una gran casa en la zona de Puerta de Hierro que supera los 1.000 metros cuadrados y se asienta sobre una parcela de 2.400 metros cuadrados, no se encuentra dentro de la patrimonial.

La infanta Pilar de Borbón. (EFE)
La infanta Pilar de Borbón. (EFE)

Los Gómez-Acebo Borbón manejaron durante años sus inversiones a través de una sicav, Labiernag 2000, de la que decidieron retirarse discretamente a finales de 2012. La infanta era la presidenta y la administradora única, y en el consejo figuraban sus cinco hijos: Simoneta, Juan, Bruno, Beltrán y Fernando. Hoy esta sicav se ha rebautizado como Gavijosa Finanzas. Los Gómez-Acebo han dejado la visibilidad y buena parte de las acciones a un empresario alicantino, pero tanto la infanta como sus cinco hijos siguen siendo socios de la misma según el Registro Mercantil, a la espera de que se actualicen los datos.

El origen de la fortuna familiar procede de dos fuentes. Una, la herencia que la infanta recibió de su padre, don Juan, y que destapó 'El Mundo'. El conde de Barcelona dejó a sus hijos tres cuentas en Suiza con unos saldos totales de 7.955.775 francos suizos (728,75 millones de pesetas al cambio de entonces). De estos, doña Pilar recibió 131,4 millones (de entonces) que fueron enviados a JP Morgan, en Nueva York.

Además, Luis Gómez-Acebo era un hombre muy inteligente y hábil en los negocios. El padre de los cinco hermanos Gómez-Acebo Borbón falleció en 1991 víctima de un cáncer linfático. "Era un intelectual y una persona excepcional", le definen quienes le consideraron su amigo, y además también "era muy listo para los negocios". Luis era el cuarto hijo del banquero Jaime Gómez-Acebo y de la marquesa de Deleitosa. Fue asesor de diversas sociedades financieras, estuvo vinculado al negocio del petróleo, a la firma americana de cazatalentos Korn Ferry y fue secretario general de la cementera Asland. Será recordado, sobre todo, por su papel decisivo a la hora de traer a España la colección Thyssen. Una operación de altos vuelos.

Los hijos de la infanta manejaban el dinero familiar (que ahora heredan con pleno derecho) ya desde hace tiempo. Además de las acciones, de las propiedades de la patrimonial San Jacobo y de una dieciochoava parte de un jardín en Aranjuez que comparten con toda la parentela borbona, la infanta tenía varios fondos de pensiones, joyas familiares como la tiara de zafiros y otros recuerdos imposibles de cuantificar.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios