Logo El Confidencial
UNA GRAN SORPRESA

Marta Luisa de Noruega: el día que, como los Sussex, tuvo que renunciar a su título

La casa real anunciaba en agosto que la hija del rey Harald dejaría de usar este tratamiento para sus actividades económicas

Foto: Marta Luisa de Noruega, en una imagen de archivo. (EFE)
Marta Luisa de Noruega, en una imagen de archivo. (EFE)

El pasado mes de agosto, la casa real noruega decidía tomar cartas en el asunto. La princesa Marta Luisa de Noruega renunciaba parcialmente a este tratamiento después de que estuviera siendo objeto de duras críticas por su relación con Durek Verret, un curandero con un pasado bastante controvertido, pero también por las charlas espirituales que impartían juntos bajo el reclamo 'La princesa y el chamán'.

Se trataba de unas jornadas con las que se encontraba de gira y en las que prometían hacer vivir a sus asistentes "un viaje a través de los misterios de la vida" y enseñar a "cómo tener un contacto más profundo con tus poderes interiores y aumentar la consciencia para sacar tu verdadero yo, con independencia de en qué momento de tu vida te encuentres".

Pues bien, ese "princesa" ya no ha vuelto a utilzarlo más para hacer negocios. Así lo ha hacía saber la casa real, que desvelaba que solo utilizará este tratamiento cuando esté representando a su padre, el rey Harald. Para todo lo demás, será simplemente Marta Luisa.

Un requerimiento que nos recuerda, inevitablemente, al que han hecho a Meghan y Harry en el Reino Unido, que no podrán utilizar el nombre Sussex Royal ni para su fundación benéfica ni para comercializar ningún tipo de producto.

Recordemos que la princesa se casó en primeras nupcias el 24 de mayo de 2002 con Ari Behn y tuvieron tres hijas antes de que llegara su divorcio en 2017. Tristemente, su historia personal, que se desarrollaba en buenos términos, pese a su separación, terminó de manera abrupta cuando el pintor decidió quitarse la vida el día de Navidad.

En 2002, Marta Luisa comenzó a dedicarse a sus negocios, con diversas actividades, por lo que comenzó a pagar impuestos. Pero estos trabajos no afectaron a su situación en la Casa Real, pues sigue estando en la línea sucesoria, algo que empieza a cuestionarse el año pasado.

Marta Luisa no tuvo reparos en dar la cara en agosto y lo hizo en su perfil de Instagram: "Ha habido últimamente numerosos debates sobre el uso de mi título en un contexto comercial. Anteriormente he dicho que lo sentía, y lo mantengo, después de haber utilizado mi título de princesa en mi gira. Fue un error y entiendo lo que provoca que el título de princesa se utilice así".

Las críticas habían surtido su efecto, como ella misma desvelaba: "Me he tomado muy en serio estos debates y en colaboración con mi familia hemos descubierto que es mejor que hagamos algunos cambios. Hemos llegado a la conclusión de que utilice el título de princesas cuando represente a la Casa Real, cuando cumpla con mis compromisos oficiales, en mi país y en el extranjero. A partir de ahora no utilizaré mi título de princesa en un contexto comercial. Seré solo Marta Luisa. Considero que es una buena solución que haya una clara distinción entre mis actividades de negocios y mi papel como representante de la Casa Real porque así he ganado libertad para mis negocios".

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios