Logo El Confidencial
PRISIONES

Urdangarin podrá salir dos fines de semana al mes, pero no podrá ir a Ginebra

El marido de la infanta Cristina permanecerá en segundo grado, pero el juez de Vigilancia Penitenciaria ha vuelto a ser benévolo con él

Foto: Iñaki Urdangarin, en una foto de archivo. (Getty)
Iñaki Urdangarin, en una foto de archivo. (Getty)

Iñaki Urdangarin podrá salir de prisión dos fines de semana al mes. Así lo ha resuelto el juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid. Lo que no ha conseguido el exduque de Palma es pasar esos días de libertad en Ginebra, algo que pidió y que le ha sido denegado.

LEA MÁS: La ruta gastronómica de Urdangarin y la Infanta durante su permiso carcelario

Al marido de la infanta Cristina se le aplicará el Reglamento 100.2, el mismo del que disfruta Oriol Pujol Ferrusola. “El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid estima parcialmente, con oposición del Ministerio Fiscal, el recurso de Iñaki Urdangarin Liebaert y mantiene su clasificación en segundo grado pero se le aplica el principio de flexibilidad del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario de forma que, además de las salidas ya aprobadas en septiembre pasado al amparo del artículo 117 del mismo reglamento, tendrá dos salidas de fin de semana cada mes”.

La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)
La infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y sus hijos y escoltas detrás. (EFE)

Con todo, el juez “rechaza la petición del penado de poder desplazarse de manera excepcional a Ginebra, lugar de residencia de su esposa e hijos, durante alguna de las salidas de fin de semana o permisos de salida debido al principio de territorialidad de la Ley Penal. Además, recuerda al recurrente que está cumpliendo una pena privativa de libertad”.

Insólito

Desde Vanitatis hemos consultado a Instituciones Penitenciarias y nos dicen que, en principio, no está previsto en la ley que un preso pueda salir del país durante el cumplimiento de su pena. Sería pues insólito que un preso español pudiera gozar de su pena en el extranjero. Así que será la familia quien deba viajar a Vitoria, en donde se refugia Urdangarin cuando sale de prisión.

Según el auto judicial, el marido de la infanta Cristina no pasa al régimen de tercer grado, como había pedido, pero sí podrá disfrutar de permisos de fin de semana. El juez insiste en rechazar la idea de que le otorga un tercer grado encubierto y acusa a la Junta de Tratamiento y a Instituciones Penitenciarias de mantener el penado en un régimen encubierto de primer grado, es decir, de total aislamiento.

Iñaki Urdangarin llega al Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón para realizar labores de voluntariado. (EFE)
Iñaki Urdangarin llega al Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón para realizar labores de voluntariado. (EFE)

Tras esta resolución, Urdangarin está más cerca de la ansiada libertad y de vivir con su familia en Vitoria. Estas salidas, tal y como admite el juez, son más propias de un tercer grado que de un segundo grado. Tal y como escribe el juez, el 100.2 “resulta un régimen de vida mixto, que combina aspectos de varios regímenes de vida; en el caso que nos ocupa la petición se refiere a una combinación de los aspectos del régimen ordinario y del régimen abierto, que se corresponden respectivamente con la clasificación en segundo y tercer grado”.

Una prisión impuesta

En la resolución, además, se insiste en remarcar que no fue Urdangarin quien decidió la prisión femenina de Brieva en la que cumple condena, algo insólito. “El Juzgado rechaza que la elección del centro de cumplimiento y de la forma de vida en aislamiento hayan sido decisiones del recurrente, antes bien habrían sido impuestas por la Administración por razones de seguridad y para preservar la vida e integridad del penado”.

Iñaki Urdangarin sale en coche del Centro Penitenciario de Brieva, en Ávila. (EFE)
Iñaki Urdangarin sale en coche del Centro Penitenciario de Brieva, en Ávila. (EFE)

Por este motivo, el juez ha resuelto a su favor: “La aplicación al penado de aspectos propios del tercer grado, como son las dos salidas de fin de semana al mes, se justifica en la excepcionalidad de la situación de aislamiento impuesta (cuarto caso en toda la historia del sistema penitenciario actual) y la imposibilidad de implementar un programa especial de tratamiento que no pueda ejecutarse de otra forma”.

Es más, el juez, el mismo que le concedió los permisos para el voluntariado aduciendo que Urdangarin se encontraba en una situación extrema, señala que “conviene destacar que en veinte meses de cumplimiento no se ha adoptado por la Administración medida alguna al respecto”. La resolución judicial no es firme y cabe recurso.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios