Logo El Confidencial
MARRUECOS

La policía marroquí intenta frenar los exabruptos del amigo de Mohamed VI

Una televisión difunde las imágenes de la bronca del boxeador Abu Azaitar en las urgencias de un hospital tras comprobar su preparación ante el coronavirus

Foto: El boxeador conocido como Gladiator y Mohamed VI. (Instagram)
El boxeador conocido como Gladiator y Mohamed VI. (Instagram)

Hubo un tiempo, ya lejano, en que aquellos que suponían un peligro para el difunto el rey Hassan II de Marruecos y para la monarquía, como el izquierdista Mehdi Ben Barka en 1965 o el general Ahmed Dlimi en 1983, eran secuestrados o sufrían un inesperado accidente de automóvil.

Ahora, con Mohamed VI, de 56 años, los tiempos han cambiado y los que defienden con más ahínco a la institución monárquica tratan de neutralizar a los que la ponen en riesgo, con burdas actuaciones y modales groseros, mediante filtraciones a la prensa. Los métodos ya no son sanguinarios y además no se aplican porque los haya ordenado el monarca, sino porque aquellos que le rodean desean protegerle casi a pesar suyo.

[LEA MÁS: La desesperada solución para cortar las ofensas a Mohamed VI por su tren de vida]

Ese es, probablemente, el motivo por el cual circulan, desde el viernes por la mañana, las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del hospital Ibn Sina de Rabat el martes pasado a las 2h de la madrugada.

Mohamed VI. (Reuters)
Mohamed VI. (Reuters)

Fue a esa hora cuando irrumpió en las urgencias Abu Azaitar, de 33 años, el amigo del íntimo del rey Mohamed VI, vestido con una cazadora amarilla con capucha, un pantalón de chándal negro y con el rostro tapado para, se supone, no ser reconocido. Le acompañaba un hombre calvo vestido de rojo cuya identidad se desconoce. A la puerta del hospital llegaron por separado,: Abu Azaitar en un coche de marca Porsche, mientras que su acompañante lo hizo en un Lamborghini, según 'Chouf TV', un canal de televisión por internet que difundió las imágenes.

Abu Azaitar, campeón de artes marciales mixtas, un deporte impregnado de boxeo, recorrió las urgencias de Ibn Sina para, según explicó más tarde, comprobar si estaban en condiciones de atender a enfermos infectados por el coronavirus. En Marruecos solo se han confirmado dos casos por ahora.

Captura del vídeo elaborado a partir de las imágenes grabadas por las cámaras del hospital Ibn Sina de Rabat.
Captura del vídeo elaborado a partir de las imágenes grabadas por las cámaras del hospital Ibn Sina de Rabat.

El boxeador no debió de quedar muy satisfecho por lo que vio en el hospital. Acabó pegando gritos acusando al personal sanitario de “corrupto” al tiempo que, ya a cara descubierta, daba puñetazos en la mesa de despacho de la doctora que estaba al frente de las urgencias, según los diarios digitales 'Goud' y 'Al Aoual'. La prensa marroquí es prudente y no explica la estrecha relación del monarca alauí con el protagonista del incidente.

Los urgentistas llamaron a los vigilantes de seguridad a los que Abu Azaitar amenazó con que, si se le acercaban, perderían su empleo en Ibn Sina. Al final, sobre las 3h de la madrugada, acudió la policía y Azaitar se acabó marchando. Los agentes no levantaron acta de lo sucedido, pero se llevaron las grabaciones de las cámaras. Es decir, que la filtración emana probablemente de la propia policía.

Captura del vídeo elaborado a partir de las imágenes grabadas por las cámaras del hospital Ibn Sina de Rabat.
Captura del vídeo elaborado a partir de las imágenes grabadas por las cámaras del hospital Ibn Sina de Rabat.

El incidente hospitalario se debatió el jueves a la Cámara de Representantes (Parlamento marroquí) donde la diputada socialista Hanane Rehab recordó al ministro de Sanidad, Khalid Ait Talib, que un “todo un equipo médico había sido insultado” y le pidió que abriera una investigación.

La periodista Najwa al Malehi reclama, en una columna publicada el sábado en 'Goud', que “se ponga fin a la intromisión de Azaitar en asuntos de Estado” como la prevención del coronavirus, “porque no son de su incumbencia y carece de títulos para hacerlo”. Tampoco aclara por qué el boxeador sí se cree imbuido de cierta autoridad.

El campeón de artes marciales no es quién para inspeccionar un servicio médico, pero como la sanidad pública en Marruecos tiene mala reputación, algunos marroquíes han tomado su defensa en las redes sociales. Abundan las denuncias de pacientes contra médicos y enfermeros por exigir “propinas” a cambio de administrar curas o tratamientos que son gratuitos.

La relación de Abu Azaitar con Mohamed VI empezó el 20 de abril de 2018 cuando fue recibido en audiencia en Rabat junto con sus dos hermanos, Omar y Othman. Desde entonces, los cuatro se han convertido en inseparables hasta el punto de pasar juntos sus vacaciones en las islas Seychelles, en Rincón (norte de Marruecos) o a bordo del yate Al Lusial, que el emir de Catar prestó en 2018 al soberano marroquí.

El rey con los tres hermanos Azaitar el 20 de abril de 2018. (MAP)
El rey con los tres hermanos Azaitar el 20 de abril de 2018. (MAP)

Al margen de disfrutar juntos de su ocio, el soberano les ha encargado labores de representación como, por ejemplo, en noviembre del año pasado en El Aaiún, con motivo del aniversario de la Marcha Verde que permitió a Marruecos adueñarse, en 1975, de la colonia española del Sáhara Occidental.

La filtración de las imágenes de la visita hospitalaria de Abu Azaitar requisadas por la policía es la tercera en dos meses. Todas ellas tienen alguna relación con la policía.

El 8 de enero el boxeador aparcó su coche, un Rolls-Royce azul, delante de la comisaría de la célebre plaza de Jamaa el Fnaa de Marrakech, donde está prohibido estacionar. Al rato apareció un periodista del diario digital 'Rue 20' que empezó a tomar fotos del vehículo hasta que el boxeador le arrancó el móvil y le obligó a borrar las imágenes. El incidente trascendió rápidamente.

A principios de la semana pasada, el diario 'As Sabah' reveló que, el sábado 29 de febrero, la policía se desplegó en Salé, la ciudad pegada a Rabat, para buscar al perro de Abu Azaitar que perdió mientras corría por el puerto deportivo. El can fue encontrado a las pocas horas en una chabola cuyos míseros moradores fueron enseguida entrevistados por Chouf TV.

Un meme de Abu Bakr Azaitar y su perro que circula en las redes sociales. (RRSS)
Un meme de Abu Bakr Azaitar y su perro que circula en las redes sociales. (RRSS)

La relación y la influencia que ejercen los hermanos Azaitar sobre el rey preocupa a la familia real y a los dos hombres sobre los que de verdad recae el peso de gobernar el país, el consejero real Fouad Ali el Himma, de 57 años, y Abdellatif Hamouchi, de 53 años, director de la Seguridad Nacional y de la Dirección General de Supervisión del Territorio (policía secreta).

Ambos se han conjurado para intentar poner límites al comportamiento que consideran descabellado y provocador de los Azaitar, especialmente del boxeador, que protagonizó los tres últimos incidentes, según aseguran fuentes conocedoras de las altas esferas de poder en Marruecos. Está ahora por ver si estas filtraciones bastarán para frenarle o si Mohamed VI no pondrá aún coto a sus turbulentos números tan comentados en voz baja por los marroquíes y tan perjudiciales para la institución monárquica.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios