Windsor vs. coronavirus: los royals británicos afrontan de forma distinta el Covid-19
  1. Casas Reales
CASA REAL BRITÁNICA

Windsor vs. coronavirus: los royals británicos afrontan de forma distinta el Covid-19

Hay un dicho que afirma 'Al final de la partida, el peón y el rey van a la misma caja', dando a entender que la muerte nos iguala a todos. Ahora la pandemia lo ha hecho evidente

placeholder Foto: La familia real británica. (Reuters)
La familia real británica. (Reuters)

Hay un dicho que afirma 'Una vez terminado el juego, el peón y el rey vuelven a la misma caja', dando a entender que la muerte nos iguala a todos por muy diferentes que sean nuestras posiciones en la escala social, económica o histórica. La pandemia que últimamente azota al mundo ha logrado el mismo efecto, es decir, que reyes y vasallos actuemos de la misma manera antes el coronavirus, aunque cada cual a su estilo.

La reina Isabel II y el resto de su real familia lleva, como el resto de la humanidad, desde que arrancó el mes de marzo enfrentándose y protegiéndose del Covid-19. De hecho, uno de sus miembros, el príncipe Carlos, lo ha sufrido en sus propias carnes aunque ya ha recibido el alta. Tanto él, como su esposa, Camilla y sus padres, la reina y el duque de Edimburgo, se encuentran en la categoría llamada 'personas de riesgo' debido a su avanzada edad.

Prácticamente todos los miembros del clan Windsor han realizado declaraciones públicas sobre la pandemia y han pedido a la gente que se unan y hagan todo lo posible para luchar contra ella, pero ¿qué están haciendo ellos mismos? ¿Cómo la combaten?

Isabel y Felipe, aislados

A los 93 y 98 años, respectivamente, la reina y su marido no están para ir dando manos y saludando a sus súbditos ('too risky'). De hecho, el Gobierno les ha aconsejado que permanezcan aislados y sigan las normas de distanciamiento social estrictamente.

placeholder Isabel II y su marido, en una imagen de archivo. (EFE)
Isabel II y su marido, en una imagen de archivo. (EFE)

La pareja, que vive por separado (ella en Buckingham y él en Sandringham), se ha trasladado al castillo de Windsor, donde normalmente pasaban cada año la Semana Santa pero que en esta ocasión lo han adelantado debido al brote.

Durante los primeros días, estando aún en activo, vimos a la reina usando guantes en actos oficiales, algo que no ha hecho en décadas. Isabel II ha emitido una declaración de solidaridad a la nación, diciendo que está segura de que “estamos a la altura del desafío".

Kate y Guillermo, combativos

La escuela del príncipe George y la princesa Charlotte, Thomas's en Battersea, cerró en su día debido al positivo de algún alumno por coronavirus antes de que Johnson pidiera el cierre nacional, así que los niños siguen su curso online, según han citado fuentes cercanas al diario británico 'The Sun'. Con su abuela confinada, su padre aislado por Covid-19 y su hermano a miles de kilómetros, Guillermo y Kate son los que más se han dejado ver.

De hecho, fueron los primeros miembros de la familia real en visitar a los trabajadores que están luchando contra la pandemia en un centro de atención telefónica en el sur de Londres, National Emergencies Trust, encargado de recaudar fondos para las víctimas del Covid-19. Durante la visita, Guillermo bromeó diciendo: "Creo que todos tendremos mucha televisión para ver en las próximas semanas".

Además, la pareja también mantenía hace unos días una charla telefónica con los directores de Mind y Place2be, dos organizaciones benéficas que abogan por una correcta salud mental.

Carlos y Camilla, afectados

Son los que más han vivido de cerca la enfermedad ya que Carlos dio positivo aunque ya ha recibido el alta. Por eso, ambos han pasado unos días separados hasta que el príncipe estuvo completamente curado y su mujer dio negativo en las pruebas. Aún así, Camilla ha estado aislada también durante dos semanas por prevención.

placeholder Carlos y su esposa Camilla, en una imagen de archivo. (EFE)
Carlos y su esposa Camilla, en una imagen de archivo. (EFE)

El heredero ha estado confinado y alejado de la primera línea, cediendo ese lugar a su hijo mayor. Desde su oficina de Birkhall, propiedad que heredó de la reina madre y donde pasan todos los veranos, el príncipe ha seguido trabajando y manteniendo reuniones online hasta que ha podido pasar a las presenciales, manteniendo siempre las estrictas normas del distanciamiento social. Tras el alta, además, se le permite hacer ejercicio.

Meghan y Harry, escapados

Los Sussex están en Los Ángeles (tras haber pasado por Canadá), a miles de kilómetros de su familia (la de Harry, se entiende), pero siguiendo también el protocolo para luchar contra el Covid-19: han pedido a todos los que vayan a la mansión en la que se encuentran que usen guantes de látex en un intento por detener la propagación de la pandemia en los Estados Unidos, donde en los últimos días los casos se han disparado.

placeholder Harry, Meghan y Archie, en una imagen de archivo. (EFE)
Harry, Meghan y Archie, en una imagen de archivo. (EFE)

Fuentes cercanas a la pareja explicaban a diversos medios que están bien, junto con Archie, pero que Harry se siente algo impotente por estar tan lejos de su familia y no poder hacer más por su país. Aún así, ambos están muy agradecidos por haber podido pasar unos días a principios del mes de marzo con la familia antes de que la pandemia lo paralizara todo. La misma fuente explicaba que Meghan está muy tranquila y quiere que su hogar también lo esté para que el pequeño no note estrés ni tensiones innecesarias.

Coronavirus Familia Real Británica
El redactor recomienda