Alexandra de Hannover, en su primera entrevista: "Quiero una vida normal"
  1. Casas Reales
LA OLVIDADA DE LOS GRIMALDI

Alexandra de Hannover, en su primera entrevista: "Quiero una vida normal"

La hija de Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover ha ofrecido su primera entrevista a un medio de comunicación, en la que habla de su personalidad, su familia (poco) y sus inquietudes

Foto: Alexandra de Hannover, en su primera entrevista: "Quiero una vida normal"
Alexandra de Hannover, en su primera entrevista: "Quiero una vida normal"

Quizá por su juventud, Alexandra de Hannover, la hija más pequeña de Carolina de Mónaco, es la gran olvidada de los Grimaldi. Cuando nació, el trono de la popularidad ya lo ocupaba su hermana, Carlota Casiraghi, quien sigue manteniéndolo a día de hoy. Hasta ahora. Porque puede que las cosas empiecen a cambiar. Alexandra es la protagonista del último número de la revista española 'Telva', a la que ha concedido una entrevista gracias a la que podemos conocerla un poco más y ver una imagen de ella completamente diferente, con un maquillaje sofisticado y varios looks de Dior adaptados a su estilo, juventud y personalidad.

Tal y como cuenta la protagonista, son tres sus grandes pasiones. Por un lado, la literatura. 'El guardián entre el centeno' es uno de sus libros de cabecera y 'La insoportable levedad del ser' es lo último que ha caído en sus manos y con lo que está entusiasmada. Una afición que la ha llevado a estudiar Ciencias Políticas y Filosofía -algo que también tiene en común con su hermana- en la Universidad de Nueva York: "Pero más con el deseo de nutrirme intelectualmente que con una visión laboral. Me encanta leer", dice.

Otra de sus grandes pasiones es el patinaje artístico, un disciplina en la que se estrenó a los diez años y que la ayudó a tener una gran autoexigencia. Aunque tuvo que dejarlo porque los entrenamientos diarios exigían mucho tiempo y necesitaba prepararse para la universidad, sigue manteniendo un gran espíritu deportivo: "Admiro esa mezcla que tiene de componente artístico y de disciplina atlética. Su nivel de exigencia. Tenía, por supuesto, que aparecer cada día en los entrenamientos, pero había algo mejor; saber que nadie podía hacerlo por mí. Al deporte le da igual quién seas o de dónde procedas. Debes esforzarte igual que los demás". Una pasión que combinó con la equitación, otra de las aficiones que comparte con su hermana mayor, amazona experimentada.

Alexandra de Hannover, en la portada de la nueva edición de 'Telva'.
Alexandra de Hannover, en la portada de la nueva edición de 'Telva'.

Pero sus inquietudes intelectuales y deportivas no están reñidas con la que parece que es su gran vocación, la moda. No podía ser de otra forma, ya que en su familia tiene cuatro grandes referentes de estilo, su madre, su hermana y dos de sus cuñadas, Beatrice Borromeo y Sassa de Osma. Alexandra confiesa que ha empezado a tomar ropa prestada del armario de su madre, un gesto que a la propia Carolina le hace gracia y con el que la joven ayuda a combatir la que es su gran preocupación, el cambio climático, ya que se queja de que no se consume moda de forma sostenible. Por eso, tiene claro lo que le gustaría para su futuro: "Me gustaría dedicarme a algo relacionado con el arte o la moda. Creo que sería una gran personal shopper. Compraría para los demás, así que disfrutaría de ese placer pero en un segundo plano, sin sentirme culpable. Me quedaría con la mejor parte".

Casualidad o no, no hay en la entrevista ninguna referencia a su padre, con el que lleva sin verse desde la boda de su hermano Christian, en 2018 en Perú, según apuntan todas las informaciones referentes a Ernesto de Hannover. Lo cierto es que, tenga relación con el príncipe alemán o no, lleva el título de princesa de Hannover y es el miembro de la familia Grimaldi que más títulos nobiliarios tiene. Un punto que parece no inquietarle en absoluto y que hasta en ocasiones se le olvida: "No soy aún del todo consciente de que yo pueda tener una voz. Tampoco de mi condición de princesa, trato de no pensar en ello sin dejar de agradecer, por supuesto, lo privilegiada que he sido. Pero quiero una vida normal".

Alexandra de Hannover, en la última celebración del Día Nacional de Mónaco, junto a su madre y sus sobrinos. (EFE)
Alexandra de Hannover, en la última celebración del Día Nacional de Mónaco, junto a su madre y sus sobrinos. (EFE)

Alexandra de Hannover Dior Carolina de Mónaco
El redactor recomienda