Meghan Markle y Harry hacen de su casa un búnker: blindaje contra la prensa
  1. Casas Reales
OBSESIONADOS CON LA SEGURIDAD

Meghan Markle y Harry hacen de su casa un búnker: blindaje contra la prensa

Al igual que hicieron con la casa que ocuparon en Canadá hasta hace dos meses, la pareja no ha tardado en poner pantallas para evitar la mirada de los curiosos (y los fotógrafos)

Foto: La pareja, en su reaparición en Londres, a principios de marzo. (Reuters)
La pareja, en su reaparición en Londres, a principios de marzo. (Reuters)

Hasta hace unos días, Meghan Markle y el príncipe Harry se consideraban a salvo de miradas indiscretas: nadie sabía dónde se habían instalado tras su llegada a Los Ángeles. Pero el 'Daily Mail' conseguía la información en exclusiva, tirando por tierra su -para algunos, obsesivo- anhelo de privacidad, al desvelar cuál es su escondite hasta ahora secreto. La casa en cuestión pertenece al actor y músico Tyler Perry, al que conocen a través de Oprah Winfrey, y está situada en una exclusiva zona con seguridad privada y en la que solo hay otras 14 mansiones, casi todas pertenecientes a celebrities.

Ahora bien, en las fotografías que publicaba el 'Daily Mail' comprobábamos que la casa se podía divisar casi desde cualquier punto de los alrededores: todo lo que pasara en el jardín podía verse desde fuera. Y eso, unido a que las medidas de confinamiento en Los Ángeles se han relajado y ya se han abierto algunas rutas de senderismo que pasan cerca de la casa, ha hecho que Meghan y Harry tomen algunas medidas para mantenerse a salvo de las miradas de los curiosos y, especialmente, de los fotógrafos. Así, ya hemos visto a algunos trabajadores colocando pantallas opacas en las verjas por todo el perímtero de la finca para que nadie pueda ser testigo de sus momentos familiares en la piscina, por ejemplo, o jugando con Archie al aire libre.

Vista aérea de la casa en la que están instalados Harry y Meghan. (Google)
Vista aérea de la casa en la que están instalados Harry y Meghan. (Google)

No cabe duda de que Tyler Perry, convertido en el protector de la pareja, es de lo más generoso. Aunque no se sabe aún si ha alquilado la casa a la pareja o se la ha prestado -para muchos la opción más creíble-, el hecho de que les permita poner estas pantallas, afeando por completo la estética de la finca, dice mucho del aprecio que siente por los Sussex, ya que además todo apunta a que su estancia en esta mansión es solo temporal, mientras encuentran una casa que les convenza para convertir en su hogar definitivo. Otra prueba del vínculo que tiene con la pareja es que fue el artífice de su plan secreto para trasladarse a Los Ángeles sin que nadie lo supiera de antemano.

No es la primera vez que Meghan y Harry hacen este tipo de arreglos a una casa. En Frogmore Cottage añadiendo un nivel más a la verja que rodeaba la casa, además de árboles y vegetación, ya que se dieron cuenta de que cuando Windsor se abría al público, las rutas turísticas pasaban a escasos metros de su hogar. Incluso, algunas personas fueron sorprendidas intentando mirar a través de la ventana y haciendo fotos.

Una operación que tuvieron que repetir en la mansión donde se alojaron durante su estancia en Canadá, colocando varias lonas en los puntos de la finca desde los que los fotógrafos podían tener algún tipo de visibilidad, además de cámaras de seguridad. Al menos, este último aspecto se lo van a ahorrar, puesto que tanto la zona residencial de Beverly Ridge como la propia mansión cuentan con un sistema de vigilancia que hará que duerman mucho más tranquilos.

Una de las entradas de la mansión canadiense, 'blindada' por Meghan y Harry. (Reuters)
Una de las entradas de la mansión canadiense, 'blindada' por Meghan y Harry. (Reuters)
Príncipe Harry Meghan Markle
El redactor recomienda