Amalia y Alexia de Holanda y su camino incierto (y muy diferente) hacia el futuro
  1. Casas Reales
FUTURAS REINAS

Amalia y Alexia de Holanda y su camino incierto (y muy diferente) hacia el futuro

A diferencia de Elisabeth de Bélgica o la princesa Leonor, la heredera holandesa no tendrá ningún rango específico en el ejército y su formación dependerá de sus propias decisiones

placeholder Foto: Amalia y Alexia de Holanda, el pasado febrero en la estación de esquí de Lech. (EFE)
Amalia y Alexia de Holanda, el pasado febrero en la estación de esquí de Lech. (EFE)

La Casa Real belga anunciaba esta semana que la princesa Elisabeth comenzará en unos meses un entrenamiento militar, uno de los pasos clave en su formación para su futuro reinado. Los ojos se ponían entonces en las otras dos herederas europeas de su edad. Por un lado, la princesa Leonor, de cuya situación a este respecto hablábamos hace unos días en Vanitatis. Por otro, la princesa Amalia de Holanda, cuya formación para asumir el trono de los Países Bajos no está aún clara, ya que va a depender mucho de sus propias decisiones.

De momento, el paso de Amalia por el ejército no está de momento contemplado y se ve como una opción bastante lejana, tal y como nos cuenta Rick Evers, periodista holandés experto en los Orange: "A diferencia de España o Bélgica, el monarca aquí no tiene ningún cargo militar. El rey Guillermo estuvo en la Marina durante un año y medio cuando cumplió los 17 años, pero lo hizo porque el servicio militar era obligatorio entonces. Pero la ley cambió unos años después, dejando de ser obligatorio, aunque abriéndose la opción de realizar el entrenamiento a las mujeres. Así que si la princesa quiere, puede hacerlo. Sería la primera reina holandesa que tendría formación militar".

placeholder Amalia, Guillermo y Beatriz de Holanda, en la estación de Lech el pasado febrero. (Reuters)
Amalia, Guillermo y Beatriz de Holanda, en la estación de Lech el pasado febrero. (Reuters)

Sus padres siempre han querido que tanto Amalia como sus hermanas sean niñas hasta cumplir los 18. La heredera comenzará entonces su vida pública y se sabrán más datos sobre la formación específica que tendrá para asumir el trono, algo que de momento es aún borroso, más allá de algunas nociones de la historia familiar que ha recibido de la princesa Beatriz: "Tanto el rey Guillermo como su madre escogieron la Universidad de Leiden, aunque estudiando materias diferentes. Es muy probable que Amalia tenga en cuenta su futuro a la hora de elegir tanto la carrera como el centro de estudios. Una buena base para ella sería un título de Ciencias Políticas o Lengua y Cultura holandesas. Si a eso le añadimos algunas lecciones privadas de materias necesarias y la realización de prácticas en diferentes niveles y sectores del país, creo que sería una muy buena formación para ella".

Lo que sí está más claro es una de las primeras cosas que cambiarán en la vida de Amalia al cumplir 18: "Tendrá una paga del Estado, por lo que tendrá que empezar a asumir funciones. Y aunque de momento solo será simbólico, también tendrá su puesto en el Consejo de Estado, además de acompañar a sus padres en el Princesdag, el tercer martes de septiembre, cuando se lleva a cabo la apertura del Parlamento holandés. Podrá asumir cierto papel, no muy importante, pero su vida diaria estará centrada principalmente en la universidad.

placeholder Los reyes de Holanda, durante el Prinsjesdag, la apertura del Parlamento. (EFE)
Los reyes de Holanda, durante el Prinsjesdag, la apertura del Parlamento. (EFE)

Lo que también cambiará es el papel que tendrán sus dos hermanas, Alexia y Ariane, quienes por expreso deseo de sus padres gozan actualmente del mismo protagonismo público que ella, a pesar de que sus roles en el futuro van a ser muy distintos. La ley holandesa solo contempla un puesto -e ingresos, que es lo importante- para el monarca, su sucesor y su predecesor, no para otros miembros de la familia. Un ejemplo claro es el príncipe Constantino, hermano de Guillermo, quien tiene su propio sueldo por su trabajo. Tanto él como su esposa tienen algunos patrocinios y asisten a ciertos actos junto a la familia real, pero sin ninguna remuneración. Y se prevé que las dos hijas pequeñas de los reyes tengan un futuro parecido.

Pero el caso de Alexia es algo especial, ya que sus inquietudes por la música hacen que nadie en el país descarte que se dedique a ello de forma profesional, por lo que sería más difícil que pudiera compaginarlo con ciertas labores institucionales. Aunque en otras casas reales esta afición de la princesa podría chocar, para los holandeses no tiene nada de extraño, puesto que para ellos cualquier forma de ganar su propio dinero -siempre dentro de la legalidad- es respetable, independientemente de que hablemos de la hija mediana de Guillermo y Máxima de Holanda.

placeholder Amalia, Alexia y Ariane de Holanda, el pasado febrero en la estación de esquí de Lech. (EFE)
Amalia, Alexia y Ariane de Holanda, el pasado febrero en la estación de esquí de Lech. (EFE)
Amalia de Holanda Alexia de Holanda
El redactor recomienda