Logo El Confidencial
POLÉMICO VIAJE A ESPAÑA

27 invitados, una casa y graves infracciones: los datos de la fiesta de Joaquín de Bélgica

El sobrino del rey Felipe dio positivo en coronavirus tras celebrar una fiesta en Córdoba, hasta donde viajó desde Bélgica, saltándose todas las medidas impuestas

Foto: Joaquín de Bélgica, en una imagen de archivo. (Getty)
Joaquín de Bélgica, en una imagen de archivo. (Getty)

La decisión de Joaquín de Bélgica y su irresponsabilidad con respecto al coronavirus va a traer muchas consecuencias. De momento, ya ha tenido que perdir perdón y arrepentirse públicamente de la cadena de infracciones que cometía la pasada semana, no solo al viajar de Bélgica a Madrid sin respetar la cuarentena, obligatoria en nuestro país a los que vienen de países extranjeros. También por viajar a Córdoba y participar en una fiesta en la ciudad andaluza con otras 26 personas, dando positivo en coronavirus solo dos días después de la reunión.

“Me gustaría disculparme por no haber respetado todas las medidas de cuarentena durante mi viaje. En estos momentos difíciles, no pretendía ofender ni faltar el respeto a nadie. Me arrepiento profundamente de mis actos y acepto las consecuencias". Han sido las palabras del hijo de Astrid de Bélgica, hermana del rey Felipe. Insuficientes a todas luces dadas las consecuencias que pueden tener.

El sobrino de Felipe de Bélgica llegaba a Madrid el 24 de mayo, poniendo rumbo a Córdoba nada más aterrizar. Allí se reunía con su novia, la diseñadora Victoria Ortiz, para dos días después participar en una multitudinaria fiesta con otras 25 personas. En total, 27 personas que infringieron varias normas del estado de alarma. Primero, en fase 2, de la que ya disfrutaba la provincia cordobesa, las reuniones pueden ser de máximo 15 personas. Segundo, porque cinco de los invitados a la fiesta se habían desplazado desde Sevilla, lo cual tampoco está permitido. Al menos, teniendo en cuenta que la casa donde se hizo la celebración tiene más de 300 metros cuadrados de terreno, podemos darles el beneficio de la duda y pensar que sí respetaron la distancia social.

Joaquín de Bélgica, en una imagen de archivo. (EFE)
Joaquín de Bélgica, en una imagen de archivo. (EFE)

Fue, supuestamente, el 27 de mayo, un día después de la fiesta cuando Joaquín empieza a notar síntomas, resultando positivo el test para detectar coronavirus. Como consecuencia, se abre una investigación para localizar al resto de asistentes y ponerlos en aislamiento. Y, por supuesto, se pone el foco en la Casa Real belga, que según los expertos tampoco está respondiendo de forma ejemplar tras conocerse la noticia.

Fuentes oficiales han informado de que Joaquín de Bélgica se desplazó a España por motivos de trabajo. Pero no aportan ni un certificado, ni un justificante válido, ni siquiera el nombre de la empresa para la que venía a trabajar. También desde la Casa Real se ha afirmado que el hijo de Astrid de Bélgica efectuó su viaje sin conocer que tenía síntomas, pero las fechas tampoco cuadran para los más expertos, ya que supuestamente el positivo se confirma solo un día después de presentarse los síntomas.

Además de perdón público y las posibles consecuencias institucionales que pueda tener, Joaquín se enfrenta a una multa cuantiosa, incluso puede iniciarse un procedimiento penal si se le imputa un delito contra la salud pública. Desde luego, lo que podría haber sido una inocente celebración ha salido muy cara para Joaquín de Bélgica. Con su nombre como protagonista de esta polémica, 27 personas en aislamiento y una Casa Real en entredicho.

El príncipe Joaquín con sus hermanos, en una imagen de archivo. (EFE)
El príncipe Joaquín con sus hermanos, en una imagen de archivo. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios