Logo El Confidencial
CASA REAL BELGA

El príncipe Joaquín de Bélgica, confinado en el chalé de los padres de su novia

El royal belga no está solo, sino acompañado (y guardando las distancias) de su pareja, el matrimonio Martínez-Sagrera, los hermanos y el servicio

Foto: Joaquín de Bélgica. (Getty)
Joaquín de Bélgica. (Getty)

En Córdoba no se habla de otra cosa. Y no solo en los ambientes sociales, sino también entre los responsables del ayuntamiento de la localidad andaluza. Hay malestar por lo sucedido a raíz de la presencia del príncipe Joaquín de Bélgica en el cumpleaños de su novia, Victoria Ortiz Martínez-Sagrera. El problema importante se centra en que el sobrino de los reyes de los belgas dio positivo en covid-19. No habría trascendido esta historia, en la que los protagonistas han incumplido varias de las normas establecidas por el estado de alarma, si no hubiera sido precisamente por padecer el virus que podía haber transmitido (parece que no ha sido así) a otros familiares y amigos de su novia. El príncipe no ha abandonado España y se encuentra confinado en una de las propiedades de la familia Martínez-Sagrera. Se trata del chalé en el barrio del Brillante, una de las mejores zonas que rodea la ciudad.

Informan a Vanitatis que, al ser la casa muy espaciosa, es fácil mantener la cuarentena sin necesidad de contacto. El príncipe no está solo, sino acompañado (y guardando las distancias) de su novia, los padres, los hermanos y el servicio. La matriarca del clan, la abuela María Victoria, se quedó en la finca de Hornachuelos. En este lugar se celebró una de las meriendas cena. La siguiente fue en el Brillante. Fueron varios días y, según la información que la familia ha brindado a la investigación, nunca se superó la cifra permitida. El ayuntamiento tiene otros datos que se deberán cotejar.

El príncipe y la andaluza.
El príncipe y la andaluza.

Se desconoce si el resto de amigos sevillanos que acudieron al cumpleaños tampoco han vuelto a su lugar de origen. La Junta de Andalucía ya los tiene identificados, como ha confirmado la Consejería de Salud. Desde el principio de la convocatoria, y al estar los hoteles cerrados, estas amistades se quedaron también en la finca de Hornachuelos. Una vez que se supo de la infección del sobrino real, todos los que participaron en los encuentros festivos de Victoria mantuvieron su confinamiento. Uno de los comentarios que circulan es que varios de estos invitados se encuentran también en la finca palacio Moratalla, que hace años perteneció a la familia y después la adquirió el duque de Segorbe, que se desprendió igualmente de este edificio.

Infracciones y permisos

Según las informaciones recabadas por este medio, el problema más importante recae en el príncipe Joaquín, que podría haber infringido varias de las normas que figuran en el Real Decreto 463/2020, aprobado el 14 de marzo. Una de ellas se refiere a las restricciones en los viajes: “Solo se permitirá la entrada en territorio nacional de ciudadanos españoles y residentes en España”. Este no es el caso del royal belga, que tiene su residencia en Bruselas. Se ha argumentado que tenía un contrato de trabajo, pero su abogado no ha presentado aún ningún documento que lo demuestre.

Otro de los aspectos dice: “Todo viajero internacional que llegue a España deberá guardar cuarentena los siguientes días a su llegada”. También este punto lo incumplió. El viaje realizado por el joven para encontrarse con su novia lo hizo en un vuelo comercial destinado a trasladar funcionarios del Parlamento Europeo. Desde que se supo que Joaquín de Bélgica había dado positivo por covid-19, empieza el rastreo de todas las personas que mantuvieron contacto con él, ya fuera en su desplazamiento a Madrid o en el viaje a Córdoba.

El príncipe Joaquín de Bélgica (derecha), junto a sus padres y sus hermanos el día de su graduación. (Getty)
El príncipe Joaquín de Bélgica (derecha), junto a sus padres y sus hermanos el día de su graduación. (Getty)

Un clan discreto, hasta ahora

La familia de Victoria Ortiz Martínez-Sagrera es una de las más conocidas de Córdoba. Se dedica, principalmente, a la agroindustria con una importante producción de aceite, ganado retinto y, hace tiempo, campos de algodón. El patrimonio también incluye una parte inmobiliaria con el hotel Casas de La Judería, que ha servido en alguna ocasión para fiestas familiares. Una tía de Victoria, Elena Martínez-Sagrera, presentó su libro en este lugar. Está casada con el abogado Mariano Aguayo, que actúa como interlocutor con la prensa. Aún está por confirmar si el príncipe Joaquín viajó con un contrato de trabajo a Córdoba expedido por alguna de las empresas de la familia. El abogado y futuro tío político, Mariano Aguayo, aseguraba en exclusiva a Vanitatis que desconocía ese dato e insistía en que no se celebró ninguna fiesta con más de quince personas.

La versión oficial que ahora se baraja es que hubo dos encuentros: el primero, en la finca de Hormachuelos donde se encontraba confinada la familia, y al día siguiente, un almuerzo en el chalé del Brillante. La realidad es que este incidente ha trastocado el perfil discreto de los Martínez-Sagrera que ha mantenido toda su vida la matriarca, María Ángeles, que es quien marca las pautas en el clan. Cuando hace unos años la nieta apareció, primero en un reportaje en el diario 'La Razón' y después en '¡Hola!' como novia del tercer hijo de la princesa Astrid y el archiduque Lorenzo, la abuela ya dio el primer toque. Más o menos vino a comentar a su círculo de amigas que cuanto menos saliera en la prensa, mejor. El tiempo le ha dado la razón.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios