Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

El rey Juan Carlos, en el mismo saco que el príncipe Andrés para 'Point de Vue'

Titulado "El rey Juan Carlos y el príncipe Andrés... ¿Se puede juzgar a reyes y príncipes?", el texto deja claro que "la opinión pública ya ha decidido y su veredicto no es bueno"

Foto: El rey Juan Carlos. (Reuters)
El rey Juan Carlos. (Reuters)

El rey Juan Carlos y el príncipe Andrés tienen más en común de lo que podría esperarse. Aunque sus presuntos delitos no son comparables, ya que al primero se le acusa de temas financieros y al hijo de Isabel II de abuso de menores, lo cierto es que los dos están en el centro de las miradas de la justicia. Por ello, 'Point de Vue', la revista más importante dedicada a la monarquía, ha publicado un artículo en el que habla de estos dos royals.

Titulado "El rey Juan Carlos y el príncipe Andrés... ¿Se puede juzgar a reyes y príncipes?", el texto profundiza en ambos casos, dejando claro que don Juan Carlos ya puede ser juzgado después de su abdicación. "Si los miembros de una familia real son justiciables como los demás en el marco democrático de las monarquías constitucionales, no es lo mismo para el soberano. [...] Pero una vez que el mandato ha finalizado, esta inmunidad no se aplica a los eventos que ocurren después de la abdicación, como está exprimentado el rey Juan Carlos, en un momento en que la Corte Suprema española está considerando terribles sospechas de sobornos".

Lo que une al emérito y al príncipe Andrés, más allá de los problemas legales, es, según la citada revista, lo que piensan de ellos los ciudadanos, independientemente de cuál sea en el futuro el resultado judicial. "Cualesquiera que sean las consecuencias legales de estos dos fiascos, la opinión pública ya ha decidido y su veredicto no es bueno", sentencia 'Point de Vue'.

El magacín habla sin tapujos del fin del juancarlismo a causa de estos nuevos escándalos del padre de Felipe VI: "En cuanto a los españoles, muchos de los cuales dijeron que eran juancarlistas en lugar de monárquicos, hoy celebran el hecho de Juan Carlos que sea un litigante como los demás. Algunos lo ven como un signo de una democracia vigorosa. Una forma, sin duda, de consolarse de la amarga desilusión".

En cuanto al príncipe Andrés y su acusación de abuso sexual, la revista destaca la guerra sinsentido de comunicados en la que están participando el FBI y el duque de York sobre si este se ha negado a ser interrogado. "¿Quién miente? La pregunta está agitando Reino Unido a la luz de los comunicados de prensa contradictorios publicados por el abogado del duque de York y el fiscal federal Geoffrey Berman, a cargo del interminable caso de Epstein".

La reflexión con la que acaba el artículo es muy parecida a la de don Juan Carlos, y es que sea cual sea el resultado, ambos ya están viviendo su propio calvario. "Cualquiera que sea el contenido de sus declaraciones, la justicia podrá considerar que pecó. Y es una apuesta segura que exista un acuerdo previo, una ocurrencia común en el sistema legal estadounidense, que lo protegerá del enjuiciamiento. De todos modos, sentenciado a perpetuo exilio interno, Andrés ya está cumpliendo su condena".

El príncipe Andrés. (EFE)
El príncipe Andrés. (EFE)

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios