Juan Carlos 51 - Felipe 0: los títulos nobiliarios, otro símbolo de austeridad real
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Juan Carlos 51 - Felipe 0: los títulos nobiliarios, otro símbolo de austeridad real

Cada dos o tres años, don Juan Carlos actualizaba la lista de nobles, habiendo concedido en sus primeros seis años de reinado 12 títulos, una cifra elevada frente a los cero de Felipe VI

Foto: Felipe VI y Juan Carlos. (Getty)
Felipe VI y Juan Carlos. (Getty)

Tras la muerte de Carlos Falcó el pasado mes de marzo, a muchos sorprendió que fuera su hija Tamara la designada para heredar el título de marquesa de Griñón, una dignidad que, tal como ella misma revelaba a '¡Hola!, aún no tiene, ya que todavía ha de pasar por manos de Felipe VI. El Rey no tiene nada que decir respecto a este tipo de títulos, puesto que es el Ministerio de Justicia el que se encarga de su gestión, pero sí que es cierto que el monarca deberá ratificarlo con su firma en la Real Carta de Sucesión, un procedimiento habitual.

Aparte de ratificarlos, el Rey de España tiene el poder, como reza la prerrogativa de la Constitución, de conceder sus propios títulos, algo que don Juan Carlos hacía con asiduidad, sumando 51 títulos durante su reinado, al contrario que su hijo, que seis años después de su proclamación todavía no ha concedido ninguna dignidad. Quizás en una muestra más de la austeridad que impera en estos días en la Casa Real, en la que la aristocracia ha quedado en un segundo plano.

Los primeros títulos que concedió don Juan Carlos se los otorgó a la mujer y a la hija de Francisco Franco después de su proclamación en 1975. A Carmen Polo le dio el señorío de Meirás con grandeza de España, "queriendo dar una muestra de mi Real aprecio y testimoniar los sentimientos de afecto y admiración" por su "singular relieve en una gloriosa etapa histórica de nuestra Patria", mientras que a Carmen Franco le otorgó el ducado de Franco, igualmente con grandeza de España.

placeholder Los Reyes de España. (EFE)
Los Reyes de España. (EFE)

Tan solo un año más tarde concedió otros dos títulos -la grandeza de España al marqués de Lozoya y el marquesado de Arias Navarro a Carlos Arias Navarrro- e hizo lo mismo en 1977. Cada dos o tres años, don Juan Carlos actualizaba la lista de nobles, habiendo concedido en sus primeros seis años de reinado -los mismos que lleva ahora su hijo- doce títulos, una cifra elevada frente a los cero de Felipe VI.

Entre los títulos más importantes que concedió don Juan Carlos está un infantazgo, algo nada habitual, ya que normalmente los infantes y las infantas lo son de nacimiento. Sin embargo, el ahora Rey emérito quiso premiar a su primo Carlos de Borbón Dos Sicilias y mostrarle su apoyo en la guerra dinástica que mantiene su familia con los duques de Castro convirtiéndolo en 1994 en infante de España. "Las circunstancias excepcionales que concurren [...] como representante de una línea dinástica vinculada históricamente a la Corona española constituyen razones por las que le juzgo digno de la merced y Dignidad de Infante de España", rezaba el Real Decreto.

En la lista de los elegidos por don Juan Carlos figuran nombres de distintos ámbitos, desde la política hasta el deporte. Por ejemplo, los expresidentes Calvo Sotelo y Adolfo Suárez recibieron un título nobiliario con grandeza de España. El emérito quiso concedérselo también a Felipe González, pero este lo declinó. De momento, y que se tenga constancia de ello, a los otros expresidentes -Aznar, Zapatero y Rajoy- no se les ha hecho el ofrecimiento.

También recibieron títulos de manos de don Juan Carlos el científico Gregorio Marañón -el marquesado de Marañón-, Juan Antonio Samaranch -el marquesado de Samaranch-, Sabino Fernández Campos -el condado de Latores-, Javier Benjumea -el marquesado de Puebla de Cazalla-, el escritor Camilo José Cela -el marquesado de Iria Flavia-, el seleccionador Vicente del Bosque -el marquesado de Del Bosque-, el empresario Juan Miguel Villar Mir -el marquesado de Villar Mir- o Mario Vargas Llosa -el marquesado de Vargas Llosa-.

Eso sí, a pesar de la sequía de Felipe VI, se espera que cuando la infanta Sofía se case, y siguiendo la tradición, le otorgue un ducado, como ya hizo don Juan Carlos con sus dos hijas, concediéndole a la infanta Elena el ducado de Lugo y a la infanta Cristina el ducado de Palma de Mallorca, al que renunció en 2015. Este tipo de títulos no son hereditarios y tras la muerte del titular regresan a la Corona, como ocurrió el pasado enero con el ducado de Badajoz de la infanta Pilar. Por su parte, la infanta Margarita es duquesa de Soria. Estos dos últimos fueron creados por don Juan, conde de Barcelona, y legitimados por don Juan Carlos

placeholder  Las infantas Pilar, Margarita, Elena y Sofía y el infante Carlos. (EFE)
Las infantas Pilar, Margarita, Elena y Sofía y el infante Carlos. (EFE)

Rey Felipe VI Reina Letizia
El redactor recomienda