Logo El Confidencial
SIN CONSTANCIA GRÁFICA

Las idas y venidas de la reina Letizia a la hora de santiguarse

De nuevo la Reina llamó la atención al no persignarse en el funeral de las víctimas del coronavirus

Foto: La Reina, en una imagen de archivo. (LP)
La Reina, en una imagen de archivo. (LP)

Los Reyes de España presidieron este lunes el funeral por las víctimas del covid-19 junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía, en el que fue el primer acto oficial de este tipo para las hermanas Borbón Ortiz. Pocos minutos antes de las 20:00 horas, los cuatro llegaban a la catedral de la Almudena y, tras saludar a las autoridades, accedían al templo que fue escenario 16 años atrás de la boda de don Felipe y doña Letizia.

Sus Majestades, la heredera al trono y su hermana desfilaron por el pasillo central hasta los primeros bancos bajo el himno de España sonando, y al llegar al altar tanto don Felipe como Leonor y Sofía se santiguaron, no así doña Letizia, a la que en los últimos actos religiosos no la hemos visto haciéndolo, como ocurrió durante el debut de Leonor en Asturias en septiembre de 2018, un detalle que despertó la atención de todos los medios.

En aquella ocasión, tras acceder a la basílica de Covadonga para asistir a la misa conmemorativa, don Felipe se santiguó al llegar frente al altar, siguiendo la tradición católica. También lo hicieron la princesa Leonor y la infanta Sofía, que imitaron a su padre. Pero doña Letizia se limitó a agachar la cabeza en señal de respeto.

Repasando la hemeroteca, hemos descubierto que en sus primeros años como princesa sí se persignaba. El gran ejemplo lo encontramos en el día de su boda. Aquel lluvioso 22 de mayo de 2004, la periodista Letizia Ortiz Rocasolano no tuvo problema alguno en santiguarse. Cuando Rouco Varela, por aquel entonces arzobispo de Madrid, pronunciaba las palabras "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo", tanto el entonces Príncipe de Asturias como su esposa llevaban su mano derecha a la frente, luego al vientre, después al hombro izquierdo y al derecho para finalizar con un beso.

La ahora Reina también se santiguó en la misa que el papa Benedicto XVI ofreció en Santiago de Compostela en 2010, en una de las pocas ocasiones en las que la hemos visto comulgar. La relación entre la Casa Real y la Iglesia es muy estrecha, de ahí que doña Letizia haya asistido a numerosas liturgias en estos años, pero lamentablemente no tenemos imágenes que la muestren persignándose en otros actos.

Lo que sí sabemos es que tras convertirse en Reina no ha sido vista santiguándose públicamente en ninguna ocasión (al menos no hay constancia gráfica). No lo hizo en la celebración del año Xacobeo en 2014 en Santiago de Compostela. Así lo contaba el periódico 'Mundiario', "la reina Letizia tampoco se persignó [...] Es un gesto casi rutinario incluso para los católicos no practicantes cuando entran en una iglesia. Un simple recordatorio de que se entra en un lugar sagrado".

Tampoco lo hizo en la misa de Pascua de 2015 ni de 2016, ni en el funeral por las víctimas del accidente de Germanwings. No fue hasta el funeral por la infanta Alicia, celebrado en la capilla del Palacio Real en mayo de 2017, cuando se puso el foco en este asunto. En el vídeo se ve a Felipe santiguándose y a Letizia bajando la cabeza, una escena idéntica a la de Covadonga.

Felipe VI incluso se santiguó cuando visitó la abadía de Westminster de Londres durante la visita de Estado que realizaron a Reino Unido en julio del año pasado. El príncipe Harry, quien los acompañó en este acto, no lo hizo, ni tampoco la Reina.

Cabe destacar que hemos visto también a don Juan Carlos y doña Sofía no santiguarse al entrar a una iglesia y agachar la cabeza como hace su nuera. Así sucedió en el funeral por el décimo aniversario del 11-M en la catedral de la Almudena.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios