Logo El Confidencial
LA NUEVA CHARLÈNE

Entre la familia y el trabajo: los planes del verano 2.0 de Charlène de Mónaco

Se prevé un verano muy diferente al que la princesa ha pasado los últimos años, y no precisamente a causa del coronavirus

Foto: Alberto y Charlène de Mónaco, con sus hijos. (Eric Mathon / Palais Princier)
Alberto y Charlène de Mónaco, con sus hijos. (Eric Mathon / Palais Princier)

Charlène de Mónaco o cómo ser una persona completamente diferente en apenas unos meses. Hemos mencionado ya en alguna ocasión que la esposa de Alberto de Mónaco ha reaparecido tras el confinamiento impuesto por el coronavirus totalmente renovada: sonríe en actos públicos, se muestra muy cariñosa con su marido y se la ve mucho más relajada que antes de la pandemia, cuando era difícil que cambiara su rictus serio y habitualmente triste, tan criticado por la opinión pública, al no ser la imagen que se espera de una princesa.

Y este verano de 2020 también tiene visos de ser el más diferente de los últimos años. Por lo pronto, el pasado 1 de julio, Alberto y Charlène compartían unas fotografías con sus hijos para celebrar su noveno aniversario de boda. No solo el gesto era en sí bastante inusual, sino la indumentaria de ambos, con estilismos muy relajados y nunca vistos en los príncipes, especialmente en él, que se atrevió con una llamativa camisa de estampado tropical. Una renovada imagen familiar a la que la propia Charlène ha añadido recientemente otra de su faceta más deportiva.

La princesa Charlène, entrenando en bicicleta de agua. (Fundación Princesa Charlène)
La princesa Charlène, entrenando en bicicleta de agua. (Fundación Princesa Charlène)

A través de su fundación, la sudafricana ha querido compartir una fotografía de sus entrenamientos sobre una bicicleta de agua. Es la antesala del nuevo proyecto de la fundación, la Waterbike Race, que cada año organiza junto a su hermano, Gareth Wittstock, como embajador de la organización. Todos los detalles sobre la carrera se desvelarán en pocos días, pero de momento con esta imagen Charlène confirma su participación. Por eso, pasará el mes de julio entrenando y preparando esta cita, que aúna los dos pilares de su trabajo: el deporte y el prevenir los ahogamientos de los más pequeños, haciendo que se familiaricen con el agua a través de las diferentes actividades que desarrollan durante el año.

Así que, ya ven, se prevé un verano familiar, con una Charlène reconvertida en amante esposa y princesa consorte volcada en su papel. Atrás quedan las imágenes que protagonizaba hace un año, cuando asistió al bautizo del hijo de su entrenador personal, del que además fue la madrina. La cita, celebrada en Grecia, se convirtió en otro claro ejemplo de cómo la sudafricana parecía ser feliz solo cuando estaba lejos del principado y de su marido. Una fama que le ha perseguido hasta hace unas semanas y que ahora parece empeñada en borrar.

Alberto y Charlène de Mónaco, con sus hijos. (Eric Mathon / Palais Princier)
Alberto y Charlène de Mónaco, con sus hijos. (Eric Mathon / Palais Princier)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios