Logo El Confidencial
FAMILIA REAL BRITÁNICA

Lo que le debe Beatriz de York a Sir Tom, el héroe centenario que ha precipitado su boda

El enlace de la hija de Sarah Ferguson no ha podido ser más desangelado y todo apunta a que la fecha ha sido elegida de forma indirecta por este centenario

Foto: Beatriz de York junto a la reina Isabel II en una imagen de archivo. (Getty)
Beatriz de York junto a la reina Isabel II en una imagen de archivo. (Getty)

Beatriz de York había soñado una boda muy distinta a la que finalmente ha tenido. Un poco en la línea de esos memes que dicen “cuando lo pides a AliExpress y cuando te llega”, el enlace que la princesa tenía en su cabeza está a años luz del que finalmente ha tenido.

Aunque el perfil de la nieta de Isabel II no está a la altura de otros miembros de la casa real, la hermana de Eugenia aspiraba a tener, al menos, una boda como la que tuvo ella con Jack Brooksbank, en un ambiente festivo, con cambios de vestido nupcial, público y miles de fotografías. Nada más lejos de la realidad: la mayor de las Ferguson se ha tenido que conformar con una ceremonia íntima, a puerta cerrada y con tan solo 15 invitados. Nada ha trascendido del enlace: ni fotos, ni patrones del vestido, ni declaraciones...

Por no haber, no ha habido, hasta el momento, ninguna felicitación en redes de la casa real británica ni de sus miembros más importantes. Ni en el perfil de la reina ni el de los duques de Cambridge aparece mención alguna a lo que ha sido la primera boda real a puerta cerrada en 235 años. Al menos, de alguna manera, la princesa Beatriz ha hecho historia muy a su pesar. De lo que sí hay mención en las dos cuentas de Instagram es de otro acto que ha tenido lugar, casi al mismo tiempo, en el que la reina nombra caballero al capitán Tom, el recaudador de fondos para los sanitarios de Reino Unido, una especie de héroe nacional en el país ya que ha conseguido recaudar 36 millones de euros dando 100 vueltas a su jardín con la ayuda de una andadera.

De hecho, la monarca compartió su alegría con el capitán Sir Tom Moore, horas después de las bodas, diciéndole: "Mi nieta se ha casado esta mañana. Tanto Philip como yo logramos llegar allí, muy agradable.

El héroe y la princesa

Muchos son los medios británicos que apuntan a que ha sido precisamente este hombre centenario el que habría precipitado la boda de Beatriz con Edo Mapelli este viernes 17 de julio. La razón tienen que ver con la complicada agenda de Isabel II, más aún en tiempos de covid-19, ya que son escasos y contados los actos en los que participa. Al mismo tiempo, la princesa y su ahora esposo, querían asegurase de contar, al menos, con la presencia de la reina en una boda que hace tiempo estaba abocada al fracaso. Así que la hija de Sarah y Andrés aprovechó que su abuela abandonaba el confinamiento por el nombramiento de Sir Tom para contar con su presencia, y la del duque de Edimburgo en su enlace. Y así ha sido, de hecho ellos han sido los únicos representantes de los Windsor en la ceremonia (además de los padres de la novia, claro).

De hecho, la monarca compartió su alegría con el capitán Sir Tom Moore, a quien nombró caballero en el castillo de Windsor horas después de la boda, diciéndole: 'Mi nieta se casó esta mañana. Tanto Philip como yo logramos llegar allí, fue muy agradable.

 La princesa Beatriz y su marido en una imagen de redes sociales
La princesa Beatriz y su marido en una imagen de redes sociales

Razones de peso

Hace tiempo que la boda de Eugenia había dejado de brillar: el escándalo Epstein que ha salpicado al príncipe Andrés y que sigue alargando una sombra que no desaparece por más que el propio implicado lo intente incluso con entrevistas, sumado a la actual situación sanitaria por el coronavirus ya hacía presagiar que la boda de la mayor de las York tenía que aplazarse ad eternum o celebrarse de una manera íntima. Lo que nadie había imaginado es que iba a producirse de manera precipitada (la boda debería haberse celebrado el 29 de mayo) y secreta. Finalmente fue la Capilla Real de Todos los Santos de Royal Lodge, en Windsor -y no la Capilla Real del Palacio de Saint James (que había elegido la pareja) el escenario en el que los novios se dieron el 'sí, quiero'.

El duque de York con su hija, la princesa Beatriz, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
El duque de York con su hija, la princesa Beatriz, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Al menos Beatriz tiene dos motivos para estar satisfecha por su enlace (más allá del de cambiar de estado civil): ha hecho historia con una boda que no se había visto en siglos (nunca mejor dicho), y ha adquirido un nuevo título nobiliario. Lo curioso del caso es que no se trata de una concesión de su familia paterna sino que la obtiene al desposarse con Mapelli, dado que él pertenece a una familia aristocrática italiana. A partir de ahora, Beatriz no será 'duchess' pero sí 'contessa'.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios