La delicada situación de Felipe VI y el futuro de su padre: hablan los expertos
  1. Casas Reales
CASA REAL ESPAÑOLA

La delicada situación de Felipe VI y el futuro de su padre: hablan los expertos

Jaime Peñafiel, Pilar Eyre o Rosa Villacastín, entre otros, nos ofrecen su opinión ante uno de los momentos más delicados para la monarquía española

Foto: Felipe VI con su padre, el rey Juan Carlos I. (Getty)
Felipe VI con su padre, el rey Juan Carlos I. (Getty)

El supuesto movimiento de una gran fortuna entre países, sin tributar por ello, del rey Juan Carlos ha sido la última información que ha colocado del todo contra las cuerdas al emérito y a su hijo, Felipe VI.

El actual Rey debía tomar una decisión, según palabras del Gobierno, que ha estado ejerciendo estos días una presión ensordecedora sobre Su Majestad. Según avanzó El Confidencial, el Gobierno confiaba en que la decisión debía ser inminente.

[LEA MÁS: El gesto simbólico de la princesa Leonor en un momento crucial para la Corona]

Altos cargos de Zarzuela y miembros del núcleo más cercano a Pedro Sánchez llevan meses trabajando en el divorcio de Felipe VI y Juan Carlos I y en cómo ese divorcio debe traducirse.

En uno de los momentos más delicados para la monarquía española y ante un futuro incierto, surgen numerosas preguntas que hemos querido trasladar a las voces más expertas en realeza. ¿Qué opinan los cronistas reales más destacados de nuestro país?

Felipe VI, recibiendo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (EFE)
Felipe VI, recibiendo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. (EFE)

Pilar Eyre, periodista y novelista; Jaime Peñafiel, uno de los profesionales que mejor conoce al rey Juan Carlos; el escritor Ricardo Mateos Sáinz de Medrano o la periodista Rosa Villacastín nos trasladan sus impresiones. Con todos ellos hemos podido hablar.

Qué opinan sobre la delicada situación en la que se encuentra Felipe VI y qué debería hacer con su padre; si debería despojarle del título e incluso cesarle como representante de la Corona; si debería el rey Juan Carlos dejar España o a dónde debería irse; si sufrirá la reina Sofía daños colaterales por todo lo ocurrido o cómo ven el futuro de la monarquía española son las preguntas que les hemos planteado.

Rosa Villacastín

“La situación es para Felipe VI devastadora emocionalmente porque es su padre, gracias al cual está ahí, y muy incómoda y difícil como jefe del Estado, ya que haga lo que haga tendrá defensores y detractores. A nivel familiar supondrá la ruptura total con sus hermanas, con su familia paterna, incluso es posible que con su propia madre, que como la gran profesional que es, no le gustará ver a su marido despojado de sus títulos, expulsado de su casa, porque eso es algo que ella ya vivió cuando su hermano tuvo que salir de Grecia.

Felipe VI y Juan Carlos. (Getty)
Felipe VI y Juan Carlos. (Getty)

Al rey Juan Carlos no se le está aplicando la presunción de inocencia, y tendrá que ser la justicia quien le condene o absuelva. Lo que no impide que el descrédito en estos momentos sea total, hasta el punto de que parece que hemos olvidado todo lo que ha hecho por este país. Dicho lo cual, sería beneficioso para todos que el propio Rey emérito se quitara de en medio hasta que la justicia se pronuncie. Como bien decía San Agustín, "en época de tormenta no hay que hacer mudanza".

Portugal está cerca, allí pasó parte de su infancia. Si se instalara en Estoril o en cualquier otra ciudad lusa, evitaría que su hijo se vea obligado a tomar una decisión precipitada y dolorosa.

La reina Sofía es una damnificada, y el rey Felipe no va a permitir, creo, que pague por lo que ha hecho el Rey emérito. Es más, estoy convencida de que si la Reina ha aguantado las continuas infidelidades del Rey ha sido por su hijo.

La reina Sofía y el rey Juan Carlos, en Mallorca. (Reuters)
La reina Sofía y el rey Juan Carlos, en Mallorca. (Reuters)

Teniendo en cuenta que el rey Felipe no está implicado en ninguno de los negocios de su padre, salvo que se demostrara lo contrario, pasará momentos muy duros a todos los niveles, pero seguirá ostentando la Jefatura del Estado, al menos mientras tenga el apoyo de los dos grandes partidos. Otra cosa es el deterioro al que está siendo sometida la institución desde que se tuvo conocimiento de los negocios de Juan Carlos”.

Ricardo Mateos Sáinz de Medrano

“Es una situación durísima para Felipe VI tanto en el plano institucional como en el plano personal, pero justamente por eso está pudiendo demostrar ante la opinión pública su gran calidad como persona y también como monarca. Un estoicismo aprendido de doña Sofía que, a pesar de la tormenta, permite resaltar su buen hacer y su compromiso absoluto con la Corona, con sus obligaciones constitucionales y con las personas.

Don Felipe encara una de las situaciones más duras en el plano personal, que es el buscar una forma de desvincular a su padre de la Corona de forma completa sin recurrir para ello a un grado de humillación innecesario. Para llevarlo a cabo debe dejar a un lado sus sentimientos como hijo, y en ese sentido tengo claro que en él priman las necesidades de la Corona y no le temblará el pulso en lo que quiera que finalmente decida.

El rey Felipe VI, durante su intervención en el homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia de coronavirus. (EFE)
El rey Felipe VI, durante su intervención en el homenaje de Estado a las víctimas de la pandemia de coronavirus. (EFE)

Don Juan Carlos ya había renunciado a toda vida oficial hace algún tiempo, y por tanto de eso no se le puede privar. Lo que sí es posible es que don Juan Carlos pierda su rango y su titulación actual de Rey, buscándose alguna titulación de rango menor como sucedió en Holanda, donde, al abdicar, la reina Beatriz pasó a tener el rango de princesa.

No existen precedentes en ese sentido en España, pero no olvidemos que cuando Alfonso XIII marchó al exilio decidió utilizar el título de duque de Toledo que no implicaba soberanía pero tenía sonoridad. El rey Felipe tiene potestad para proceder a un cambio de titulación de su padre, pues él es fuente de todos los honores, y sabrá hacer buen uso encontrando una forma adecuada dentro de las tradiciones de la Casa Real de España, en la que no hay más título de príncipe que el de Asturias, Gerona y Viana que ostenta doña Leonor.

Por otra parte, y por lo relativo a un posible lugar de residencia alternativo para el Rey emérito, sería complicado algo fuera de España (daría pábulo a muchas posibles habladurías de dineros y formas de vida), pero podría contemplarse un retiro sencillo en algún lugar de su gusto como es en la actualidad Sanxenxo, a donde va con frecuencia y puede navegar.

El Rey emérito, acompañado por la infanta Elena en el Club Náutico de Sanxenxo. (EFE)
El Rey emérito, acompañado por la infanta Elena en el Club Náutico de Sanxenxo. (EFE)

Doña Sofía permanecerá en su lugar, al pie del cañón, al servicio de la Corona, y dando apoyo a su hijo don Felipe. De producirse una salida de don Juan Carlos del recinto de Zarzuela, afincándose en algún otro lugar, se daría una separación de facto que no creo que en ningún caso llegase a un divorcio que no contemplo. Una separación de facto que permitiría a la Reina emérita residir en Zarzuela, continuar con su actividad institucional y viajar a visitar a don Juan Carlos a título privado cuando así lo decidiese. Doña Sofía goza de un enorme respeto por parte de las personas, que siempre han respetado su buen hacer y su sentido de la dignidad, y no sufrirá más daños colaterales que los propios de las cuestiones del corazón en situaciones como esta.

Creo que la monarquía pasa por una fuerte crisis necesaria, que no es sino un reflejo de la crisis por la que pasa el país. El modelo de la Transición está agotado, y con él también una forma de reinar y una forma de proceder por parte de la Corona que en otro tiempo fue considerada útil y que validaron todos los entonces presidentes del Gobierno. Don Felipe se está ganando a pulso la continuidad de la institución, sus manos son blancas, nadie puede reprocharle nada (la línea divisoria en relación con la forma de proceder de su padre es absolutamente clara), y la elección de doña Letizia, tan criticada y tan denostada en tantos foros, está demostrando haber sido de lo más adecuada para estos cambios y para los tiempos que nos toca vivir. Yo no percibo a la monarquía condenada. No nos apresuremos a ello sin antes valorar lo que perdemos”.

Imagen de la familia real. (Casa Real)
Imagen de la familia real. (Casa Real)


Jaime Peñafiel

“La situación que está viviendo Felipe VI con su padre es insólita en la historia de la monarquía. Es una situación dramática que le afecta como jefe de la Casa del Rey pero también como hijo. Tiene que tomar decisiones pero con cuidado de no ceder a según qué presiones por parte del Gobierno. Debe actuar en consecuencia y en conciencia.

Si todo lo que se está diciendo, donde es posible que haya verdades, medias verdades y mentiras, es cierto, a lo mejor debería pedir a su padre que se aleje. Quitarle el título y desvincularle de la institución me parece una chorrada. Echar a su padre me parece una palabra muy fuerte. Quizás sí deba alejarle del foco de atención en estos momentos. Juan Carlos es el Rey emérito de por vida. Ahora bien, que Felipe tiene que pronunciarse y que el silencio no es bueno para nadie sí.

El papel de la reina Sofía es un papel dramático y silencioso. Ella lleva viviendo daños colaterales 40 años. Es una sufridora esposa que no entiendo cómo, habiendo tenido oportunidades para separarse, por haber sido humillada y engañada, sigue. No sé si es de esas señoras que vive enamorada, cosa que dudo, o si es de esas señoras enganchadas al hombre que las hace sufrir.

Felipe VI y Letizia, junto a sus hijas, Leonor y Sofía, y los Reyes eméritos. (Limited Pictures)
Felipe VI y Letizia, junto a sus hijas, Leonor y Sofía, y los Reyes eméritos. (Limited Pictures)

Letizia, tras haberse alegrado de los males del rey Juan Carlos, ahora me imagino que está asustada.

La monarquía está en peligro. Un referéndum es un riesgo y es una situación muy delicada para la institución, que atraviesa uno de los momentos más graves de su historia”.

Pilar Eyre

“Son momentos muy tristes para Felipe VI. Sus sentimientos como hijo son unos y su papel de Rey, otro. Creo que incluso tiene el pelo más blanco…

No sé lo que debería hacer en este caso... No me siento capacitada para opinar porque para actuar de Rey lo tenemos a él... pero tiene que mover ficha.

Respecto a la reina Sofía habría que saber lo que quiere ella... qué hay detrás de esa sempiterna sonrisa...”.

Rey Felipe VI Rey Don Juan Carlos Reina Sofía Pilar Eyre Jaime Peñafiel
El redactor recomienda