A cuerpo de rey: los otros viajes deluxe de don Juan Carlos
  1. Casas Reales
POLÉMICAS VACACIONES

A cuerpo de rey: los otros viajes deluxe de don Juan Carlos

El que hemos conocido recientemente a Tahití no es el único viaje lujoso que ha realizado el Rey emérito en los últimos años, disfrutando de su estatus y título

Foto: El rey Juan Carlos. (Limited Pictures)
El rey Juan Carlos. (Limited Pictures)

Ninguna semana sin su correspondiente noticia sobre el rey Juan Carlos. Esta vez, hablamos de un viaje que realizó a principios de 2016 a la Polinesia Francesa y que pagó con dinero opaco de la Fundación Zagatka, la sociedad instrumental de Liechtenstein controlada por su primo Álvaro de Orleans que habría sido utilizada durante años por el monarca para ocultar parte de su fortuna en el extranjero, tal como revelaba este mismo lunes El Confidencial. Una pieza más en el complejo puzzle que supone la actividad económica del monarca emérito, que ha ido encajando poco a poco en los últimos meses, cuando hemos empezado a conocer todas sus andanzas financieras.

El viaje a Tahití duró más de una semana, desde el 1 de enero hasta el día 9, por lo que el rey Juan Carlos celebraba su cumpleaños allí. Con él, al menos cuatro miembros de su escolta, cuyos billetes también están incluidos en estas facturas recién descubiertas. Unas vacaciones de ocho días en un destino paradisiaco por el que pagaron más de 30.000 euros solo por los trayectos en avión. Es el último viaje del rey Juan Carlos del que hemos tenido conocimiento, pero no es el primero ni, muy probablemente, será el último del que nos enteremos, dado el afán viajero que ha demostrado en los últimos años, desde que comenzó a saborear la libertad de no ser rey.

El rey Juan Carlos, en 2015, en el Gran Premio de México. (EFE)
El rey Juan Carlos, en 2015, en el Gran Premio de México. (EFE)

Otro destino igual de paradisiaco que Tahití visitado por don Juan Carlos ha sido el Caribe, que el emérito ha pisado en numerosas ocasiones, siempre invitado por la familia Fanjul, los perfectos anfitriones para sus escapadas. Con ellos pasaba, por ejemplo, las Navidades de 2018 o la Semana Santa de 2015, ambas citas habitualmente reservadas para la familia. Lo normal es que se hospede en la impresionante casa que los Fanjul tienen en República Dominicana y que incluso ha servido de exclusivas fiestas organizadas por el propio exmonarca, a las que los invitados pertenecían a círculos exclusivos. Pero también con ellos ha viajado a destinos tan apetecibles como las Barbados.

Además de Galicia y Sanxenxo en particular como uno de sus destinos predilectos para disfrutar de la vela, también un enclave tan exclusivo como Saint Tropez ha servido de escenario para sus escapadas. La Costa Azul ha sido testigo de cómo el rey Juan Carlos se ha reunido con amigos para disfrutar de otra de sus grandes aficiones, a las que ha dado rienda suelta en los últimos años y en diferentes sitios: la gastronomía. Y Los Ángeles también se ha convertido en otro destino recurrente de vacaciones. Allí recibía tanto el 2015 como el 2016, viajando precisamente ese año desde la ciudad californiana a Tahití. También allí disfrutó de la buena comida: en 2015 era fotografiado en el exclusivo restaurante The Ivy junto a nada menos que Philip Adkins, el primer marido de Corinna Larsen.

Don Juan Carlos, en 2015 en el restaurante The Ivy en Beverly Hills. (Vanitatis)
Don Juan Carlos, en 2015 en el restaurante The Ivy en Beverly Hills. (Vanitatis)

Y, por supuesto, no nos podemos olvidar de las numerosas cacerías en las que el Rey emérito ha participado, tanto en África como en Centroeuropa y de las que tuvimos por primera vez constancia en 2012, tras el tropiezo de don Juan Carlos en Botsuana que precipitó su caída, literal y metafórica. Solo ese viaje costó más de 50.000 euros. El entonces monarca y sus acompañantes -Corinna, su primer marido, su hijo y Mohammed Eyad Kayali, amigo del Rey- se alojaron en un campamento de lujo con impresionantes vistas, cabañas a las que no le faltaba detalle o piscinas infinitas desde las que se divisaban los vastos paisajes de la zona.

Su afición por los deportes también ha sido una buena excusa para los desplazamientos del Rey emérito por todo el mundo, desde el fútbol a los deportes de motor. Estos le han llevado muchas veces hasta Oriente Medio, donde ha disfrutado de la Fórmula 1 y los grandes premios de motociclismo acompañado de los grandes jeques y mandatarios árabes, que le han agasajado en sus visitas con los mejores y más lujosos alojamientos y todo tipo de regalos, también dinero en metálico, como hemos sabido recientemente. Todos ellos, viajes a cuerpo de rey en los que don Juan Carlos ha disfrutado de su estatus, su título y su -ahora cuestionado- poder económico.

Don Juan Carlos, con el príncipe Mohammed bin Salman en Abu Dabi en 2018. (EFE)
Don Juan Carlos, con el príncipe Mohammed bin Salman en Abu Dabi en 2018. (EFE)
El redactor recomienda