Logo El Confidencial
NADIE ESPERABA EL COMENTARIO DE LA REINA

Muestran a Isabel II un retrato suyo: su impagable reacción delante de la autora

El último Zoom en el que ha participado Isabel II, nada tenía que ver con reuniones familiares sino con la presentación de un nuevo retrato pintado por la artista Miriam Escofet

Foto: Reina Isabel II, en una imagen de archivo. (Getty)
Reina Isabel II, en una imagen de archivo. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Si hay algo a lo que se ha aficionado Isabel II durante el confinamiento es a las sesiones de Zoom. La Reina ha descubierto el gran valor de la tecnología en tiempos de pandemia y ha protagonizado muchas videoconferencias que le han permitido sentir más cerca a sus familiares.

Pero el último Zoom en el que ha participado Isabel II, nada tenía que ver con reuniones familiares sino con la presentación de un nuevo retrato de la Reina pintado por la artista Miriam Escofet y que fue encargado por la Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth (FCO) como un "tributo duradero al servicio de Su Majestad".

[LEA MÁS: Un trabajador desmayado, un príncipe Carlos impasible y un vídeo viral]

Sir Simon McDonald, subsecretario de Estado permanente para asuntos exteriores y de la Commonwealth y jefe del Servicio Diplomático, organizó la presentación virtual junto al artista en el FCO. Ambos, descubrieron el gran cuadro a tamaño natural, que estaba tapado con una tela.

La Reina vio su retrato por primera vez en ese momento desde la pantalla de su ordenador. La pintura, de una evidente altísima calidad, tardó 7 meses en ser creada por su autora, que nerviosa esperaba la reacción de la Reina.

Isabel II sonrió en cuanto lo vio, preguntó cuánto tiempo le había llevado el gran trabajo y aseguró que esperaba poder verlo en vivo y en directo algún día.

Pero la Reina, siempre muy observadora, se fijó en un detalle minúsculo. En el cuadro, ella aparece sentada. A su lado hay una mesilla sobre la que hay colocados un jarrón con flores y una taza de té.

La autora del cuadro explicó a la Reina que se había decidido por una taza de té para incluir en ella las insignias del FCO. "De repente, este objeto tan cotidiano, la taza, muestra este simbolismo que representa el FCO y vincula el retrato a su destino", explicó después Escofet a 'Daily Mail'.

Pero la respuesta de la Reina fue completamente inesperada: "Pero, no hay té en la taza...". "Me temo que el té ha sido sacrificado por el simbolismo", añadió.

Miriam Escofet, la autora, tuvo dos sesiones con la Reina, una de ellas en Windsor, donde pasó alrededor de media hora fotografiando a la monarca.

La segunda sesión fue en el Palacio de Buckingham, lo que permitió al artista concentrarse en las expresiones faciales de Su Majestad.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios