El paso al frente de la princesa Leonor, cada vez más cerca de "lo que tiene que ser"
  1. Casas Reales
Leonor cada vez más presente

El paso al frente de la princesa Leonor, cada vez más cerca de "lo que tiene que ser"

Durante su estancia en Mallorca, la hija mayor de los reyes Felipe y Letizia está cobrando un mayor protagonismo, consecuencia también del lugar institucional al que está destinada

Foto: Leonor, en su visita a Petra. (EFE)
Leonor, en su visita a Petra. (EFE)

A veces una anécdota trivial puede aportar más información que la pregunta del periodista más avezado. Esto es precisamente lo que ocurrió el pasado 12 de agosto cuando los reyes Felipe y Letizia visitaban junto a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, el proyecto socio educativo Naüm, que trabaja para la inclusión de los jóvenes de la zona. Segundo compromiso balear conjunto de la familia, después de su debut en la localidad de Petra, en el que la menor se convertía en protagonista involuntaria por comparecer con una muleta y un vendaje en una rodilla.

Poco podíamos imaginar que la inocente pregunta de una niña a la princesa de Asturias, "¿qué quieres ser de mayor?", iba a generar la apresurada respuesta de su madre, en la que estaba implícito cómo, para qué y en qué punto se encuentra su educación cuando solo tiene 14 años: "Lo que quiere no, lo que tiene que ser". Una intervención que, por cierto, nos privó de conocer la reacción de la nieta de los reyes Juan Carlos y Sofía ante tan insólita y, por otra parte, tan lógica curiosidad en la cabeza de alguien que sí tendrá que tomar este tipo de decisiones en un futuro.

placeholder La reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía en el centro Naüm. (Limited Pictures)
La reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía en el centro Naüm. (Limited Pictures)

Este acto nos recuerda, salvando las distancias temporales y sociológicas, al protagonizado por el entonces príncipe de Asturias el 3 de octubre de 1983 cuando, con 15 años, inauguraba un colegio que lleva su nombre en Boadilla del Monte en Madrid. Con traje y corbata y muy formal, le veíamos rodeado de niños expectantes, un año antes de que se marchara a estudiar al Lakefield College School de Selwyn, en Ontario, Canadá.

Gran protagonista

Es evidente y no casual el protagonismo de la princesa Leonor durante esta última estancia de los reyes en Marivent, que este año no merece el calificativo de vacaciones, habida cuenta la agenda de actos programada para las casi dos semanas que van a pasar en Mallorca. Ya desde su llegada al palacio el pasado 7 de agosto por la noche quedó claro porque la heredera del trono español ocupaba el asiento de copiloto junto a su padre, en lugar de su madre, la reina Letizia, que iba en los asientos traseros con su hermana.

Era la primera imagen de la familia real junta después del anuncio de que el rey emérito había abandonado España y tenía un claro mensaje institucional, que, si se nos permite esta metáfora, al timón se encontraba el rey Felipe VI y a su lado la persona que está destinada a sucederle en un futuro que, 'a priori', parece muy lejano, ya que el actual monarca tiene solo 52 años.

placeholder Los Reyes y sus hijas, a su llegada a Marivent. (EFE)
Los Reyes y sus hijas, a su llegada a Marivent. (EFE)

En su primer compromiso en Petra, donde visitaron el Museo Casa de Junípero Serra, célebre franciscano que fundó nueve misiones en Alta California en el siglo XVIII, Leonor se mostró en todo momento muy pendiente de su hermana, quien había sufrido un accidente que requirió varios puntos de sutura y que tenía algunas molestias para caminar. Gestos que ha recogido la prensa nacional e internacional, que lleva ya mucho tiempo pendiente de la evolución de la princesa, de cómo es su formación (recientemente Point de Vue, la biblia de la prensa monárquica francesa le dedicaba un extenso reportaje) y de detalles más triviales como su vestuario.

Precisamente en su vestuario también hemos apreciado una evolución hacia prendas más 'adultas', después de que en los últimos años hubiera algunas voces críticas sobre su manera de vestir, tildada de demasiado infantil. Tal es el caso de Jaime Peñafiel, quien, además, en declaraciones a Vanitatis, veía detrás de cada uno de sus movimientos, la alargada sombra de la reina Letizia: "Es su madre, Letizia, que se excede en el celo, porque más que reina consorte lo que quiere es ser reina madre. Y muy largo lo fía... Está consiguiendo que sean unas niñas muy cursis. Nada que ver con las de su edad en la realeza europea. Las niñas están siempre muy pendientes de no hacer un gesto que no le guste a su madre. Es la reina la que las tiene escondidas, la que manda en Zarzuela".

Durante el estado de alarma

En estos días, sin embargo, hemos visto a Leonor y Sofía mucho más espontáneas y participativas, muy lejos de la imagen encorsetada que ciertos analistas les atribuyeron en la reciente lectura de 'El Quijote', el pasado mes de abril, en pleno estado de alarma. Algunos reclamaban que hubieran estado más presentes, como escribía Pilar Eyre en un artículo en 'Lecturas', contradiciendo, por cierto, a Peñafiel, y dando la cara por la reina.

"Tú querías que tus hijas se manifestaran, como han hecho las princesas y príncipes de las restantes monarquías europeas e incluso la de Jordania, donde el hijo de Rania ha dirigido un mensaje desde televisión. Lo propusiste una vez acabada tu cuarentena. Se te dijo: 'Veremos', 'consultaremos', 'quizás no es el momento', 'más adelante', 'a ver qué hacen los otros…', escribía la finalista del premio Planeta y autora de 'Un perfecto caballero'. Pues bien, en estos días también se ha roto con el cliché de la rigidez de ambas hermanas, quienes demostraban además una enorme compenetración, que captaron los fotógrafos desplazados a la isla en las significativas miradas que intercambiaban.

placeholder Sofía y Leonor, durante la lectura de 'El Quijote'. (Casa Real)
Sofía y Leonor, durante la lectura de 'El Quijote'. (Casa Real)

Una fecha clave para Leonor, en esta evolución que estamos precisando, fue su debut en los premios que llevan su nombre en Oviedo, a los 13 años, la misma edad que su padre, quien hacía lo propio el 3 de octubre de 1981 con un significado institucional idéntico. Otro punto de inflexión en la evolución de Leonor fue en la entrega de los Premios de la Fundación Princesa de Girona el pasado noviembre, donde sorprendió al demostrar su soltura hablando árabe, un idioma que sumar al inglés y al catalán, que también maneja con destreza (también está aprendiendo gallego y euskera).

En este año atípico de la pandemia, Leonor, al igual que sus padres, ha convertido su estancia en Marivent en jornadas de trabajo, que es la consideración que debemos darle a los actos en los que han participado ambas hermanas. Hasta el momento, solo habían intervenido en los tradicionales posados veraniegos, casi siempre en Marivent, aunque fue particularmente relevante el que realizaron en el Palacio de la Almudaina en 2018 que, como desveló el propio Felipe VI, obedecía a la necesidad de hacer partícipes a sus hijas de su importancia institucional, no en vano es también el escenario en que cada verano reciben a las autoridades y personalidades baleares en una concurrida recepción.

placeholder Don Felipe, en su debut en los Príncipe de Asturias. (EFE)
Don Felipe, en su debut en los Príncipe de Asturias. (EFE)

También su padre, Felipe, en su infancia y adolescencia, vivía sus veranos en Mallorca como algo lúdico y vacacional. Su primera estancia oficialmente como príncipe de Asturias tenía lugar en 1977 (hubo una primera foto conjunta proporcionada por la familia real en 1975 y la primera convocatoria a la prensa fue en 1976) y, al igual que sus hermanas, participaba en los posados en Marivent. Entre otras actividades, disfrutaba particularmente con sus cursos de navegación, pasión que comparte con su padre, el rey Juan Carlos, que le ha llevado a competir en numerosas ocasiones en la Copa del Rey de Vela y a presidir la entrega de premios. En esta ocasión se ha tenido que suspender al igual que la recepción de La Almudaina, pero su agenda ha sido mucho más intensa e incluso han prescindido de sus habituales vacaciones privadas, cuyo destino nunca han querido revelar.

En este verano tan inusual para todos y con la institución muy cuestionada por los controvertidos movimientos pasados y presentes del rey emérito, la princesa Leonor pisa fuerte y está cada día más cerca de "lo que tiene que ser". Su imagen pública está saliendo reforzada y su presencia es cada vez mayor, como ya anunció su padre en el posado de La Almudaina en 2018. Ahora, además, comienza a tener voz propia. Aunque en la última ocasión su madre respondiera por ella.

placeholder El posado familiar en La Almudaina en 2018. (Reuters)
El posado familiar en La Almudaina en 2018. (Reuters)

Leonor Borbón Infanta Sofía Reina Letizia Familia Real Española
El redactor recomienda