El rey de Tailandia, contra las cuerdas: crecen las protestas y le exigen reformas profundas
  1. Casas Reales
EN EL PUNTO DE MIRA

El rey de Tailandia, contra las cuerdas: crecen las protestas y le exigen reformas profundas

Rama X ha pasado la crisis del coronavirus en un hotel de Baviera, en Alemania, acompañado por un harén

Foto: El rey de Tailandia, contra las cuerdas: crecen las protestas y le exigen reformas profundas
El rey de Tailandia, contra las cuerdas: crecen las protestas y le exigen reformas profundas

La ausencia de Rama X, el controvertido rey de Tailandia, está siendo objeto de enorme controversia, no solo en Alemania, donde se ha convertido en un huésped incómodo, también en su país, donde criticar al monarca está penado con cárcel. Sin embargo, parece que de tanto tensar la cuerda ha acabado con jóvenes manifestándose, conscientes de que podrían acabar en la cárcel, pero hartos de la situación actual.

Hablamos de estudiantes de secundaria y universitarios, que han convertido el gobierno del primer ministro, Prayuth Chan-o-cha, en su principal objetivo, ya que están pidiendo su destitución y le exigen reformas democráticas.

Una situación así es insólita en Tailandia y pone al gobierno en una situación complicada. Reprimirlas podría ser el germen de protestas mayores y, según algunos analistas, permitirlas también sería interpretado como un gesto de debilidad.

Una de las recientes protestas en Tailandia. (Reuters)
Una de las recientes protestas en Tailandia. (Reuters)

En efecto, el país asiático tiene una de las legislaciones más duras del mundo en este sentido, ya que cualquiera que "difame, insulte o amenace al rey, la reina, el heredero o el regente" puede llegar a estar penado con quince años de prisión.

Las peticiones de los manifestantes se articulan en torno a tres peticiones, según informan en el periódico británico The Guardian: disolver el gobierno, finalizar la intimidación a los activistas y reescribir la constitución, que fue creada bajo la presión de la junta militar y sirve para cimentar el poder del ejército, también a través de la ley electoral.

En cuanto a la monarquía, el pasado lunes en una manifestación en la que participaron miles de personas, se esgrimía un listado de distintas reformas que consideran necesarias. Solicitan que se permita criticar a la institución, que el presupuesto del rey sea reducido y que Rama X no interfiera en los asuntos políticos.

Un activista en la manifestación del 9 de agosto. (Reuters).
Un activista en la manifestación del 9 de agosto. (Reuters).

Debemos recordar que el actual rey sucedió a su padre en 2016 y que desde entonces no ha hecho sino afianzar su poder. En cuanto al primer ministro, hay que subrayar que llegó al poder con el golpe de Estado en 2014 y alcanzó su puesto actual el año pasado después de unas disputadas elecciones. Ahora ha asegurado que los manifestantes "han ido demasiado lejos", aunque días antes se mostraba partidario de escucharles.

Las protestas ya vienen de atrás y la crisis del coronavirus las frenó considerablemente, pero han vuelto a repuntar. En el país ha crecido la frustración por la difícil situación que están viviendo en la actualidad, mientras el rey ha estado pasando el confinamiento en un hotel en Baviera, acompañado por un harén.

El pasado mes de junio trascendió que el activista Wanchalearm Satsaksi fue secuestrado en Camboya y parece ser que es el noveno que desaparece en los últimos años. El gobierno y el ejército han negado tener nada que ver, pero siguen en entredicho. Otra variable que hay que tener en cuenta es la delicada situación económica, ya que se espera una contracción del 8,1% este año, según el Banco de Tailandia.

Rey de Tailandia Tailandia
El redactor recomienda