23 años del funeral de Diana: mentiras, cifras millonarias y el 'feo' de la Casa Real española
  1. Casas Reales
Adiós, Rosa de Inglaterra

23 años del funeral de Diana: mentiras, cifras millonarias y el 'feo' de la Casa Real española

Seis días después del accidente que costó la vida a la princesa, se escenificaba uno de los funerales más multitudinarios y recordados que ha vivido la sociedad inglesa

placeholder Foto: Lady Di, en una imagen de archivo. (Getty)
Lady Di, en una imagen de archivo. (Getty)

Un millón de personas en las calles de Londres, 32 millones de británicos más siguiendo la ceremonia a través de la televisión y un total de dos mil millones en todo el mundo. Si la boda de Lady Di fue uno de los eventos más seguidos a nivel global, su funeral dejó cifras para la historia pero también algunas imágenes y gestos que han quedado en el imaginario colectivo: el semblante cabizbajo de Harry y Guillermo, los desmayos entre la multitud agolpada en las calles londinenses y el 'Candle in the wind' cantado por su amigo personal Elton John (“Adiós, Rosa de Inglaterra. Nunca dejes de crecer en nuestros corazones”), que se convirtió en la imagen que representaba un sentimiento colectivo, la canción más vendida de todos los tiempos en Inglaterra y el segundo single más vendido de la historia.

Aquel 6 de septiembre de 1997, muchas cosas cambiaron y varias normas de protocolo se rompieron. Entre todas ellas, tres muy significativas: la reverencia de Isabel II al paso del ataúd, que la bandera en el palacio de Buckingham ondeara a media asta y que el féretro estuviera cubierto por el estandarte real. Ninguna de las tres eran obligatorias, pero muchos las vieron 'necesarias'. El silencio de la reina, en los días posteriores a la muerte de la princesa, había sido muy criticado por toda la sociedad británica y, aunque su discurso televisado posterior (“La admiré y respeté por su energía y compromiso con el prójimo, pero especialmente por su dedicación por sus dos hijos”) había mermado un poco la mala imagen ante su súbditos, fue su reverencia ante el paso del féretro de Diana frente al palacio de Buckingham lo que la reconcilió con su pueblo. La reina no está obligada a realizar esta muestra de cortesía ante otras personas, pero esa leve inclinación de cabeza fue entendida por los analistas como el gesto definitivo de la reconciliación. Sobre el ataúd, el estandarte real, pese a que Diana, tras su divorcio, ya no era miembro de la familia.

placeholder  Elton John, homenajeando a Diana. (Reuters)
Elton John, homenajeando a Diana. (Reuters)

La comitiva y las mentiras

Aquel sábado, el féretro de Lady Di fue llevado del palacio de Kensington a Hyde Park y luego al palacio de St. James. Pasó por Buckingham y se detuvo para una ceremonia en la abadía de Westminster. Durante el trayecto, iba acompañado por una comitiva presidida por Charles Spencer (hermano de Diana), el príncipe Carlos y sus hijos, Guillermo y Harry, algo que en su momento fue criticado dado el duro momento por el que pasaban y la corta edad de ambos (15 y 12 años). "Fue una de las cosas más duras que he hecho nunca", declaraba el duque de Cambridge años después, recordando cómo aquel día usó su flequillo como un manto de seguridad en un largo y solitario paseo: "Sentía que si miraba al suelo con el pelo sobre mi cara, nadie podría verme", contó en el documental de la BBC 'Diana, 7 days'.

Dos décadas después, Charles Spencer relataba en el programa de radio 'Today' de la BBC que le habían mentido con respecto al deseo de sus sobrinos de caminar detrás del féretro de su madre en el entierro, al tiempo que afirmaba que pedirle eso a los príncipes fue "algo grotesco y cruel" y que la procesión fúnebre fue "la media hora más horrorosa de mi vida".

placeholder Charles Spencer, junto a Guillermo, Harry y Carlos. (Getty)
Charles Spencer, junto a Guillermo, Harry y Carlos. (Getty)

La escritora Concha Calleja va más allá al hablar sobre las 'mentiras' de aquel día y en un libro que publicaba coincidiendo con el veinte aniversario de la muerte de Lady Di llegaba a afirmar que el ataúd estaba vacío. La escritora asegura que, mientras los ingleses se despedían de un cortejo fúnebre sin cuerpo, los restos de Diana fueron incinerados y enterrados en la cripta de la iglesia de Santa María la Virgen en la que yacen 20 generaciones de Spencer. “Los hijos eran muy pequeños, aunque con los años son conscientes de todo. El resto de la familia lo sabía, sus amigos no. Elton John no sabía que cantó a un féretro vacío", explica en 'Diana. Réquiem por una mentira'.

Verdadero o falso, lo cierto es que el féretro estuvo cerrado en todo momento.

Ausencia española

Aunque no se trató de un funeral de Estado (al no tratarse de una figura política), ni tampoco de un funeral royal (al no ser parte de la familia), un portavoz de la familia real lo bautizó como “un entierro único para una persona única”. El cortejo de asistentes daba para varias alfombras rojas (Tom Hanks, Steven Spielberg, Nicole Kidman, George Michael, Luciano Pavarotti...), un puñado de semanas de la moda (Anna Wintour, Karl Lagerfeld y Donatella Versace) y varias cumbres políticas (Margaret Thatcher, Tony Blair, Nelson Mandela...).

placeholder Una de las visitas de Diana y Carlos a Mallorca. (Cordon Press)
Una de las visitas de Diana y Carlos a Mallorca. (Cordon Press)

Una de las cosas que más llamó la atención fue la ausencia de representación de la Casa Real española. Es cierto que no era 'obligatoria' su presencia al no ser Diana ya un miembro de la realeza, pero también es verdad que algunos royals como Noor de Jordania, la princesa Margarita o Masako y Naruhito de Japón sí asistieron, y que, más allá de las estrictas reglas del protocolo, la relación de Carlos y Lady Di con la familia real española (y en particular de Diana con el rey Juan Carlos) habían protagonizado varios veranos mallorquines en los ochenta, cuando los diarios baleares abrían sus portadas con titulares como “Los príncipes de Gales, otra vez en casa”.

Diana de Gales
El redactor recomienda