Logo El Confidencial
FAMILIA REAL

Felipe de Borbón y Grecia y Letizia Ortiz, unos reyes sin tierras ni fincas

El soberano y su esposa no tienen propiedades privadas en España. La Reina vendió en 2009 su piso de soltera por poco más de 230.000 euros. Sus homólogos europeos sí son propietarios

Foto: Los reyes Felipe y Letizia, en un desfile. (Limited Pictures)
Los reyes Felipe y Letizia, en un desfile. (Limited Pictures)

La calle Ladera de los Almendros, en Valdebernardo (Madrid), amanece ajetreada con la vuelta al cole. Hubo un tiempo en que en este mismo empedrado aguardaban los periodistas para hacer una foto a algún miembro de la familia Ortiz Rocasolano, buscaban las huellas de la historia de una Cenicienta moderna que había cambiado su piso de Vicálvaro por un palacio en el monte de El Pardo. El apartamento de soltera de Letizia Ortiz hace años que ya no le pertenece, lo vendió meses después del fallecimiento de su hermana Érika por unos 230.000 euros (según se publicó entonces). Era la última propiedad privada que le quedaba a la entonces Princesa de Asturias después de haber ingresado en la familia real por su matrimonio con Felipe de Borbón y Grecia. Hoy los Reyes pueden decir que no son propietarios oficialmente de ninguna finca o terreno en España (nada se sabe de lo que puedan tener fuera).

Durante buena parte de la Historia, el título de rey venía aparejado de una ingente cantidad de privilegios, tierras, edificios religiosos, palacios, obras de arte, joyas y parabienes. Eran el resultado de un largo proceso de uniones dinásticas que dieron lugar al reino de España. La controversia entre qué se consideraba patrimonio privado de los reyes y qué patrimonio del Estado ha sido una constante a lo largo de la Historia reciente.

El rey Felipe, en el Palacio Real durante la entrega de credenciales de los embajadores. (EFE)
El rey Felipe, en el Palacio Real durante la entrega de credenciales de los embajadores. (EFE)

"Será en 1865, con la primera ley que lo regula, cuando nazca oficialmente la institución Patrimonio de la Corona bajo el reinado de Isabel II. Este nuevo régimen jurídico tratará de ajustar todo ese conjunto de bienes patrimoniales, vinculados a la Corona, a la nueva realidad económica, política y social. Diferenciando así entre bienes vinculados a la Corona, que sirven para la representación del poder y para la vida cotidiana de sus majestades, que tienen que seguir unidos, que son del Estado, y entre el patrimonio privado de los monarcas, que procede de los bienes que previamente se consideraban libres, o de su lista civil", explican en Patrimonio Nacional.

De titularidad pública

Desde entonces, se ha regulado en varias ocasiones, avanzando hacia un modelo en el que los bienes de la Corona son de titularidad pública y están gestionados por una "institución única en el mundo que maneja uno de los conjuntos históricos más importantes entre los de las antiguas cortes de Europa". Patrimonio Nacional tiene la doble obligación de servir a la Jefatura del Estado y además poner a disposición de los ciudadanos ese fabuloso legado.

Fachada del edificio en el que vivía la reina Letizia, en Valdebernardo. (Cordon Press)
Fachada del edificio en el que vivía la reina Letizia, en Valdebernardo. (Cordon Press)

Así, actualmente ni el rey Felipe ni la reina Letizia tienen ningun inmueble o finca a su nombre en territorio español que conste de forma oficial. Los reyes no son propietarios, pero sí usufructuarios de algunos de estos bienes, como el Pabellón del Príncipe, su casa, o el Palacio de Marivent, de los que disfrutan sin pagar impuestos como el IBI. Es una incógnita si fuera de España tienen alguna propiedad.

Otras monarquías europeas

No ocurre lo mismo en otras monarquías europeas, donde los soberanos sí cuentan con algún pisito de propiedad privada. En el caso de la Isabel de Inglaterra, según un reportaje publicado por el 'Sunday Times', entre los bienes personales de la reina se incluyen la casa de Sandringham en Norfolk, el castillo de Balmoral en Aberdeenshire y otras residencias más pequeñas. Además, posee una gran colección de estampillas reales, obras de arte, joyas, automóviles, caballos y el legado de su progenitora, la reina madre, que se suman a su fortuna personal. Por no hablar de las discretas inversiones en acciones de empresas británicas, donde se estima que atesora más de 150 millones de libras.

La familia real holandesa ha tenido problemas de imagen a menudo por la gestión de sus propiedades privadas. En 2009, cuando Máxima y Guillermo aún eran príncipes, tuvieron que vender una casa que se estaban construyendo en Mozambique al conocerse el elevado gasto de seguridad que ocasionaría su traslado allí con toda la familia. Se consolaron años después comprando una casa en Grecia de más de cuatro millones y medio de euros donde suelen pasar sus vacaciones.

La casa de los reyes holandeses en Grecia. (EFE)
La casa de los reyes holandeses en Grecia. (EFE)

Los príncipes Mary y Federico de Dinamarca vivieron recientemente una gran polémica al conocerse que son propietarios de una casa en los Alpes suizos desde hace más de una década, algo de lo que no se tenía conocimiento en su país.

En el año 2016, el príncipe Haakon de Noruega hizo público su patrimonio, en un sano ejercicio de transparencia. Tras verse cuestionado por un diario noruego, el príncipe realizó inventario a través del servicio de prensa de la Casa Real noruega. En aquella fecha, poseía nueve millones de coronas (algo más de un millón de euros) invertidas en fondos de su país y en el extranjero, además de tres propiedades en Skaugum, Flatholmen y Hardangervidda. Suelen alquilar, por cierto, una casita cercana a su domicilio de Skaugum para sacarle rentabilidad.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios