El día en que el príncipe Juan Carlos se compró una finca en Granada casi regalada
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL

El día en que el príncipe Juan Carlos se compró una finca en Granada casi regalada

El descubrimiento de las cuatro hectáreas que poseen los Reyes eméritos en Monachil ha suscitado muchas reacciones. La adquirió en diciembre de 1972 por un precio "simbólico"

Foto: Los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía, en París en los años 70. (Cordon Press)
Los entonces príncipes Juan Carlos y Sofía, en París en los años 70. (Cordon Press)

La revelación por parte de Vanitatis de que el rey Juan Carlos posee una finca en Monachil (Granada) adquirida en el año 1972 ha generado cierta polémica en la localidad andaluza. Los medios locales han buceado en el origen de esta propiedad desconocida, han llamado a puertas que no siempre se han abierto y finalmente han conseguido la codiciada nota simple del Registro de la Propiedad en la que se corrobora documentalmente la información. También ha habido algo de estupor e incredulidad.

Si hay un tema que ha nutrido páginas y minutos en los espacios informativos del verano (y previsiblemente seguirá haciéndolo en otoño), ese es el de la presunta fortuna de Juan Carlos de Borbón... en el extranjero. La Fiscalía General del Estado ha puesto la lupa en la compraventa de algunas propiedades detrás de las que podría estar el antiguo monarca. Hablamos de varios terrenos en Marrakech, dos apartamentos en la estación de esquí suiza de Villars-sur-Ollon y un lujosísimo ático en el norte de Londres de 65 millones de euros, según ha detallado El Confidencial en varias informaciones.

El rey Felipe, en Sierra Nevada. (EFE)
El rey Felipe, en Sierra Nevada. (EFE)

Todas estas presuntas propiedades de Juan Carlos de Borbón tienen un denominador común: están fuera del territorio nacional. En España, el padre del Rey solo aparece de forma oficial como propietario de dos fincas: un trozo de un jardín en Aranjuez que comparte con una quincena de herederos de Alfonso XIII, y una misteriosa finca de cuatro hectáreas en Monachil (Granada), en plena Sierra Nevada.

El marqués de Mondejar

"Hubo una época dorada en las relaciones entre Granada y la Casa Real. Eran los años 80 y 90, cuando se producían varias visitas al año y había hilo directo con la Zarzuela. Fueron los años en los que era habitual ver al Rey en Sierra Nevada los inviernos practicando el esquí, hubo hasta quien propuso comprarle un piso", se lee en un viejo artículo de la prensa granadina. No sabían entonces que el rey Juan Carlos ya tenía una propiedad en Granada, adquirida muchos años antes, cuando aún era príncipe de España.

La firma tuvo lugar el 15 de diciembre de 1972, en una notaría de Madrid, tal y como ha revelado el 'Ideal'. De un lado, José Espada Sánchez, y del otro, Nicolás Cotoner y Cotoner, marqués de Mondéjar. El primero era el consejero delegado de Centros Turísticos SA (Cetursa), fundada de forma privada a mediados de los 60 por una decena de empresarios "que se unieron para construir una estación de esquí en Sierra Nevada". El segundo llegaría a ser con el tiempo jefe de la Casa del Rey (entonces llevaba los asuntos del Príncipe). Lo que compran el príncipe Juan Carlos y la princesa Sofía a través de Cotoner es una parcela de cuatro hectáreas. El precio, 40.000 pesetas.

El rey Juan Carlos, en una boda en Granada. (EFE)
El rey Juan Carlos, en una boda en Granada. (EFE)

La finca está situada a la izquierda del Centro de Alto Rendimiento y no está urbanizada. Linda por arriba con la carretera que sube al Veleta. La parcela está fuera del casco urbano y en el Registro aparece descrita como "un pedazo de tierra de erial o pastos en la Dehesa de San Jerónimo". La extensión es de 'nueve fanegas' (el equivalente a cuatro hectáreas). La finca se inscribió para la "sociedad conyugal" de don Juan Carlos de Borbón y de Borbón y doña Sofía de Grecia, Príncipes de España. Este fue el título que usaron los Reyes desde su designación en 1969 por parte de Franco hasta que asumieron el trono en 1975.

Las 40.000 pesetas de la época eran un precio muy ventajoso, casi "simbólico", como remarcan los medios de la zona. "Según la tabla de equivalencias del INE, el precio equivaldría a unos 4.300 euros actuales", recuerda el 'Ideal'. Prácticamente regalada. A los Reyes les gustaba mucho esta zona, que frecuentaron durante décadas con asiduidad. También el rey Felipe ha sido habitual de la estación granadina, a donde acude de vez en cuando con su grupo de amigos. En Granada se le tiene mucho aprecio al rey Juan Carlos, entre otras cosas, por su papel decisivo en la celebración de los Mundiales de esquí alpino, en 1996, cuando Sierra Nevada adquirió fama internacional.

La reina Sofía y Asma Al-Assad, en la Alhambra. (CP)
La reina Sofía y Asma Al-Assad, en la Alhambra. (CP)

Durante años, hubo especulaciones sobre la existencia de esta finca, pero nunca certezas. Se hablaba de diversas tentativas de Cetursa y del Ayuntamiento de Monachil de ceder un espacio a la familia real para que promocionara la estación con su presencia. Estos días, varios protagonistas de la época han hablado. Jerónimo Páez, amigo personal del rey Juan Carlos y consejero en tiempos de Cetursa, ha rechazado la idea de que la finca fuera un regalo de la entonces empresa privada al Rey. José Sevilla, alcalde de Monachil durante dos décadas, también ha revelado su absoluta sorpresa.

La idea era buena y, sin embargo, nunca se llevó a cabo. La parcela nunca se urbanizó ni la familia real hizo uso de ella. Cuando don Juan Carlos iba a Sierra Nevada, se alojaba en los hoteles de Pradollano. Una oportunidad perdida, quizá, de la que solo queda ya una nota simple en un registro de Granada.

Rey Don Juan Carlos Reina Sofía