La nobleza ante los desplantes al rey Felipe: entre el silencio y la indignación
  1. Casas Reales
ARISTOCRACIA

La nobleza ante los desplantes al rey Felipe: entre el silencio y la indignación

El decano de la Diputación de la Grandeza calla "de momento". Otros han mostrado su enfado en redes sociales. "Es una pérdida para todos los españoles", dice Kyril de Bulgaria

Foto: La nobleza ante los desplantes al rey Felipe: entre el silencio y la indignación
La nobleza ante los desplantes al rey Felipe: entre el silencio y la indignación

La semana empezó como acabó: con polémica sobre la ausencia del rey Felipe en la entrega de despachos a los nuevos jueces en Barcelona. El Gobierno adujo primero que se trataba de un cambio en la agenda de la Casa del Rey, después que no podía garantizar la seguridad del jefe del Estado en estos momentos. Mientras los jueces y fiscales expresaban abiertamente su malestar por el veto al Rey, El Confidencial publicaba que Pedro Sánchez se negó a refrendar el viaje del monarca por "razones de oportunidad". Expertos constitucionalistas han reconocido que "una decisión de este calado" es "una anomalía preocupante". Y en medio de todo este ruido, Zarzuela, fiel a su política de pies de plomo, calla públicamente, aunque el Rey llamó ayer a Carlos Lesmes para decirle que le "hubiera gustado estar en Barcelona".

Pero no es la única. Hay un colectivo especialmente ligado a la monarquía que contempla estas actitudes del Gobierno con el rey Felipe entre la indignación y el silencio (público). Conviven entre los nobles distintas sensibilidades: "Algunos pensamos que Su Majestad no puede tragar y callar, que tendría que hacer algo", afirma un aristócrata que no quiere dar su nombre, "y otros que hay que estar a lo que el Rey diga y de momento él prefiere ser prudente". Algo está bullendo entre ellos, aunque se muestran cautos a la hora de expresarlo en un medio de comunicación.

El rey Felipe VI, con la Diputación de la Grandeza hace unos meses. (Limited Pictures)
El rey Felipe VI, con la Diputación de la Grandeza hace unos meses. (Limited Pictures)

"Muchas gracias por contar con nosotros. De momento no voy a hacer ninguna declaración", dice Enrique Fernández-Miranda, duque de Fernández-Miranda y decano de la Diputación de la Grandeza de España y Títulos del Reino, el organismo que engloba a la nobleza titulada. Ese 'de momento' tiene su carga de profundidad porque a este medio le consta que son habituales las llamadas que reciben para interesarse por el asunto.

"Lealtad inquebrantable"

A finales de agosto, la Diputación de la Grandeza sí envió un comunicado, en esta ocasión para reivindicar la figura del rey Juan Carlos. En el texto, los aristócratas calificaban de "campaña de acoso" lo sucedido en torno a "Don Juan Carlos, a la Monarquía Parlamentaria y por ello a la Constitución Española". Querían poner el acento en que el padre de Felipe VI fue "el artífice de la instauración de la democracia en España y del rescate de las libertades y de los derechos humanos hasta la instauración de la Constitución de 1978, y protagonista, hasta su abdicación, del reinado más largo y fructífero de los últimos años de la historia de España".

Los nobles reiteraban en su comunicado "el reconocimiento y lealtad más inquebrantable a su figura histórica, que tiene espléndida continuidad en la de S. M. el rey D. Felipe". El comunicado terminaba recordando que la Constitución Española de 1978, "respaldada mayoritariamente en referéndum" por los españoles, "consagra la Monarquía Parlamentaria como la forma de Estado del Reino de España".

Los reyes Felipe y Letizia, con el marqués de Isasi en el último adiós a su hijo Jaime. (EFE)
Los reyes Felipe y Letizia, con el marqués de Isasi en el último adiós a su hijo Jaime. (EFE)

Aunque impera la prudencia, algunos aristócratas sí han utilizado sus redes sociales para expresar esa indignación que recorre a los monárquicos estos días. Jaime Carvajal Urquijo, marqués de Isasi, escribía esta semana: "¡Hasta dónde hemos llegado! ¿Cómo es posible que el Gobierno prohíba al Rey presidir la entrega de diplomas a los nuevos jueces en Barcelona por la presión independentista? El Rey representa a todos los españoles y el Gobierno está insultando al Rey y a todos nosotros. ¡Intolerable!".

Su opinión es relevante porque el expresidente del Banco Urquijo es un empresario y banquero de trayectoria impecable que, además, es buen amigo de la familia Borbón (fue compañero de don Juan Carlos en Las Jarillas). Los reyes Felipe y Letizia quisieron arroparle hace unos días, tras el reciente fallecimiento de su hijo Jaime. Fue poco después cuando Pablo Iglesias expresó aquello de la "necesidad de que España avance" hacia "una nueva república, un horizonte republicano en el que la democracia llegue también a la jefatura del Estado". Urquijo se mordió el luto para responder desde sus redes: "¿Cómo se puede tolerar que el vicepresidente segundo del Gobierno, después de prometer respetar la Constitución y fidelidad a la Corona, se permita decir estas cosas? ¿Es que ni el Gobierno, ni la oposición, ni los tribunales funcionan ya en España? ¿Hasta dónde vamos a llegar?".

El príncipe de Preslav, en un acto en Madrid. (Cordon Press)
El príncipe de Preslav, en un acto en Madrid. (Cordon Press)

"Estamos viviendo un mundo de locos", dice otra aristócrata que prefiere no aportar su nombre y apellidos. "La operación para eliminar la monarquía desde el Gobierno para mí está clara, primero se han quitado de en medio a don Juan Carlos y ahora ya van descaradamente a por el rey Felipe. Pero no es tan fácil, no hay más que ver cómo se ha levantado la gente esta semana, Felipe VI tiene una imagen impecable. Y ahora viene el capítulo de los indultos, le van a obligar a 'tragarse' el magnífico discurso del 3 de octubre".

A lo que se refiere esta señora, es al "brete" (como lo denominó Casimiro García-Abadillo) en el que se puede ver el Rey si el Gobierno resuelve positivamente las peticiones de indulto presentadas a favor de Oriol Junqueras, líder de ERC, y los otros once condenados por el proceso secesionista catalán. Un indulto es una gracia por la cual se perdona total o parcialmente una pena impuesta en firme por los tribunales o se conmuta por otra más benigna. La concede el Gobierno a propuesta del ministro de Justicia y el Rey debe firmarla.

A Kyril Saxe-Coburg, director en España y Portugal de Man Group, uno de los mayores fondos de inversión del mundo, le consultamos por su condición de príncipe de Preslav (un título extranjero), de amigo de la familia Borbón pero también porque vive desde hace años fuera de España y puede aportar una visión más calmada. "No vivo en España. Aunque lea un poco la prensa, no veo la televisión ni estoy en contacto con gente de la calle para tener un conocimiento suficiente de lo que está ocurriendo y poder formar una opinión sobre la cuestión que planteas. He visto que hay una polémica sobre restricciones que ha impuesto el Gobierno por supuestos acuerdos con partidos regionales, pero desconozco los entresijos políticos. Lo único que puedo decir es que todo el mundo sabe que el rey Felipe VI es con diferencia el mejor representante del Estado español, y cualquier oportunidad desaprovechada de hacer uso de su experiencia y capacidad mediadora es una pérdida para todos los españoles".

Parecida opinión expresan otros aristócratas consultados ("Los Reyes, sobre todo de cara al exterior, son un activo importantísimo", nos dicen), miembros de familias cuya historia está indisolublemente ligada a la monarquía española. Otros tan relevantes como el duque de Alba o el duque de Medina Sidonia responden con silencio a las preguntas de este medio. En línea, por cierto, con la propia estrategia de la Casa del Rey.

Rey Felipe VI Aristocracia Nobleza