¿Imaginas a Froilán como rey? ¿Y a Marta Luisa? Los tronos frustrados de la realeza
  1. Casas Reales
DESTRONADOS

¿Imaginas a Froilán como rey? ¿Y a Marta Luisa? Los tronos frustrados de la realeza

Si algunas leyes o situaciones familiares no hubieran cambiado, tendríamos en los tronos europeos a personas muy diferentes de las que hay ahora

El mapa de la realeza europea que existe hoy en día se ha formado gracias a diferentes cambios, algunos cruciales, que ha habido a lo largo de los últimos años en varias Casas Reales. Por eso, alguno de los monarcas o herederos no eran los que inicialmente estaban llamados a ocupar el trono del país. Protestas feministas, guerras o, la mayoría de las veces, cambios en la ley sálica han conformado el Gotha europeo tal y como lo conocemos hoy. Pero podría haber sido muy diferente y tener como herederos hoy en día a Felipe de Marichalar -más conocido como Froilán-, Marta Luisa de Noruega o incluso Luis Alfonso de Borbón.

Suecia

Fue uno de los casos más sonados en su momento. Carlos Felipe de Suecia nacía en mayo de 1979, convirtiéndose en el heredero al trono, ya que en ese momento imperaba en el país la ley que daba la preferencia al varón por encima de la mujer. Pero las protestas feministas hicieron que se cambiase esa ley -para disgusto del rey Carlos Gustavo-. No se aprobó hasta enero de 1980, pero se hizo con carácter retroactivo, por lo que Carlos Felipe dejaba de ser el heredero para dar paso a su hermana mayor, la princesa Victoria.

Victoria y Carlos Felipe, junto a los reyes. (Getty)
Victoria y Carlos Felipe, junto a los reyes. (Getty)

Dinamarca

La reina Margarita es una figura muy respetada en su país, al igual que lo fue su padre, Federico IX. Pero no sería la monarca hoy en día si en 1953 su progenitor no hubiera cambiado la Constitución danesa. Hasta entonces imperaba la ley sálica, que impedía a las mujeres acceder al trono. Por eso, al haber tenido tres hijas, Margarita, Benedicta y Ana María, el trono pasaría a manos de su hermano, Knud, y posteriormente a su hijo mayor, Ingolfo. Pero Federico, al que se consideró un monarca moderno y muy cercano al pueblo, cambió la ley para que las mujeres fueran admitidas en el trono y su hija mayor fuera la heredera.

La reina Margarita. (Pet Morten Abrahamsen / Casa Real)
La reina Margarita. (Pet Morten Abrahamsen / Casa Real)

Noruega

La princesa Marta Luisa creció con la idea de que su hermano Haakon sería el futuro rey de Noruega, a pesar de ser su hermano pequeño, precisamente por la misma arcaica norma. Pero eso estuvo a punto de cambiar en 1990, cuando la ley que daba preferencia al varón en la línea de sucesión se cambió. Eso sí, se hizo con carácter no retroactivo, por lo que el heredero sigue siendo Haakon. De hecho, la propia Marta Luisa renunció años después a sus derechos sucesorios y los de sus descendientes para poder casarse con Ari Behn.

La familia real, las pasadas navidades. (EFE)
La familia real, las pasadas navidades. (EFE)

España

Puestos a imaginar lo que hubiera pasado si esas leyes que dan la preferencia al varón no existieran, no podemos saltar el caso de nuestro país. Cierto es que las circunstancias políticas hicieron que no hubiera opción a que el heredero fuera otro que don Juan Carlos, pero de no haberse dado la Guerra Civil y la posterior dictadura, la situación de Zarzuela podría haber sido muy diferente.

Empezamos por don Juan de Borbón, que aunque no reinó, fue jefe de la Casa Real desde 1941 a 1977. Él era el tercer hijo varón de Alfonso XIII, por lo que su destino no era el de ocupar el trono español. Pero sus dos hermanos renunciaron a sus derechos sucesorios: Alfonso, el mayor, lo hizo para casarse con una persona que no pertenecía a los círculos reales; Jaime se vio obligado por sus problemas de sordera. Aunque años después quiso revocar esta decisión y reclamar sus derechos, pero Franco ya tenía otros planes. De no haber renunciado, quién sabe si posteriormente hubiera ocupado el trono su hijo, Alfonso de Borbón, y hoy en día tendríamos a Luis Alfonso de Borbón como heredero o incluso monarca.

Pero suponiendo que las cosas con los hijos de Alfonso XIII hubieran sido iguales, también podríamos haber tenido un mapa de Zarzuela muy diferente. De no imperar en nuestro país la primogenitura masculina en la línea de sucesión, la reina podría haber sido la infanta Pilar y, posteriormente, su hija mayor, Simoneta Gómez-Acebo. O también partiendo de la base de que don Juan Carlos fue el elegido por Franco, quizá hubiéramos tenido ahora en el trono a la infanta Elena y a su hijo mayor, Froilán, como heredero.

La infanta Elena, con sus dos hijos, Felipe y Victoria. (EFE)
La infanta Elena, con sus dos hijos, Felipe y Victoria. (EFE)

Mónaco

Si el caso de España es enrevesado, el de Mónaco no lo es menos, ya que si no se hubieran cambiado las leyes, hoy no existiría Alberto de Mónaco, y posiblemente el Principado, tal y como lo conocemos hoy, tampoco. Nos vamos hasta el año 1919, cuando Carlota Grimaldi, la madre del príncipe Rainiero pasó a ser la princesa heredera, aunque su destino cuando nació no era ese ni mucho menos. Su padre, Luis III, no tuvo descendencia con su esposa la princesa Ghislaine, lo que ponía a la Roca en una situación complicada, ya que si no había un heredero del jefe de Estado, el territorio pasaría a ser protectorado francés. Pero el Gobierno galo hizo entonces lo posible para cambiar algunas leyes relacionadas y favorecer que el soberano reconociera como suya a la hija ilegítima que nació de la relación extramatrimonial que mantuvo con Marie Juliette Louvet, asegurando así el futuro de Mónaco.

El príncipe Alberto, en una imagen de archivo. (Reuters)
El príncipe Alberto, en una imagen de archivo. (Reuters)
Príncipe Carlos Felipe de Suecia Princesa Martha Luisa de Noruega Victoria de Suecia
El redactor recomienda