Eva Sannum, experta en comunicación: ¿cómo es su día a día 20 años después?
  1. Casas Reales
EXNOVIA DEL REY

Eva Sannum, experta en comunicación: ¿cómo es su día a día 20 años después?

La noruega es hoy una conocida consultora de comunicación que trabaja de forma autónoma. Sintió mucho la muerte de Ari Behn, como atestiguan sus redes

Foto: Eva Sannum, en una imagen de archivo. (Getty)
Eva Sannum, en una imagen de archivo. (Getty)

Es probable que Eva Sannum tenga una opinión más que formada sobre el paso atrás dado por los duques de Sussex. Por su condición como experta en comunicación, pero también por su pasada relación con nuestra monarquía. Aún hoy, cuando un periodista español intenta entrar en contacto con ella, prefiere el silencio. Solo lo ha roto en contadas ocasiones, como cuando adujo como motivo de la ruptura con Felipe de Borbón un brevísimo pero contundente "no se me aceptaba". Zarzuela intentó que fuera ella quien comunicara que la pareja no prosperaba, pero "era absurdo anunciar el final de algo que nunca fue reconocido". Además, ella nunca llevó bien que la prensa quisiera saber casi cada uno de sus movimientos. Ahora vuelve, a través de su participación en un podcast, a cuestionar la información que aparece en medios y que viene de ámbitos privados, como los mensajes compartidos de manera personal en las diferentes redes sociales como Messenger (de Facebook).

Pero volviendo a la que fue pareja royal, Eva y Felipe se conocieron en la capital noruega en el verano de 1997, en una fiesta, por mediación de Haakon de Noruega. Ese mes de septiembre, Eva se instaló en Madrid contratada por una agencia de modelos de un amigo de don Felipe mientras continuaba con sus estudios como publicista. Dos años más tarde, se empezaron a filtrar las escapadas de la pareja por toda Europa, aunque lo que le dio verdadera dimensión a la relación del heredero con esta joven noruega fue una portada pactada con '¡Hola!' a principios de diciembre del año 2000. En el reportaje, la pareja aparecía, sonriente y abrazada, durante una visita al Taj Mahal (el mayor monumento al amor) en un viaje a la India. Era, claro está, el principio de un camino que había que recorrer: 'vender' a Eva Sannum como futura reina de España.

Eva Sannum, junto a sus hijos cuando eran más pequeños. (Twitter)
Eva Sannum, junto a sus hijos cuando eran más pequeños. (Twitter)

A partir de entonces, la altísima noruega (mide 1,76), que había vuelto a residir en Oslo, tuvo que convivir con el acoso mediático de los compañeros que diariamente esperaban a la puerta de su casa una declaración o una foto exclusiva. En el archivo de la agencia Efe hay decenas de imágenes de aquella época: Eva Sannum saliendo de casa, Eva Sannum montando en un coche con gafas de sol, Eva dando un paseo con un amigo, Eva en bici con cara de no entender nada, Eva, Eva y Eva.

Mientras ella lidiaba en Noruega con los paparazzi, en España se había desatado una dialéctica mediática entre los partidarios y los detractores de Sannum. La siguiente imagen oficial de la pareja llegó en la boda de Haakon y Mette-Marit de Noruega (agosto de 2001), y es archiconocida. El escote azul de una bellísima Eva generó mucha polvareda y constató que ni ella ni la sociedad española estaban preparadas para un futuro común. Cuatro meses más tarde Felipe de Borbón reunía a un grupo de periodistas y anunciaba: "Quiero comunicaros la decisión que hemos tomado Eva y yo. Por razones estrictamente personales y particulares, cada uno seguirá su camino en la vida. Hemos decidido acabar nuestra relación personal".

El entonces príncipe se abrió en canal, dijo que no había "más lecturas" y que se trataba de una decisión exclusivamente basada en los sentimientos. Pero a nadie se le escapa que Zarzuela no ayudó. Años después, Sabino Fernández Campo, antiguo jefe de la Casa del Rey y cesado en 1993, hablaría del asunto: "Don Felipe estaba entusiasmado con ella. Sabiendo que era la mujer que él quería, se pudo intentar arreglar para que su felicidad coincidiera con los deseos de los españoles. La prensa lo puede todo, se pudo dar la vuelta a las cosas, presentar a esa chica como una cenicienta moderna, hablar del drama que supuso el divorcio de sus padres y la obligó a ganarse la vida en las pasarelas... Ahora, si contribuyes a decir que su foto va a ir en la cabina de los camiones, no hay nada que hacer".

Sannum, el día de la boda de Haakon de Noruega y Mette-Marit. (Reuters)
Sannum, el día de la boda de Haakon de Noruega y Mette-Marit. (Reuters)

Pero ¿quién es hoy y a qué se dedica Eva Sannum? La noruega lleva la vida de una mujer independiente y profesional, muy alejada de la que hubiera sido de haber tenido éxito su relación con el Rey. Como Letizia Ortiz, también ella ha desarrollado su carrera en el mundo de la comunicación. Durante años trabajó para una de las grandes empresas noruegas del ramo y fue miembro de la PFU (la asociación de la prensa noruega), pero en primavera de 2019 decidió establecerse por su cuenta como freelance. Hoy es una consultora de comunicación prestigiosa y respetada. En noviembre publicó un amplio estudio sobre el manejo de las fuentes en los medios noruegos y la obligatoriedad de ser textuales en las citas.

Su último mensaje en redes es un largo elogio hacia la hija de Marta Luisa de Noruega y Ari Behn, Maud, quien puso los pelos de punta a medio mundo en el último adiós a su padre con sus palabras. "Es el discurso más conmovedor que he escuchado y hay que tener mucha fuerza para hacerlo en el funeral de tu propio padre, con los ojos, los oídos y las cámaras del mundo puestos en ti". Sannum aprecia la valentía de Maud de no sucumbir a la tentación de convertir la muerte de su padre en algo romántico y "brillante". "Su propia hija asume la responsabilidad, y elige señalar que estaba mentalmente enfermo, lo doloroso que será estar sin él y que nadie tiene la culpa cuando un ser humano se quita la vida. Oh, Dios mío, qué joven tan admirable vimos hoy en la catedral".

"Felipe es el adecuado"

Casada con Torgeir Vierdal, publicista, con el que tiene dos niños, Eva ha seguido su vida sin echar la vista atrás. A su marido le gusta mucho España (lo cuenta en sus redes sociales) y la pareja ha visitado nuestro país varias veces en estos años, sobre todo la zona de Baleares. También ha viajado por buena parte de Europa, ha recorrido sus montañas y ha podido dedicar tiempo a sus niños. Permanece al tanto de la actualidad española, como demostró cuando el rey Felipe accedió al trono. Entonces, Sannum envió un comunicado al diario noruego 'Dagbladet' en el que daba la enhorabuena a su expareja: “Felicito al rey entrante”, asegura y añade: "Es una decisión inteligente. Felipe es el hombre adecuado para el trabajo y la situación en la que ahora está en España". En esta ocasión, Sannum también tiene un recuerdo para don Juan Carlos: "Al mismo tiempo es importante honrar al rey Juan Carlos por el importante trabajo que ha hecho con la democratización de España desde que asumió el control en 1975 tras la muerte de Franco".

Maud Behn y su madre, Marta Luisa, en el último adiós a Ari Behn. (Reuters)
Maud Behn y su madre, Marta Luisa, en el último adiós a Ari Behn. (Reuters)

Hoy Sannum se ha quitado su característico flequillo, no luce tan flaca y la serenidad asoma a un rostro ya en la madurez. De la época de su noviazgo con el rey Felipe, Eva ha hablado en contadas ocasiones. En una entrevista en la prensa noruega, en 2017, reconoció que había sido "un milagro no haber acabado completamente destruida". "Ser perseguida y observada fue extremadamente devastador para mí. Estaba paralizada todo el tiempo, no tenía privacidad, me volví absolutamente loca". Quizá Sannum se pone en la piel de Meghan Markle mejor que cualquiera de nosotros.

"Espero que Eva y yo sigamos siempre siendo amigos. Sus cualidades son numerosas y quiero destacar algunas: su fortaleza, su dignidad, sensibilidad, capacidad de superación, sentido de la justicia y determinación por llegar a la excelencia de lo que se propone siempre me han impresionado. Y no sigo, porque nunca acabaría de hablar", dijo Felipe de Borbón a los periodistas aquella tarde de diciembre de 2001. Son las palabras de un hombre enamorado... que tomó una decisión.

Eva Sannum Rey Felipe VI
El redactor recomienda