El escándalo de Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda: obligados a rectificar
  1. Casas Reales
UN ERROR QUE HA DEJADO A TODOS PERPLEJOS

El escándalo de Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda: obligados a rectificar

Los Orange han tenido que coger un vuelo de vuelta a casa y reconocer que su marcha no “ayuda” a luchar contra el virus, en el tercer peor país de la UE en contagios acumulados

Foto: Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda en un posado veraniego. (EFE)
Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda en un posado veraniego. (EFE)

Las decisiones privadas de los monarcas de Países Bajos no están siendo muy atinadas en los últimos meses. Este es el segundo escándalo en el que se ven inmersos por no dar ejemplo durante la pandemia, y por no respetar las normas que impone el propio gobierno neerlandés para frenar los contagios.

Primero posaron junto al propietario de un restaurante en Grecia, sin mantener la distancia de seguridad para evitar contraer el virus, y ahora se marchan de vacaciones un par de días después de que entrara en vigor el confinamiento parcial en el país, con el gabinete pidiendo a la gente no viajar al extranjero y pasar sus vacaciones en casa.

Foto: La reina Máxima, este miércoles en su despacho. (CP)

Guillermo Alejandro y Máxima aterrizaron ayer a media tarde en Grecia, donde tienen una villa privada, su lugar favorito para pasar las vacaciones. Poca gente lo sabía, y entre los afortunados estaba el primer ministro Mark Rutte y el periodista holandés, Menno Swart, que les “pilló” saliendo de viaje, en el hangar en el aeropuerto de Schiphol Ámsterdam donde iban a tomar un avión oficial.

Los Reyes de Holanda, Guillermo y Máxima. (Instagram @koninklijkhuis)
Los Reyes de Holanda, Guillermo y Máxima. (Instagram @koninklijkhuis)

Al viceprimer ministro Hugo de Jonge le llovieron las preguntas sorpresa durante la rueda de prensa de este viernes. Desconocía el paradero del jefe de Estado y no supo garantizar a los periodistas que el monarca y su familia seguían en su palacio de La Haya, dando ejemplo. “No tengo ni idea de las vacaciones del rey”, reconoció De Jonge.

No fue la mejor tarde para el gobierno, ni del propio Rutte, responsable a nivel ministerial de las decisiones que toma el rey. En un comunicado, el Servicio de Información del Gobierno (RVD) confirmó que los Orange estaban, efectivamente, en Grecia para pasar sus vacaciones de otoño, y trató de calmar las aguas prometiendo que estaban tomando todas las precauciones, que volaban en un avión privado y hacían el trayecto a su villa conduciendo, sin entrar en contacto social con nadie. Recordó que Grecia, la península (no las islas, que si están en naranja) está aún en color “amarillo” en las recomendaciones de viaje del Ministerio de Exteriores, lo que significa que aún se permite los viajes turísticos, siempre que se esté atento a las medidas locales y a los posibles cambios de criterio.

Guillermo y Máxima de Holanda en una imagen reciente. (Getty)
Guillermo y Máxima de Holanda en una imagen reciente. (Getty)

Pero la familia real eligió viajar en pleno confinamiento parcial en su país, en una de las peores semanas para el gobierno holandés, que tuvo que decretar el cierre de la hostelería y (casi) disculparse por no haber tomado medidas más estrictas para frenar los contagios. Países Bajos es ahora el tercer peor país de la Unión Europea en incidencia acumulada de las últimas semanas, mucho peor que España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, siendo un país de poco más de 17 millones de habitantes y con déficit de camas de UCI. La propia Alemania se ofreció a acoger pacientes holandeses este mismo fin de semana, para echar una mano a la vecina Holanda a tratar a los enfermos de Covid-19.

MARCHA ATRÁS TRAS EL ESCÁNDALO

Dado este contexto, marcharse a Grecia fue, quizás, una de las peores decisiones que han tomado los Orange desde que son reyes de Países Bajos. El Ejecutivo se sintió avergonzado por la polémica que había surgido. Los partidos en el Parlamento, tanto de la oposición como de la propia coalición de gobierno, estaban perplejos con la noticia. Sabían que este viaje no hace ningún bien a la credibilidad de las medidas impuestas por el gabinete contra el coronavirus. Acababa de lanzar su campaña vacacional: “Viajen lo menos posible” fuera de Países Bajos, les pidió a los ciudadanos, aludiendo al “sentido común” que, dice, “caracteriza” a los holandeses. Pero los monarcas no se dieron por aludidos.

El rey Guillermo Alejandro y la reina Máxima de Holanda durante un viaje a Alemania. (EFE)
El rey Guillermo Alejandro y la reina Máxima de Holanda durante un viaje a Alemania. (EFE)

A finales del día de ayer, el RVD emitió otro comunicado en nombre de los reyes. “Vemos las reacciones de la gente a las publicaciones de los medios (sobre su marcha de vacaciones), y son fuertes, nos afectan”, explicaron. “No queremos dejar ninguna duda al respeto: para detener el coronavirus es importante seguir las normas dictadas. El debate provocado por nuestras vacaciones no contribuye a eso”, reconocieron en una nota escueta, en la que anunciaban su vuelta a casa por la polémica.

“Si el rey se va de vacaciones ahora, estaría dando una señal incorrecta a los holandeses”, dijo el líder de la izquierda verde, Jesse klaver. Consideró la marcha del rey a Grecia como un “error de cálculo” y su vuelta a La Haya es “la única decisión correcta” en este momento. Sin embargo, mostró su sorpresa porque, sugirió, Rutte no le ha desaconsejado hacer ese viaje. Para el progresista Joost Sneller, dar marcha atrás inmediatamente es “una decisión sabia” con la que está cayendo. “Es importante que el rey sea consciente de todo el esfuerzo que están haciendo todos los holandeses para frenar juntos el virus. Hubiera sido mejor si el primer ministro hubiera salvado al rey de este escándalo”, subrayó Sneller.

El rey Guillermo de Holanda, en una imagen reciente. (Getty)
El rey Guillermo de Holanda, en una imagen reciente. (Getty)

El socialista Ronald van Raak también aplaudió la decisión de volver a La Haya, aunque había considerado que irse de vacaciones “no fue una elección muy afortunada por parte del rey porque tiene la función de dar ejemplo y Rutte le debería haber frenado”. No obstante, el primer ministro, aunque responsable a nivel ministerial de las decisiones del rey, tampoco tiene barra libre para influir en todas sus decisiones privadas, como sus propias vacaciones. Eso no quita no le podría haber dicho que es muy poco sensato irse fuera en estas circunstancias, y alertarle de que podría pasarle factura a la credibilidad de la Corona.

¿Volver a casa fue suficiente para arreglar este embrollo? No lo es, según el experto en comunicación de crisis, Noud Bex. La acción de los reyes podrá tener efectos en el apoyo a las medidas oficiales para frenar el virus, el momento no podría haber sido peor, por lo que Guillermo Alejandro necesita “disculparse” ante la sociedad para recuperar el apoyo a la Casa Real y al Gobierno. “Esto debe abordarse con rapidez y firmeza. En esta fase de la crisis la Familia Real y el Gabinete no deberían parecer laxos con las reglas contra el coronavirus, especialmente ahora, que está todo mucho peor en Holanda, con el cierre de la industria de la restauración y la gente temiendo perder su trabajo”, dijo al diario AD.

Los reyes de Holanda. (EFE)
Los reyes de Holanda. (EFE)

Guillermo Alejandro y Máxima ya se vieron en el ojo del huracán el pasado verano. Ambos viajaron también a Grecia en agosto, donde navegaron con su yate por las aguas turquesas de la costa de Mykonos. La pareja real se vio desacreditada, desacreditando también las medidas que aplicaba en ese momento el gobierno holandés, al posar junto al propietario de un restaurante, sin mantener la distancia de metro y medio, al menos en el momento de hacerse la foto que luego se viralizó en Países Bajos. “Por la espontaneidad del momento, no le prestamos mucha atención a eso. Por supuesto, lo deberíamos haber hecho porque el cumplimiento de las reglas contra el coronavirus es también esencial en vacaciones para no contraer el virus”, dijeron entonces, pareciendo que aprenderían de su error.

Foto: La familia real holandesa, en el posado de julio. (EFE)

Países Bajos les perdonó esa metedura de pata. El rey Guillermo Alejandro ayudó a pasar página con un discurso -escrito por el gobierno- el pasado septiembre, durante la apertura del año político, en el que felicitó al pueblo holandés por “su comportamiento ejemplar en tiempos de pandemia”. El monarca consideró que sus plebeyos se habían mostrado “responsables, flexibles y unidos” y les pidió “seguir así” el tiempo que fuera necesario para derribar al virus. Desde que pronunció esas palabras, el jefe de Estado participó en eventos y visitas de apoyo a diferentes sectores de la sociedad, y todos parecían olvidarse de la foto de Grecia. Hasta este fin de semana, cuando el “sentido común holandés” se fue de vacaciones.

Máxima de Holanda Guillermo Alejandro de Holanda
El redactor recomienda