El de Letizia y otros despistes con la ropa: manchas, rulos y etiquetas olvidadas
  1. Casas Reales
Errores tenemos todos

El de Letizia y otros despistes con la ropa: manchas, rulos y etiquetas olvidadas

La reina Letizia no es el único miembro de la realeza europea al que un descuido le ha arruinado un look perfecto

Foto: El de Letizia y otros despistes con la ropa: manchas, rulos y etiquetas olvidadas
El de Letizia y otros despistes con la ropa: manchas, rulos y etiquetas olvidadas

La reina Letizia asistía este jueves a los Premios de la Moda. ¿Su elección para la cita? Una falda plisada en color dorado de Massimo Dutti y una blusa negra, que quizá ha tenido mucho más protagonismo del que su propietaria hubiera querido. Y es que las luces de los flashes de los fotógrafos han hecho que se adivinara un sujetador de color claro bajo la tela negra.

Se trata de un descuido, además, que no es la primera vez que tiene: el año pasado mostró más de lo deseado en un acto de la Asociación Española Contra el Cáncer y años antes le pasaba exactamente lo mismo en un concierto de Jaume Anglada. Pero al menos puede consolarse con que ni es la primera royal a la que esto le sucede ni la primera a la que un despiste le arruina un look entero.

La reina Letizia, el año pasado en un acto de la AECC. (Limited Pcitures)
La reina Letizia, el año pasado en un acto de la AECC. (Limited Pcitures)

El caso más parecido a Letizia es el de Victoria de Suecia, quien en un viaje a Corea del Sur en 2015 dejó ver más de lo que quería. Ella puso un jersey negro y un sujetador blanco y las luces de los fotógrafos hicieron el resto. Una imagen que sorprendía, mucho además, ya que la heredera sueca suele ser bastante recatada a la hora de vestir y no es muy normal que lleva transparencias o escotes, por ejemplo.

Victoria de Suecia, en 2015. (Cordon Press)
Victoria de Suecia, en 2015. (Cordon Press)

Pero quizá aún más grave que el de las dos anteriores es el caso de Meghan Markle, a quien las transparencias jugaron una mala pasada durante su viaje por Oceanía, el primero oficial que hacía al extranjero como duquesa de Sussex. El último día del tour lució un impecable conjunto de Givenchy, un look de diez si no fuera porque el punto de la falda era tan fino y transparente que dejaba ver su ropa interior, dejando más bien poco a la imaginación.

Meghan Markle, en Nueva Zelanda con sus tranparencias. (Reuters)
Meghan Markle, en Nueva Zelanda con sus tranparencias. (Reuters)

Lo curioso es que este despiste no fue el único que tuvo Meghan Markle durante esa gira, que era una especie de presentación al mundo. Solo un par de días antes había aterrizado en Tonga, otra de las paradas del tour, con la etiqueta colgando de su vestido. Eso sí, consiguió que la marca responsable, Self-Portrait, fuera conocida en todo el mundo gracias a este descuido.

La etiqueta colgando del vestido de Meghan. (Reuters)
La etiqueta colgando del vestido de Meghan. (Reuters)

Y nos quedamos en la familia real británica para seguir hablando de despistes estilísticos reales. La siempre prefecta Kate Middleton también ha tenido lo suyo. El aire y las faldas de vuelo no son buena combinación y ella sabe mucho de eso, ya que no le ha pasado solo una vez que el viento haya levantado su falda más de lo que quería. Un problema que lleva evitando desde hace unos años colocando pequeñas pesas en lugares escondidos de su ropa, como costuras o dobladillos.

Kate Middleton, en una accidentada llegada a Nueva Zelanda. (Cordon Press)
Kate Middleton, en una accidentada llegada a Nueva Zelanda. (Cordon Press)

Pero para desastres estilísticos, el que protagonizaba el difunto príncipe Henrik de Dinamarca, esposo de la reina Margarita, en 2011. En la gala de Año Nuevo -que desgraciadamente este año se ha cancelado a causa del coronavirus-, aparecía perfectamente uniformado con un chaqué negro y diferentes galones. Pero se olvidó de abrocharse la bragueta de los pantalones, algo que no pasó desapercibido para los medios daneses, que no tardaron en sacarlo en portada.

La reina Margarita y el príncipe Henrik, en la gala de Año Nuevo de 2001. (Cordon Press)
La reina Margarita y el príncipe Henrik, en la gala de Año Nuevo de 2001. (Cordon Press)

Nos quedamos con la familia real danesa para recordar una anécdota que protagonizó la princesa Mary en 2010, cuando se encontraba de viaje oficial por Estados Unidos junto al príncipe Federico. La pareja visitaba el cementerio de Arlington cuando un traspiés hizo que la futura reina consorte perdiera un zapato, mostrando así un no muy estético pie, y que volvió a ponerse entre risas.

La princesa Mary, colocándose el zapato. (Cordon Press)
La princesa Mary, colocándose el zapato. (Cordon Press)

Y volvemos a suelo patrio para recordar uno de los descuidos más curiosos y surrealistas dentro de la familia real. Corría el año 2013. El rey Juan Carlos había sido operado del tendón de Aquiles y su familia no dudó en ir a visitarlo a la clínica Quirón. La sorpresa vino con la imagen de la reina Sofía, que llevaba sin darse cuenta un rulo de color verde enganchado en su abrigo.

La reina Sofía, con el rulo colgando de su abrigo. (Getty)
La reina Sofía, con el rulo colgando de su abrigo. (Getty)

Y nos quedamos con quizá el descuido royal quizá más sorprendente, por el carácter hierático y férreo de su protagonista. El príncipe Pablo de Grecia organizó una fiesta por el 70 cumpleaños de su padre, el rey Constantino, en su residencia londinense. Una de las invitadas fue la reina Isabel II, que debió sufrir durante la velada un pequeño incidente, ya que al abandonar la fiesta y despedirse del homenajeado, presentaba en su ropa unas enormes manchas que parecían de aceite.

La reina Isabel también es humana y se mancha. (Getty)
La reina Isabel también es humana y se mancha. (Getty)
Reina Letizia Mary de Dinamarca Victoria de Suecia Meghan Markle Isabel II Kate Middleton Reina Sofía
El redactor recomienda