Allen Sanginés-Krause, anfitrión del último encuentro (público) de don Juan Carlos y Marta Gayá
  1. Casas Reales
EMPRESARIO GENEROSO

Allen Sanginés-Krause, anfitrión del último encuentro (público) de don Juan Carlos y Marta Gayá

Este empresario mexicano es gran amigo del rey Juan Carlos desde hace años y fue el responsable del último viaje que hizo el Rey emérito junto a su amiga mallorquina

Foto: Marta Gayá, en una imagen de archivo. (Getty)
Marta Gayá, en una imagen de archivo. (Getty)

Se llama Allen de Jesús Sanginés-Krause y es una de las personas más ricas de México. Economista y empresario, tiene una estrecha relación con el rey Juan Carlos. Tanto que, según publica El Confidencial, habría sido la persona encargada de sufragar los gastos realizados con tarjetas 'black', investigados ahora por la Fiscalía Anticorrupción y que implicarían al emérito. Pero, además, la prueba de la gran amistad entre el padre de Felipe VI y el mexicano es que fue el anfitrión del último encuentro que tuvo don Juan Carlos con Marta Gayá. Al menos, el último del que se tiene constancia: un viaje a Irlanda, invitados por el propio Allen de Jesús Sanginés-Krause.

Corría agosto de 2017 cuando se descubrieron unas imágenes del rey Juan Carlos en Irlanda, concretamente en la localidad de Clonmellon, a unos 40 kilómetros de Dublín. Y lo más sorprendente, con él se encontraba su compañera mallorquina. Habían viajado hasta allí para asistir a la reapertura de la iglesia de San Juan Bautista, de la que el empresario mexicano fue mecenas, además de para disfrutar de la exposición de fotografías de Lorena, la esposa del magnate, quien a su vez mantenía por aquel entonces una estrecha relación con Marta Gayá.

Los Sanginés-Krause conocían en ese momento, por tanto, el especial vínculo que había entre don Juan Carlos y Marta. Por eso, no dudaron en solicitar al fotógrafo del evento que no tomara imágenes de los dos juntos. Pero no contaron con los vídeos de los más espontáneos, la única constancia gráfica del que se supone último encuentro público entre el emérito y la que fue su pareja durante dos décadas. Eso sí, la mallorquina intentaba en todo momento permanecer en un segundo plano, fiel a la discreción que ha mostrado durante estos años.

Durante ese viaje, don Juan Carlos y Marta Gayá se alojaron en el imponente castillo de Killua, propiedad del magnate y con una curiosa historia detrás, ya que perteneció a la familia de Thomas Edward Lawrence, conocido como Lawrence de Arabia, que lo abandonaba precipitadamente por los extraños ruidos que se oían constantemente y que achacaban a un fantasma. Allen de Jesús Sanginés-Krause lo adquiría en un estado bastante deteriorado y lo reformaba casi en su totalidad, ya que además el empresario es un enamorado de la restauración y es uno de los miembros más activos de Consejo de Campañas de los Palacios Reales Históricos en el Reino Unido. Es el mismo castillo donde se celebró por todo lo alto el 60 cumpleaños del mexicano en febrero del año pasado, cita con más de 300 asistentes, a la que, por supuesto, también estaba invitado don Juan Carlos.

placeholder El castillo de Killua, propiedad de Sanginés-Krause.
El castillo de Killua, propiedad de Sanginés-Krause.

Pero, curiosamente, Marta Gayá no es la única relación del rey don Juan Carlos que Allen de Jesús Sanginés-Krause ha conocido, ya que también demostró ser muy amigo de Corinna Larsen, al menos en tiempos en los que era una figura inalcanzable para los medios y su verborrea aún no había llegado a la mayoría de cabeceras europeas. Incluso, la alemana llegó a ser la intermediaria de algunas grandes operaciones financieras del magnate. Con ella incluso ha compartido veladas, siempre en ambientes elitistas y con círculos de mucho poder.

Una de ellas es, además, inolvidable para los aficionados a las joyas reales. Fue en el Palacio de Invierno de San Petersburgo en 2014. Una cita en la que Corinna apareció con las impresionantes joyas de la condesa de Romanones que esta se había visto obligada a vender unos años antes para paliar su mala situación económica. Las piezas habían salido a subasta en Sotheby´s y, hasta esa noche, se desconocía quién o quiénes habían sido los compradores.

placeholder Corinna y Sanginés-Krause, en una fiesta en 2014 junto a Natalia Vodianova. (Getty)
Corinna y Sanginés-Krause, en una fiesta en 2014 junto a Natalia Vodianova. (Getty)
Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda