Lady Colin Campbell (biógrafa de Lady Di): "El rey Juan Carlos y Diana flirteaban"
  1. Casas Reales
ENTREVISTA

Lady Colin Campbell (biógrafa de Lady Di): "El rey Juan Carlos y Diana flirteaban"

La escritora británica fue la primera biógrafa de Diana de Gales y hace unos meses publicó una biografía sobre Meghan y Harry nada complaciente

Foto: Lady Colin Campbell. (Cordon Press)
Lady Colin Campbell. (Cordon Press)

Lady Colin Campbell es toda una celebridad en el Reino Unido por muchas cuestiones, pero quizás lo que más ampollas ha levantado desde que decidió convertirse en escritora es su visión sobre las figuras clave de la familia real, de la que ha hecho en ocasiones retratos nada edificantes y sobre los que ha arrojado afirmaciones que muchas veces han sido puestas en tela de juicio y consideradas como oportunistas o sin base. Sin embargo, los hechos son tozudos y muchas de las revelaciones que realizó en la biografía de la princesa de Gales, 'Diana in private: The princess nobody knows' ('Diana en privado: la princesa que nadie conoce'), acabaron mostrándose certeras.

Corría el año 1992 cuando vio la luz este libro que se adelantó a 'Diana: her true story' ('Diana: su historia real'), escrito por Andrew Morton, y pese al estupor que generaron ambos, por distintos motivos, ella no cesó en su empeño de contar su versión de los hechos que rodean a los Windsor, acorde a sus fuentes y a su sentido de la verdad. El pasado mes de junio, de nuevo se repetía la jugada, veía la luz 'Meghan and Harry: The real story' ('Meghan y Harry: la historia real'), una visión mucho menos complaciente y sin el beneplácito de la pareja protagonista, que sí dio el visto bueno a 'Meghan and Harry: Finding freedom' ('Meghan y Harry: en libertad'), que se publicaba el pasado 11 de agosto, en medio de una enorme controversia, pues muchos consideraron que era un desafío a los Windsor tras haber decidido apartarse de la familia y comenzar una nueva vida en Hollywood.

Lady Colin, que ostenta este título por su efímero matrimonio con Lord Colin Ivar Campbell, de quien se divorció apenas un año después de su boda en 1974, mantiene con nosotros una muy extensa conversación telefónica, de la que hoy publicamos solo la primera parte, en la que aborda sin cortapisas y con un acerado sentido del humor el ayer, hoy y siempre de los Windsor. Con una mirada puesta también en la Casa Real española sobre cuyos problemas está muy al tanto. Eso sí, con la perspectiva del que lo ve con la distancia y la prudencia derivada precisamente de ese detalle.

PREGUNTA: ¿Considera que su libro sobre Meghan y Harry nos permite conocer mejor a esta pareja que ha sido tan controvertida en este último año?

RESPUESTA: Absolutamente. El objetivo de este ejercicio es que la gente leyera este libro y los comprendiera como individuos y como pareja, y para que conocieran el impacto de sus decisiones que les llevaron a abandonar.

P: ¿Cree que Meghan ha sido juzgada muy severamente?

R: No, pero lo que sí que creo es que a Harry no se le está juzgando lo severamente que se le podría y se le debería juzgar. A él se le está juzgando de una manera mucho más ligera.

P: ¿Cree que Harry no está a la altura de la institución de la que forma parte?

R: Para nada lo está. Sus acciones están en detrimento de los intereses de la monarquía. Está actuando bajo el síndrome de ser el segundo hijo, lo que es lamentable. Debería resolver sus problemas en el diván de un psicólogo o en un psiquiatra, pero en vez de eso lo está haciendo tumbado en una chaise-longue en California.

P: Al príncipe Guillermo se le percibe de una manera muy distinta a su hermano. ¿Está de acuerdo?

R: Sí, verdaderamente. El duque y la duquesa de Cambridge son ejemplares en su papel. Creo que el príncipe Guillermo tiene la muy positiva influencia de su abuela, la reina, quien lo ha acogido bajo sus alas en los últimos veinticuatro años y ha tenido un efecto muy positivo sobre él, en su actitud, en su sentido de responsabilidad, en su comprensión de lo que la monarquía representa y el rol que debe jugar dentro del sistema.

Diana, con los príncipes Guillermo y Harry. (Cordon Press)
Diana, con los príncipes Guillermo y Harry. (Cordon Press)

P: ¿Considera que Diana de Gales fue una buena madre?

R: Fue una madre muy amorosa, pero también muy indulgente, y creo que malcrió a sus hijos y eso lo estamos viendo en Harry. Diana daba demasiada libertad también a Guillermo, pero la reina consiguió frenar eso. Con Harry nadie lo ha logrado.

P: Otro factor que no podemos perder de vista es el traumático divorcio de sus padres...

R: Por supuesto. La animosidad entre sus padres toda la vida, porque su matrimonio estaba ya roto cuando Harry nació. El príncipe Carlos no volvió a tocar a Diana después de que Harry naciera y ella no pudo entender por qué se retiró de ese matrimonio. Yo puedo comprenderle, pero ella no. Diana intentó cambiar al príncipe Carlos para convertirle en el hombre que ella deseaba que fuera. Cuando él se dio cuenta de que tenía que elegir entre ser sincero consigo mismo o convertirse en algo que no era por una mujer joven muy exigente, abandonó la parte sentimental de ese matrimonio. Y luego cuando Diana tuvo un affair con Barry Mannakee (su guardaespaldas) desapareció la parte física de la pareja. Ella misma lo dijo.

P: ¿Fue Diana la víctima de ese matrimonio?

R: No lo fue, para nada. Fue víctima de una infancia complicada y de las consecuencias de la misma, pero no fue la víctima del príncipe Carlos. En todo caso, él sería la víctima de ella.

El príncipe Carlos y Camilla, el día de su boda. (Reuters)
El príncipe Carlos y Camilla, el día de su boda. (Reuters)

P: ¿Qué papel jugó Camilla en la relación del príncipe de Gales con Lady Di?

R: Carlos y Camilla no tuvieron ningún affair durante los primeros cinco años de su matrimonio. No durmieron juntos ni una sola vez durante todo ese tiempo, fue después de que él descubriera que Diana tenía una relación con su guardaespaldas. Fue entonces cuando Carlos volvió con Camilla.

P: Uno de los episodios que más literatura han generado en España sobre Diana de Gales es su presencia en Marivent en Mallorca, pues uno de sus guardaespaldas aseguraba que el rey Juan Carlos había tenido un comportamiento inapropiado con ella. ¿Qué hay de cierto en ello?

R: Ni por un segundo creo que el rey Juan Carlos se comportara así con ella. Sé que entre ellos hubo un gran flirteo, pero no creo que en ningún momento él se comportara de manera inadecuada. Los dos flirteaban el uno con el otro. El príncipe Carlos se enfadó tanto con la manera de comportarse de Diana que ella se marchó a la casa mallorquina de José Luis de Vilallonga, a quien yo traté en los años 70 y fue amigo mío, y se quedó allí unos cuantos días con él.

P: ¿Cómo fue su relación con la princesa Diana?

R: No hablamos entre 1991 y 1995 (Diana de Gales falleció el 31 de agosto de 1997), aunque teníamos amigos en común. En julio de ese año, ambas estábamos invitadas a una recepción en la residencia del embajador ruso y fue ella la que se acercó a mí. A partir de entonces volvimos a hablarnos, pero yo sabía que era una persona en la que no se podía confiar. Yo empatizaba con su deseo de conseguir la libertad, pero no lo que llevó aparejado. Diana era muy ambiciosa y quería excluir a Carlos de la línea de sucesión para que su hijo heredara el trono. Creía que la reina abdicaría en 1996, que Guillermo sería rey y que ella sería uno de los poderes detrás del trono. Eso evidencia una tremenda ambición y que era maquiavélica.

En la segunda parte de la entrevista que publicaremos mañana, Lady Colin Campbell se pronuncia sobre la relación entre el rey Juan Carlos y Corinna Larsen, el papel de la reina Letizia en la monarquía española, la difícil situación del príncipe Andrés de Inglaterra y los rumores de abdicación de la reina Isabel II.

Carlos, Diana y sus hijos, con la familia real española en Mallorca.
Carlos, Diana y sus hijos, con la familia real española en Mallorca.

Rey Don Juan Carlos Diana de Gales