Don Juan Carlos, del amor al desencanto en 45 años: los famosos hablan del emérito
  1. Casas Reales
ANIVERSARIO DE SU PROCLAMACIÓN COMO REY

Don Juan Carlos, del amor al desencanto en 45 años: los famosos hablan del emérito

Paloma Cuevas, Massiel, Norma Duval, Sánchez Dragó, Pedro Ruiz, Iñaki Anasagasti, Beatriz de Orleans... ¿Qué opinan los famosos del Rey de entonces y del emérito de ahora?

Foto: Don Juan Carlos, del amor al desencanto en 45 años: los famosos hablan del emérito
Don Juan Carlos, del amor al desencanto en 45 años: los famosos hablan del emérito

Este domingo 22 de noviembre se cumplen 45 años de uno de los momentos más destacados de la historia de España: la proclamación de don Juan Carlos como Rey, un acto que marcó un antes y un después y que fue vivido con gran emoción por lo que aquello representaba: el fin de una dictadura tras la muerte de Franco y el comienzo de una nueva era.

El rey Juan Carlos se convirtió, para muchos, en la figura a la cabeza de un nuevo rumbo político marcado por una nueva generación social que caminaba, con ganas, hacia la libertad.

Foto: La llamada de don Juan Carlos y doña Sofía a Ana Obregón el día que murió Álex Lequio

La solemne ceremonia de proclamación como Rey en el Congreso de los Diputados fue seguida por todo el país con gran expectación a través de la televisión. Don Juan Carlos traía en ese momento esperanza y apertura a un país que llevaba demasiados años bajo el pie de una dictadura.

Nadie, en aquel momento, podía imaginar lo que 45 años después ocurriría. Hoy, don Juan Carlos continúa viviendo fuera de España. Su precipitada marcha tras los escándalos financieros en los que se ha visto envuelto supone una salida por la puerta de atrás y con la reputación bastante manchada. Un triste final si comparamos estas circunstancias con la imagen de su coronación hace 45 años.

Don Juan Carlos, el 22 de noviembre de 1975. (EFE)
Don Juan Carlos, el 22 de noviembre de 1975. (EFE)

Famosos de nuestro país -algunos testigos en 1975 de la proclamación de don Juan Carlos como Rey; otros, por juventud, más conscientes de su futura trayectoria, y todos ellos espectadores ahora de su decepcionante final- han hablado para Vanitatis. Periodistas, artistas, políticos, escritores, empresarios… Todos tienen grabada en la memoria la imagen de un don Juan Carlos en su época más dorada. ¿Qué pensaban entonces de él? ¿Qué les hacía sentir entonces y cómo perciben ahora la figura del emérito después de todo lo ocurrido?

Paloma Cuevas

"A don Juan Carlos le profeso una gran admiración y profundo agradecimiento como española. Si hay algo que debemos al Rey emérito es el éxito de una Transición tranquila, sosegada y consensuada, que dio paso a uno de los periodos de mayor prosperidad en nuestro país. Me gustaría resaltar su gran papel como embajador de lujo en los diversos ámbitos internacionales, impulsando proyectos como el ingreso de España en la Comunidad Económica Europea, las Cumbres Iberoamericanas, el apoyo a la integración española en las organizaciones occidentales... Ha sido un gran jefe de Estado, priorizando siempre su gran proximidad durante 45 años con su pueblo, donde ha compartido sus logros y sus tragedias".

Massiel

"La coronación la vi por la televisión. Yo en el 75 lo vi como un acontecimiento importantísimo puesto que yo no era franquista. Era un Rey joven, con una mujer joven... La imagen que daba para todos los españoles era mucho mejor que la imagen que daba Franco y toda la corte que tenía alrededor.

La imagen hoy cambia en tanto en cuanto han pasado 45 años y todos hemos cambiado. Asistíamos al final de franquismo, esperábamos una democracia que llegó y en la cual hay un momento después de la coronación que a mí, que era una mujer muy joven, me marca mucho y me generó una gran emoción: el día del asalto al Congreso.

Adolfo Suárez, jurando su cargo como presidente del Gobierno ante el rey Juan Carlos en 1976. (EFE)
Adolfo Suárez, jurando su cargo como presidente del Gobierno ante el rey Juan Carlos en 1976. (EFE)

En aquel momento, yo vivía en una urbanización en Mirasierra, donde entre otros vivía Juan Antonio García Díez, que en ese momento era vicepresidente del Consejo y ministro de Economía. Yo llegué a casa de García Vargas, que fue ministro de Defensa y Sanidad. Estábamos todos alrededor de una tele pequeña, portátil, esperando, hasta que salió el Rey y dio ese mensaje que nos ilusionó a todos.

Yo tengo grabadas la imagen de la coronación del Rey, llorando, y luego me voy inmediatamente después al momento del golpe de Estado y a la salida del Rey en la tele. Todo eso me ha marcado. Todos esos años para mí tuvieron mucha emoción. Después han pasado muchas cosas en este país, algunas muy vergonzosas. Lo más grave de este país no es solo lo que haya hecho el Rey. Están sucediendo cosas muy graves. Lo que estoy viviendo ahora está suponiendo una gran decepción".

Fernando Sánchez Dragó

"Yo estaba en Tokio el día de la proclamación de don Juan Carlos como Rey. En Japón, en aquella época, solo vi aparecer el nombre de España en la prensa en dos ocasiones. Una cuando murió Franco y otra cuando un toro mató a Paquirri. Con esto lo que quiero decir es que la proclamación del Rey y todo aquello me pillaba, en aquel momento, muy lejos y casi no me enteraba. Además, yo siempre he vivido al margen de todo lo que sea áurico.

En aquel momento casi no reparé en ello y no le di mayor importancia. Que comenzaba con él una nueva etapa se supo a posteriori. A priori, lo que había era una continuidad con el franquismo. Al fin y al cabo se estaba llevando a cabo lo que Franco había decidido, que era que don Juan Carlos fuera proclamado Rey. No tuve sensación de que fuera a producirse una discontinuidad con lo anterior, sino una prolongación.

Felipe de Borbón, la reina Sofía, el rey Juan Carlos y su madre, María de las Mercedes, en 1977. (EFE)
Felipe de Borbón, la reina Sofía, el rey Juan Carlos y su madre, María de las Mercedes, en 1977. (EFE)

A mí en principio me cae bien todo el mundo. En ese sentido, el Rey me caía bien, pero en aquel momento no tenía una idea muy formada sobre él. No la teníamos nadie. A partir de ese momento, yo regreso a España en 1976. Inevitablemente ahí ya comencé a seguir con más interés lo que estaba sucediendo en el mundo de la política. Tuve además algún contacto personal con don Juan Carlos, le acompañé en alguno de sus viajes, concretamente en el primer viaje que hizo a Japón como Rey. Yo fui en la comitiva de periodistas que lo acompañábamos. Ahí fue cuando empecé a tener cierto trato con él, muy superficial.

Tengo que decir que siempre lo he visto con simpatía. Siempre me ha tratado con buena educación y yo a él con respeto. No tengo nada en contra de él. Todas estas cosas que ahora se cuenta sobre él... En fin, yo no me meto en las vidas privadas. Yo no juzgo nunca. Jamás juzgo a nadie. Está siendo objeto de una cacería. Que haya elementos un poco inquietantes, de posible corrupción, pues es verdad. Pero yo no soy quién para meterme en eso. Personalmente no me decepciona en la medida de que tampoco esperé nunca nada de él. Solo una vez escribí un artículo muy duro sobre él, cuando ocurrió lo del elefante. Me parece terrible matar a un elefante".

Pedro Ruiz

"Para mí, la subida al trono de don Juan Carlos supuso una incógnita, como para todo el mundo. Al final, las cosas se juzgan por las conductas. Era un momento en el que las personas que vivíamos en España teníamos una idea relativa de cómo se iba a desarrollar la política porque en realidad se nos habían ocultado muchas cosas.

Yo soy de los que piensan que lo mismo a un rey que al presidente de una república solo se les puede exigir una cosa: honradez. A partir de ahí me he limitado a contemplar lo que ocurría. Y ahora, lo que ha ocurrido es lo que se sospecha siempre de mucha de la gente que está arriba.

Foto de archivo tomada el 27 de diciembre de 1978 del rey Juan Carlos durante un acto celebrado en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Foto de archivo tomada el 27 de diciembre de 1978 del rey Juan Carlos durante un acto celebrado en el Congreso de los Diputados. (EFE)

No diré que esté yo, personalmente, en un periodo de decepción, porque sé que hay cosas que la gente de a pie ignoramos, pero cuando se descubren y se hacen tan evidentes como ahora, pues no deja de ser una decepción, humana ante todo. En las tentaciones de la vida, cada uno demuestra al final quién es. Si hay tonos blancos y negros, a mí los tonos negros me decepcionan mucho".

Rosa Villacastín

"En 1975, don Juan Carlos representaba la ilusión. Piensa que Franco estaba de cuerpo semipresente y eran muchas las expectativas. Nadie sabía por dónde iban a ir las cosas. El Rey representaba la esperanza porque ya había dado síntomas de que quería hacer las cosas de otra manera. Todo el mundo estaba esperanzado de que lo iba a hacer bien y de que todo el mundo iba a remar en la misma dirección.

Yo cubrí la proclamación como Rey de don Juan Carlos para el diario 'Pueblo' y había mucha ilusión. Políticos de otros países que no vinieron al entierro de Franco sí asistieron a la coronación. Se abría un tiempo de esperanza. Comparo aquella figura de don Juan Carlos con la de ahora y siento pena. Piensa que la monarquía, como institución, hace unos años salía como número uno en las encuestas de valoración de los españoles. Todo el mundo tenía muy buena impresión y muy buena imagen de la institución.

Juan Carlos fue el mejor embajador de la marca España. Por eso la decepción ha sido luego tan grande. Una cosa son los temas amorosos y sentimentales, que más o menos se conocían, pero el tema del dinero... Creo que pocos lo podían imaginar. Sobre todo esas cantidades. Ese regalo a Corinna... Esa creo que es una de las cosas que más indignación ha provocado. ¿Cómo se pueden regalar 67 millones de euros? Sin ninguna necesidad. Creo que esa mujer lo volvió loco, pero eso no le impedía tener un buen comportamiento, porque él lo tenía todo, podía hacer todos los viajes que quería, era mimado por la clase política y por la sociedad... Lo tenía todo.

El rey Juan Carlos, durante su discurso el 22 de noviembre de 1975. (EFE)
El rey Juan Carlos, durante su discurso el 22 de noviembre de 1975. (EFE)

¿Por qué jugarse todo eso? Es una pregunta que le haría si lo tuviera en frente. ¿Por qué? Si no tenía ninguna necesidad. Cuando quería un coche, se lo regalaban; viajes, los que quisiera; que quería mujeres, pues también las tenía. Lo tenía todo. Por eso no puedo entender ese momento que debe de existir, no solo en él, sino también en mucha otra gente, en el que ya se les nubla la razón. Quizás es por vanidad, por pensar que nunca les van a coger. Creo que es esa vanidad lo que al final lo ha llevado a la situación en la que está y en la que está poniendo a su hijo Felipe VI y a la monarquía. Y ya da igual el dinero. También está esa salida de España y cómo se ha producido. ¿No hubiera sido mejor sentarse y que tres o cuatro periodistas lo hubieran grabado, le hubieran preguntado y tratar de aclararlo? Pero salir como ha salido yo creo que le impide volver a España en muchísimo tiempo. Personalmente para mí es muy decepcionante".

Norma Duval

"Respecto al Rey, solo voy a referirme a la figura que ha representado de forma institucional y a la estabilidad que nos ha dado durante tantos años, sobre todo en su papel durante el golpe de Estado en el año 82 y que fue definitivo para restablecer la democracia. Institucionalmente creo que ha sido impecable. En su vida privada no voy a entrar y en lo demás tampoco porque tampoco creo que haya unas pruebas contundentes como para estar acusándolo. Yo ahí me mantengo al margen. Como Rey, creo que ha sido un magnífico Rey y creo que nos ha dado una gran estabilidad a todos los españoles y que ha protagonizado un magnífico reinado. Para mí tiene todos mis respetos".

Juan Carlos I, durante su intervención para detener el golpe de estado del 23-F. (RTVE)
Juan Carlos I, durante su intervención para detener el golpe de estado del 23-F. (RTVE)

Jimmy Giménez-Arnau

"Juan Carlos I, un gran Rey tras haber sido el esclavo de Franco durante 18 años y gran juerguista tras entregarse a los placeres. Si quiere proteger a su hijo, el rey Felipe VI, no debería volver a España. Que siga de juerga. De todas formas, la mejor explicación está en 'Yo, el Rey', el libro de Pilar Eyre".

Beatriz de Orleans

"Don Juan Carlos ha sido un Rey magnífico y en el futuro todos los españoles lo tendrán que reconocer. Creo que hay mucha ingratitud hacia una persona que ha sido el mejor embajador en el mundo entero. Todos los seres humanos tienen debilidades, pero eso no excluye que sean buenas personas y que hagan bien su trabajo como lo ha hecho el Rey".

Iñaki Anasagasti

"Tras la proclamación como Rey, tuvo dos años de acierto. Nadie esperaba nada de él pero de 1976 a 1978 logró no solo que se votara libremente una Constitución para el momento, sino que creyéramos en una democracia homologada en Europa. Lo malo vino después. Una Constitución que lo hacía inviolable, consagró no solo su inmunidad sino también su impunidad. Un culpable pacto de silencio entre medios y políticos y una irresponsabilidad increíble han hecho que su reinado solo pase a la Historia por esos dos años. El resto es absolutamente repudiable".

El rey Juan Carlos, junto a su familia el día de su proclamación. (Cordon Press)
El rey Juan Carlos, junto a su familia el día de su proclamación. (Cordon Press)


Pilar Cernuda

"Sé lo que le debo como española al rey Juan Carlos. Durante los últimos 45 años he estado pegada a él, como periodista, en los momentos más importantes de su vida, de nuestra vida. Desde su proclamación hasta la conversación de despedida que mantuvimos en la Zarzuela, aunque para mí no era despedida porque no sabía que se marcharía tres días más tarde.

Siento por D. Juan Carlos un profundo agradecimiento por lo que peleó para que este país fuera una democracia en tan corto espacio de tiempo. Siento también profundo afecto, admiración y respeto. Y decepción por los errores cometidos, que los ha habido y han sido muy graves.

Espero que la Justicia resuelva qué hay de cierto en lo que se cuenta y qué noticias son tergiversaciones, manipulaciones y maledicencias. Como espero que don Juan Carlos regrese para hacer lo que ha hecho siempre: dar la cara en los momentos extremos. Lo espero por su propio bien, por el de la Corona y por la España que siempre defendió".

Alfredo Fraile

"Durante su reinado, el rey Juan Carlos cumplió con las obligaciones que la Constitución le exigía muy dignamente, y además era la mejor imagen y relaciones públicas de España. Y de eso entiendo un poco. Pero nadie es perfecto, ni siquiera un Rey. Todos estamos influenciados por nuestras experiencias infantiles y juveniles. También un Rey. En la balanza, el resultado es muy positivo para don Juan Carlos y para España".

Pilar González de Gregorio

"El rey Juan Carlos trajo la democracia y salvó un momento que podía haber acabado en un abismo cainita. España pasó a formar parte, con pleno derecho, de la comunidad internacional. Con la ayuda del Rey se abrieron nuevos mercados y se tendieron muchos puentes. Fue una gran imagen. Pero siempre hay sombras. No ayudó el muro de silencio de los medios. Yo no me quiero sumar al gran ruido en su contra, una vez caído el escudo del poder. Nunca su hijo podrá prestar tales servicios. Nunca imaginamos que, confinados por un virus, un Rey podría acusar a su padre públicamente".

Rey Don Juan Carlos
El redactor recomienda