David Emanuel, diseñador del vestido de novia de Lady Di: "La reina Letizia es una superestrella"
  1. Casas Reales
ENTREVISTA

David Emanuel, diseñador del vestido de novia de Lady Di: "La reina Letizia es una superestrella"

El diseñador, junto a la que entonces era su mujer y pareja profesional, estuvo detrás de uno de los trajes más recordados de todos los tiempos

Foto: David Emanuel, en una imagen de archivo. (Getty)
David Emanuel, en una imagen de archivo. (Getty)

"He perdido dos proyectos que me hubiera encantado hacer, pero han desaparecido o se han parado, porque la gente tal vez tenga miedo, pero ya veremos... El año que viene va a ser más grande y mejor". Esta es la actitud de David Emanuel ante un año muy complicado para todas las industrias a consecuencia de la pandemia y cuando apenas faltan ocho meses para que se cumpla el 40 aniversario de la boda del príncipe Carlos y Diana de Gales. Un acontecimiento planetario en el que él y su entonces mujer, Elizabeth, de la que está divorciado, jugaron un papel crucial, pues fueron los elegidos por la irrepetible 'princesa del pueblo' para diseñar su vestido. No era la primera vez que la vestían, ni sería la última, pero ese impresionante traje, muy influenciado por la estética de los años 80, con volúmenes dramáticos y exquisitez en los detalles, marcó un antes y un después en la carrera de los diseñadores y también en las tendencias nupciales.

David Emanuel ha visto cómo su creación más universal volvía al primer término, sin que nunca lo haya abandonado del todo, por el estreno de la nueva temporada de 'The Crown', en la que Lady Di tiene un papel crucial, aunque el retrato que se realiza de la eterna rival de la duquesa de Cornualles no coincide exactamente con la experiencia que él vivió a su lado. El diseñador nos atiende desde su atelier en Londres y es amabilidad y simpatía desde el primer segundo en el que comienza nuestra conversación. Ingenioso y divertido, muestra una gran lealtad a sus clientas y formula un deseo: vestir algún día a la reina Letizia.

PREGUNTA: ¿Erais conscientes Elizabeth, entonces tu esposa, y tú de que estabais pasando a la historia cuando diseñasteis el vestido de boda de la princesa Diana?

RESPUESTA: La vimos unas cuantas veces antes de que se hiciera el anuncio, una cosa muy íntima entre Elizabeth, Diana y yo. Una vez que Buckingham anunció que habíamos sido los elegidos... ¡Dios mío! Inmediatamente había paparazzi en los tejados, cámaras en todas partes... No era consciente de estar haciendo historia, pero el asunto se fue haciendo cada vez más grande en la prensa y ¿qué hubo, setecientos millones de personas viéndolo por televisión? Nunca pensé que estaríamos hablando de esto hoy, pero supongo que es porque el vestido ha pasado a la historia de la realeza. Fue una experiencia increíble. El año que viene se cumplirán 40 de esa boda y cuando hablo contigo o con la gente de esto, siento que fue ayer. Tengo recuerdos increíbles. Era enormemente amada en todo el mundo. Cuando voy a América hay mucha gente que habla de ella como si estuviera viva. A lo largo de la vida conoces a una o dos personas especiales, y ella lo era.

P: ¿Os dejó libres para crear el vestido o intervino mucho en el proceso?

R: Fue una experiencia muy íntima entre los tres. Ella sabía cómo quería que fuera. Nosotros le íbamos proponiendo cosas y probando. Y fuimos viendo, no hubo ninguna interferencia desde palacio. Después le mostramos el boceto y sobre eso decidimos.

P: ¿Hay algún vestido de novia de la realeza internacional que consideres particularmente icónico?

R: Todos los son, te gusten o no. El vestido de Su Majestad la Reina, la princesa Grace de Mónaco llevó uno precioso, la princesa Margarita también... La gente está muy expectante ante las royals y ejercen una gran influencia en la industria de la moda nupcial, porque la gente quiere llevar vestidos que se parezcan. Quieren compartir esa magia.

P: ¿Has visto la nueva temporada de 'The Crown'?

R: ¡Sí! Me consultaron el año pasado y fui a verlos. Estaban muy nerviosos y les llevé mi book de fotografías. Incluso les entregué el comunicado de prensa del palacio de Buckingham. Lo que más les preocupaba era el color, que era marfil, no crema, así que se lo identifiqué para que siguieran adelante. Creo que han hecho un gran trabajo, pero no debemos perder de vista que se trata de una película de televisión y que no todo lo que se cuenta se ciñe estrictamente a lo que pasó, aunque capta el espíritu de lo que pasaba entre bambalinas, es un éxito fantástico.

Emma Corrin, como Diana de Gales en 'The Crown'. (Netflix)
Emma Corrin, como Diana de Gales en 'The Crown'. (Netflix)

P: Ha habido en esta temporada una gran controversia por cómo se ha retratado a algunos miembros de la familia.

R: La imagen que se da de la princesa Diana el día de su boda, muy triste y sombría, sentada delante de su traje de novia en un maniquí no es cierta. No fue así para nada. Estaba preparada y lista. Estaba muy emocionada y feliz. La conocí muchos años y nunca la vi como que se comportara como una víctima, siempre estaba animada, alegre, con unos ojos preciosos y expresivos, una piel fabulosa... Era como una estrella de cine británica, guapísima. En 'The Crown' hay mucha fantasía en lo que cuentan...

P: Antes de la boda había lucido algún traje vuestro y también después. Hay quienes piensan que hay un antes y un después tuyo y de tu mujer en un notable cambio de estilo. Al final acabó siendo un icono de estilo. ¿Estás de acuerdo?

R: Muchas gracias, es un cumplido encantador. Nosotros vimos esa cualidad en ella desde el compromiso, en su boda y después de la boda. Trabajamos para ella en algunas de sus giras internacionales. Y fueron algunos de nuestros mejores trabajos. Algo que conviene recordar de ella es que siempre apostó por los diseñadores británicos, aunque después de divorciarse del príncipe Carlos optara por diseños Dolce & Gabbana o Versace. Había sido una gran defensora de la industria de la moda británica, porque solo llevaba eso.

P: ¿Cómo era en la distancias cortas?

R: Era muy divertida y la gente se volvió loca por ella. Después de su boda se fue haciendo cada vez más grande. Recuerdo en un fitting de su vestido de novia en Buckingham, porque nuestro estudio era pequeño para poder hacerlo -dice en alusión a las dimensiones del traje y en especial a la impresionante cola de casi 8 metros-, y al acabar nos preguntó cómo íbamos a volver. Le contestamos que en taxi y ella nos dijo que para nada. Así que envolvimos el vestido y nos montamos en su coche, y en una parada la gente comenzó a reconocerla porque había visto su foto en los periódicos. Estuvo encantadora y le divirtió. Recuerdo otra vez en una gala benéfica en el English National Ballet. Había una gran expectación por su llegada y la entrada fue espectacular, ojazos azules, pelo rubio, una figura increíble, y la gente estaba impresionada, pero no solo por su look, por ella. Nos había llamado para hacerle su vestido con cinco días de antelación y lo hicimos a toda velocidad. Le hicimos un boceto y después se lo entregamos ese mismo viernes en Kensington. Después nos mandó una nota de agradecimiento diciéndonos que sabía lo ocupados que estábamos y que lo habíamos conseguido. Eso se llama buenos modales y buena educación. No tenía por qué hacerlo, de hecho, tengo clientas de más de veinte años que tal vez mandan alguna vez unas flores, pero nunca dejaba de enviar una nota de agradecimiento cada vez. Era muy dulce, muy dulce -dice alargando las sílabas.

Carlos y Diana, el día de su boda. (Reuters)
Carlos y Diana, el día de su boda. (Reuters)

P: En términos de estilo, ¿cuál es tu opinión sobre Kate Middleton y Meghan Markle?

R: Kate ha conseguido ser un referente. Con mucho criterio, combina ropa de diseñadores con moda de la calle. Si solamente llevara grandes diseñadores, la gente diría que va maravillosa pero que no puede permitírselo. Es una buena mezcla. En cuanto a Meghan Markle, debo decir que el diseñador de su vestido de novia debería haber sido británico, al igual que el tejido. Eligió Givenchy y me decepcionó, porque por mucho que sea una firma que vistió a Audrey Hepburn y que me encantó, tenemos diseñadores fabulosos. Pensé: "Se está casando con un miembro de la familia real. El protocolo y la historia es que elijan diseñadores británicos". C'est la vie!

P: La reina Isabel II es muy osada con los colores, ¿qué te parece su estilo?

R: Su Majestad la Reina es muy elegante, desde su juventud como reina a la reina que es en la actualidad. Trabajé con el diseñador Hardy Amies, que le hacía algunas de sus ropas, cuando yo era un estudiante de moda. Siempre le pusieron colores vivos, porque la reina siempre quiso ser vista. Imagínate que fuera a un cóctel o algo así y se encontrara con una mujer llevando las mismas ropas que ella. Siempre va increíble. Recuerdo una vez que iba en un rosa muy vivo y estaba impresionante. Si la ves caminando en la distancia, la gente puede decir: 'Ahí va la reina'. Es icónica. Cuando era joven, tenía muy buen tipo. Si la ves ahora, siempre lleva el mismo pelo, las perlas, el broche de diamantes, su bolso de mano y ese es su look, su 'uniforme de trabajo'. Sin embargo, cuando se va a Sandringham, lleva sus bufandas de seda, sus chaquetas, sus botas y se convierte en la típica lady inglesa.

P: ¿Podríamos decir que la menos acertada de la familia, aunque ya está divorciada del príncipe Andrés, es Sarah Ferguson?

R: No podemos olvidarnos de que ya no es una royal y no la vemos demasiado a menudo, aunque comparte residencia con el príncipe Andrés y está muy unida a él. Era muy amiga de Diana y cuando murió lo pasó mal. Todo el mundo comete errores, pero los suyos son muy públicos. Ahora no puedo comentar mucho porque no la he visto desde hace bastante tiempo porque no forma parte del entorno real y no aparece en público de manera habitual.

David y Elizabeth Emanuel, en su salón de Mayfair, en marzo de 1981, tras ser elegidos por Diana de Gales para diseñar su vestido. (Getty)
David y Elizabeth Emanuel, en su salón de Mayfair, en marzo de 1981, tras ser elegidos por Diana de Gales para diseñar su vestido. (Getty)

P: ¿Qué te parece nuestra reina Letizia?

R: ¡Tenéis una superestrella ahí! ¡Es una belleza! Es muy chic, sencilla, con clase. Siempre lleva el pelo perfecto, va inmaculada. Me gusta su estilo. Y me encanta su figura, es increíble. Creo que es fabulosa para vuestro país. Me encantaría trabajar para ella.

P: Has trabajado para celebrities como Joan Collins, Madonna o Catherine Zeta-Jones. ¿Qué nos puedes decir de ellas?

R: Hay que recordar que todas las mujeres, ya sean royals, celebrities o personas anónimas, tienen su punto bueno y su punto malo. El hecho de que algunas sean estrellas de cine no significa que no tengan inseguridades o que tengan seguridad en sí mismas. Creo que un buen vestido puede dar seguridad a una mujer, pero es la mujer la que es importante, no el vestido. El vestido ayuda... Cualquier cliente es interesante y te hace plantearte qué vas a hacer para ella. ¿Cuál es mi vestido favorito? El siguiente que voy a hacer. Llevo muchos años en este negocio y son todas muy bellas, pero es importante elegir el vestido adecuado para cada ocasión. Recuerdo una ocasión en la que Elizabeth Taylor no podía venir a Londres a un fitting porque se encontraba en París. Le hice muchos vestidos, pero al que me refiero es un vestido de cóctel espectacular. Y de repente me dice: "Tengo un problema". Respondí: "Pero ¿cuál es el problema si estás espectacular?". "No sé si podré bailar con él". Así que lo comprobé: la agarré, la di varias vueltas... y entonces le dije: "Sí, puedes bailar".

P: ¿A quién te encantaría vestir y todavía no lo has hecho?

R: Muchas. Me encanta Kristin Scott Thomas, a quien he conocido, pero no he tenido el placer de vestir. Es tan chic, tan elegante... Amo a Charlize Theron, la vi en televisión en el anuncio de Dior y estaba impresionante. También la modelo inglesa Rosie Huntington-Whiteley, pero la que más me intriga es Meryl Streep, porque me parece que la moda no le interesa particularmente. Es una actriz maravillosa y necesita ropas maravillosas. Sería todo un desafío. Le pondría ropas sencillas y elegantes, seda, cashmere... porque tiene una cara tan especial que no necesita artificios.

P: Eres toda una personalidad televisiva y has enseñado en la pequeña pantalla a cocinar, has dado trucos de decoración... ¿Qué te queda por hacer?

R: ¡Me encanta la televisión! Presenté un programa que se llamaba 'Say Yes To The Dress: UK', donde participaban novias que se iban a casar y tenía que elegir el traje para ellas. Era fascinante, porque les decía la verdad, de corazón. Veías la transformación de una chica normal, que estaba nerviosa y asustada, a quien le desaparecían todos sus problemas una vez que elegíamos el vestido, porque era el de sus sueños. He diseñado para algunas películas pero no demasiado, y quizás eso me gustaría. Por desgracia, Franco Zeffirelli ya murió, me encantaban sus películas y me hubiera gustado trabajar con él.

Diana de Gales