De los hermanos Fuster a los Sajonia-Coburgo: el núcleo de amigos del rey Felipe
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL BELGA

De los hermanos Fuster a los Sajonia-Coburgo: el núcleo de amigos del rey Felipe

Felipe de Borbón, como cualquier otra persona, ha ido haciendo amigos a lo largo de las distintas etapas de su vida

Foto: El Rey, abrazando a su amigo Fernando León. (EFE)
El Rey, abrazando a su amigo Fernando León. (EFE)

No es un secreto que el rey Felipe sabe ser buen amigo de sus amigos, y que a lo largo de sus 52 años de vida ha ido atesorando un considerable número de personas que lo han acompañado y han compartido con él tanto los buenos como los malos o regulares momentos que le ha tocado vivir. Pero conviene señalar, antes de nada, que aunque parezca que ser príncipe o rey es una ventaja a la hora de captar amigos, eso no es del todo así, sobre todo si lo que se pretende es conseguir amigos de verdad y no gente que se arrime a ellos para sacar réditos o ventajas de esa amistad.

Felipe de Borbón, como cualquier otra persona, ha ido haciendo amigos a lo largo de las distintas etapas de su vida, y los primeros fueron algunos de sus compañeros del colegio en el que cursó sus estudios: el Santa María de los Rosales. Allí conoció a los hermanos Fuster, Álvaro y Ricki, con los que hizo muy buenas migas desde el principio, especialmente con el primero, con el que ha mantenido una estrecha relación a lo largo de los años y que perdura hasta ahora. Precisamente es a él a quien se le ha atribuido que haya provocado la cuarentena de 10 días que ha tenido que guardar el Rey hasta este jueves, al haber dado positivo por covid-19 al día siguiente de haber estado con el monarca y un grupo de amigos.

placeholder Álvaro Fuster y Beatriz Mira. (Cordon Press)
Álvaro Fuster y Beatriz Mira. (Cordon Press)

En esa época de su infancia, también se fraguaron amistades imperecederas con niños de su familia tanto materna como paterna: por una parte, con los hijos mayores de los reyes Constantino y Ana María de Grecia, Pablo, Nicolás y Alexia, con los que compartía vacaciones de Navidad y verano. Y por otra, con los hijos de las infantas Pilar y Margarita, los Gómez-Acebo y los Zurita, con los que iba a esquiar en la temporada de invierno y con los que salía muchos fines de semana a bares y discotecas en la época de la movida madrileña. También mantuvo una relación muy próxima con los hijos del rey Simeón de Bulgaria y Margarita Gómez-Acebo, los Sajonia-Coburgo, especialmente con los varones, Kardam, Kyril, Kubrat y Konstantin -quien es el padrino de la infanta Sofía-, con los que sus padres, Juan Carlos y Sofía, querían que compartiera tiempo de ocio ya que en casa solo tenía a sus hermanas para jugar.

Las amistades del rey Felipe fueron aumentando también dentro del mundo de la vela, con todos los compañeros de regatas con los que salía a navegar los veranos en Palma de Mallorca. Algunos de ellos eran antiguos compañeros de la Marina, con los que había trabado una relación estrecha durante su paso por la Armada y, sobre todo, al haber hecho parte de la vuelta al mundo en el buque escuela de la Marina, el Juan Sebastián Elcano. Pero, además de sus compañeros de la Armada, don Felipe hizo en esos años una de sus amistades más profundas y duraderas con Fernando León, un regatista ganador de muchas competiciones con el que participó después de muchos meses de entrenamiento en las pruebas de vela de los Juegos Olímpicos de Barcelona.

El regatista ha sido de una lealtad absoluta a don Felipe, no ha querido sacar provecho nunca de su relación de amistad con el Rey. Fue testigo de su boda con doña Letizia, y sigue coincidiendo con él en las escasas ocasiones en que el monarca sigue regateando. Otros amigos regatistas que han compartido mucho tiempo con él en el mar son Quico Sánchez Luna y Juan Luis Wood, quienes junto con León formaban el núcleo duro de amigos personales del Rey. Muchas horas de competición y largas noches de calma chicha, en las que no soplaba ni una pizca de viento, unen mucho y estrechan sentimientos de amistad para toda la vida.

De su paso por el Lakefield College, en Canadá, donde estuvo un curso interno al terminar el BUP, el Rey conserva su amistad con Christopher Dennis, testigo de boda también del monarca. Y los dos años que pasó en la Universidad de Georgetown, para cursar un máster en Relaciones Internacionales, le dejó otro amigo cercano, Christophe von Reiche.

placeholder Felipe, junto a Fernando León. (EFE)
Felipe, junto a Fernando León. (EFE)

Los últimos en incorporarse al entorno del Rey y la Reina han sido los amigos de doña Letizia de Televisión Española, CNN+, la agencia Efe y el diario 'ABC', en los que ella trabajó antes de conocer a don Felipe. Lorenzo Milá y su mujer, Sagrario Ruiz de Apodaca; Juan Seoane, editor del Telediario que presentaba la entonces periodista; Álex Grijelmo, de 'El País' y Efe, fueron algunos de los que se incorporaron al grupo de amistades de la pareja real y con los que compartían fines de semana que incluían también a sus hijos, de edad similar a Leonor y Sofía. Asimismo, los Reyes quedan a veces para cenar con los padres de algunas de las alumnas del colegio Los Rosales, con los que tienen afinidades personales e intereses comunes por la educación de sus hijas.

Todo lo anterior no obsta para que tanto el rey Felipe como la reina Letizia tengan sus amigos propios y queden con ellos cada uno por su lado. Ella tiene a un grupo al que alguien puso el nombre de 'las Mosqueteras', con las que viaja de vez en cuando o quedan para ir a conciertos y que guardan un silencio total sobre su relación de amistad con doña Letizia. Él también conserva a algunos de sus amigos de toda la vida con los que se va a esquiar o quedan para compartir tiempo de ocio en los que practican algún tipo de deporte. Y ambos también han pasado hace un par de años por la triste experiencia de tener que poner tierra de por medio con alguna amistad peligrosa, como la muy estrecha que mantenían con Javier López Madrid, implicado en algunas actividades financieras poco transparentes.

A pesar de que no es fácil, el Rey ha sabido conservar a muchos de sus buenos amigos, que lo son por encima del rango social que él tiene desde que nació. Quizá la razón sea la importancia que él da a la amistad, un valor imprescindible en la vida de las buenas personas.

Rey Felipe VI