Pablo Urdangarin y su vida en Barcelona lejos de su familia (menos este puente)
  1. Casas Reales
FAMILIA DEL REY

Pablo Urdangarin y su vida en Barcelona lejos de su familia (menos este puente)

El segundo hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin vive en Barcelona, donde estudia un grado de empresas y entrena con el Barça

placeholder Foto: Pablo Urdangarin.
Pablo Urdangarin.

El de Pablo Urdangarin no ha sido un otoño fácil. El segundo hijo de Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina se mudó en verano en Barcelona en el más absoluto secretismo, y cuando fue descubierto por la prensa empezó un seguimiento que culminó durante la visita de sus padres y su hermana, Irene, a la ciudad en un permiso carcelario. Pasada la tormenta, dicen, llega la calma. Y la vida de Pablo ha vuelto a cierta normalidad. Este domingo cumple 20 años y lo celebrará junto a los suyos.

El cumpleañero viajóeste pasado viernes solo, en el AVE Barcelona Madrid de las 19 horas, y llegó a la capital a las 22, a tiempo para no saltarse el toque de queda. De viernes a domingo Barcelona está sujeta a un estricto cierre perimetral municipal y, este puente, la Comunidad de Madrid también está cerrada. Así que el sobrino de Felipe VI habrá tenido que mostrar a los muchos agentes que controlaban estaciones y aeropuertos este viernes el correspondiente salvoconducto que le ha permitido hacer este viaje. No ha sido el único. Irene Urdangarin, tal y como informaron a Vanitatis fuentes cercanas a la familia, también tenía previsto pasar el fin de semana en Madrid.

Pablo celebrará este cumpleaños tan especial con la vista puesta en las próximas Navidades y su más que probable visita a Vitoria, según fuentes cercanas a la familia. Acostumbrado a su vida en solitario en la capital catalana, cerrada perimetralmente cada fin de semana, poco puede moverse de manera habitual, a excepción de este puente que ha aprovechado para reunirse con sus hermanos y demás familiares. El Palacio de la Zarzuela será probablemente el punto de reunión, según las fuentes consultadas.

El día a día del sobrino del rey Felipe VI en Barcelona es sencillo y sigue una rutina casi perfecta. Matriculado en la European University, el joven estudia un grado de empresas en este centro internacional que también tiene sede en Ginebra, algo que podría ser una opción si en Barcelona las cosas se torcieran.

La familia vive sus movimientos en un secreto casi absoluto y ya casi no comparten con nadie sus intenciones. Juan, el mayor, por ejemplo, vive en Madrid pero poco se sabe de dónde ni de qué hace. En este contexto, que los proyectos barceloneses de Pablo salieran a la luz y que hubiera incluso paparazzi a las puertas de su casa fue un golpe para todos.

Quiere jugar

El joven entrena en el Barça de balonmano, equipo que dirige David Barrufet, amigo de su padre, aunque lo hace sin ficha. De este modo es difícil seguirle el rastro aunque quienes lo conocen dicen que si él pudiera, entrenaría con ficha para poder jugar jugar partidos. Centrado pues en trabajar su futuro, el hijo de doña Cristina llega a los 20 con la mirada puesta, también, en las Navidades. Será entonces cuando puede encontrarse con su familia al completo. Esta vez no será en Barcelona, según nos comentan fuentes cercanas a la familia, sino que intentarán encontrarse en Vitoria, pese a las restricciones de la pandemia.

placeholder Juan y Pablo Urdangarin, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Juan y Pablo Urdangarin, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Todos los permisos que ha pedido Iñaki Urdangarin han coincidido con las vacaciones escolares de sus hijos, sobre todo de los dos pequeños: Miguel e Irene. Ahora solo Irene sigue en el colegio, el Ecolint de Ginebra, por el que han pasado los cuatro hijos. Y las vacaciones navideñas empiezan el viernes 18 de diciembre, lo que podría indicarnos los días que puede pedir Urdangarin para su próximo permiso.

Iñaki, sin visitas

Mientras, Urdangarin trata de paliar la soledad de prisión con sus salidas al Hogar Don Orione, a donde va tres días a la semana. Lo que no puede es recibir visitas, puesto que la Dirección General de Instituciones Penitenciarias prohibió en noviembre todo contacto de los presos con el exterior por motivos sanitarios, a excepción de quienes se rigen por el artículo 117 y el 110.2, que les permiten salir de prisión como una manera de cumplir su condena.

placeholder La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. (Getty)
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en una imagen de archivo. (Getty)

A falta de esas visitas -su hijo Juan, su cuñada la infanta Elena y Carlos García Revenga eran los más asiduos-, Instituciones Penitenciarias ha intentado mejorar la vida de los presos con un aumento “del número de llamadas telefónicas a las que tienen derecho los internos y se ha potenciado el sistema de videollamadas”. Además, este mes de diciembre ha empezado a funcionar “en pruebas un sistema de cabinas para poder realizar las videollamadas. Estas cabinas permitirán además enviar mensajes de voz y el pago a cobro revertido. Se espera que a lo largo de 2021 el sistema de videocabinas esté implantado en todos los centros dependientes de la Administración central”.

Iñaki Urdangarin Infanta Cristina
El redactor recomienda