Letizia en Honduras: un regalo especial, un hotel de cuatro estrellas y una escala técnica
  1. Casas Reales
VIAJE DE COOPERACIÓN

Letizia en Honduras: un regalo especial, un hotel de cuatro estrellas y una escala técnica

La Reina fue una total estrella en los medios hondureños al poner un pie en suelo catracho. Transmisiones en vivo, multitud de fotografías y cuentas de Twitter a reventar de mensajes

placeholder Foto: La reina Letizia, a su llegada. (EFE)
La reina Letizia, a su llegada. (EFE)

A pesar de que la expectativa ante la visita de la reina Letizia a Honduras era un tanto agridulce, su llegada se ha tornado en todo un espectáculo en el que la coquetería y el agradecimiento de los hondureños fueron evidentes. Su Majestad aterrizó en el aeropuerto de la ciudad de La Ceiba la tarde de este lunes 14 de diciembre a las 14 horas y 7 minutos (21 horas de España), para cumplir con un viaje que tiene como objetivo entregar ayuda humanitaria tras los estragos provocados por los huracanes Eta y Iota en la región; una visita que guarda tanto similitudes como diferencias con la que protagonizara en 2015.

Haciendo eco al propósito de este, para su segundo viaje al país centroamericano como soberana lució totalmente cómoda, sorprendiendo a los hondureños por su sencillez: camisa blanca de manga larga a botones, pantalón beis y botas de trabajo. Su cabello recogido en una coleta alta y nada de joyería. El atuendo fue finalizado con el tradicional chaleco rojo de la Agencia Española de Cooperación Internacional, cuyo logo también firmaba su mascarilla.

Si rememoramos, notaremos que hace 5 años no fue así, cuando visitó Honduras en un viaje oficial de la Corona por primera vez. En aquella fecha se dejaba ver mucho más elegante con camisa de Carolina Herrera, falda de Hugo Boss, zapatos de salón y clutch de Adolfo Domínguez; un outfit con el que lució a más no poder su figura y su entonces corte bob.

placeholder La Reina, a su llegada a Honduras en 2015. (EFE)
La Reina, a su llegada a Honduras en 2015. (EFE)

A su llegada al país este lunes, fue recibida por una comitiva de bienvenida encabezada por el canciller de Honduras, Lisandro Rosales, quien en su cuenta de Twitter publicó la bienvenida oficial. Junto a él, la embajadora de Honduras en España, María Dolores Agüero, y el embajador español, Guillermo Kirkpatrick, entre otros funcionarios y diplomáticos. Diferente a su primera visita en la que fue recibida por la primera dama, Ana García de Hernández, quien esta vez le dio la bienvenida al puro estilo virtual de la pandemia: vía teléfono.

Por su parte, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, así como su esposa, la primera dama Ana García de Hernández, han decidido en esta ocasión encontrarse por primera vez en esta visita el martes 15 de diciembre para acompañarle en su agenda oficial. Todo en la ciudad de San Pedro Sula y sectores cercanos, que es la segunda más importante del país y está ubicada en la zona más afectada por las recientes tormentas tropicales.

Eso sí, al igual que hace un lustro y aunque localmente se respiraba cierta indiferencia previa a su llegada, la reina Letizia fue una total estrella en los medios hondureños al poner un pie en suelo catracho. Transmisiones en vivo, multitud de fotografías y cuentas de Twitter a reventar de mensajes de bienvenida fueron parte del recibimiento, calificado por algunos como una respuesta de gratitud por la ayuda que la Reina española trae consigo para este país, en el que los damnificados se cuentan por miles y miles.

placeholder La Reina, a su llegada a Honduras. (EFE)
La Reina, a su llegada a Honduras. (EFE)

Pero entre las palabras de bienvenida por parte del canciller, un detalle llamó la atención: el regalo entregado por el alcalde de la ciudad, Jerry Sabio. Se trata de un cuenco tallado en madera creado por artesanos hondureños y una bandera pintada por niños con discapacidad; obsequio que representa todo el aprecio del pueblo hondureño para la esposa del rey Felipe VI. Por supuesto, la distancia social no faltó y se siguieron todos los protocolos de bioseguridad.

El avión que trasladó a la Reina y en el que también se transportó la ayuda humanitaria tuvo que aterrizar en la localidad de La Ceiba, debido a que en la ciudad donde se realizará la gira el aeródromo está inutilizable por motivo de las inundaciones, uno de los inconvenientes de la visita, además de su escala técnica de una hora en República Dominicana para abastecerse de combustible. Es la primera vez en la historia en que esta ciudad hondureña es la puerta de entrada para un miembro real.

Esta segunda visita de la reina Letizia a Honduras es muy significativa. Con ella, la soberana abre de nuevo su agenda internacional luego de la cuarentena que generó la pandemia del covid-19 en todo el mundo. Ello guarda estrecha similitud con su primer viaje a Honduras, que también se constituyó como el debut oficial de sus giras por el mundo en nombre de la realeza española y, por supuesto, con propósitos de cooperación y apoyo humanitario.

Tras su aterrizaje, la Reina se trasladó por vía terrestre hacia San Pedro Sula, donde desarrollará la mayor parte de su recorrido. Allí se dirigió directamente a uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, de cuatro estrellas, alejada del foco de los medios para descansar del vuelo de más de 7 horas y retomar la agenda muy temprano el martes 15 de diciembre.

Honduras Reina Letizia Vestidor de Letizia
El redactor recomienda