El menú de Máxima y Guillermo de Holanda en Navidad (y lo que se perderán este año)
  1. Casas Reales
LO QUE EL COVID SE LLEVÓ

El menú de Máxima y Guillermo de Holanda en Navidad (y lo que se perderán este año)

Las severas restricciones impuestas en Holanda para frenar el covid hacen que los Reyes no puedan viajar a Argentina y tampoco puedan celebrar una multitudinaria reunión familiar

Foto: La familia real de Holanda, el pasado febrero. (Reuters)
La familia real de Holanda, el pasado febrero. (Reuters)

Si hay un país que lo tiene muy díficil para celebrar unas Navidades tradicionales, ese es Holanda. El coronavirus ha azotado a los Países Bajos con fuerza y las restricciones actuales son muy estrictas. Y, por supuesto, eso también afecta mucho a su familia real. Lo que no va a cambiar es el hermetismo que rodea sus planes, ya que, a diferencia de otras casas reales europeas, nunca hacen oficiales sus intenciones y dónde van a celebrar las fiestas. Sí se descarta, por las condiciones del covid, que Guillermo y Máxima viajen a Argentina, como han podido hacer otros años. Pero, al menos, sí podrán disfrutar de las costumbres holandesas -algunas también restringidas, eso sí- y de la gastronomía típica del país en estas fechas, en un menú que tendrán que degustar, sí o sí, en el palacio de Huis ten Bosch.

En Holanda, el periodo navideño empieza mucho antes que en otros países, ya que el que reparte los regalos es San Nicolás, coincidiendo con la festividad, el día 6 de diciembre. Y aquí entra en juego una de las tradiciones que este año no se han podido celebrar, a fin de evitar las multitudes. Sinterklass, como se le llama en los Países Bajos, llega al puerto de Ámsterdam el día anterior cargado de regalos y, según cuenta la leyenda, procedente de Alicante. Allí es recibido por los holandeses con una gran fiesta en la que no faltan canciones y bailes, una costumbre a la que algún año se han unido Máxima y Guillermo con sus tres hijas, cuando Amalia, Alexia y Ariane eran más pequeñas. San Nicolás desfila luego por las calles de la capital, marcando así el inicio de las fiestas navideñas en el país.

placeholder Guillermo y Máxima, con sus hijas en uno de sus viajes navideños a Argentina. (Cordon Press)
Guillermo y Máxima, con sus hijas en uno de sus viajes navideños a Argentina. (Cordon Press)

Una de las costumbres más arraigadas, con la que sí pudieron cumplir, es que la noche del 5 de diciembre se recibe un pequeño regalo anónimo, que se esconde dentro de una fruta u hortaliza con un poema en el que San Nicolás expresa su opinión sobre el destinatario del presente. Una tradición que, hace más de dos décadas, el entonces príncipe Guillermo quiso llevar a sus últimas consecuencias en 2000, ya que fue la forma en la que se declaró y pidió matrimonio a Máxima Zorreguieta, la economista argentina de la que se había enamorado un año y medio antes, en la Feria de Abril de Sevilla.

Y otra tradición a la que nunca faltan, pero que este año han tenido que reinventar por el contexto sanitario, es la gala musical navideña a la que siempre asiste Máxima de Holanda. En esta ocasión, en lugar de celebrarla, el presentador se desplazará hasta el palacio de Huis ten Bosch para recordar junto a la reina cómo ha sido la gala en los cinco últimos años, lo que se podrá ver en un especial en la televisión nacional este mismo domingo por la noche.

placeholder La reina Máxima, en la gala del año pasado. (EFE)
La reina Máxima, en la gala del año pasado. (EFE)

Con la hostelería, tiendas que no sean de primera necesidad y todo el ocio cerrados al menos hasta el 19 de enero, se descarta que las cámaras les puedan sorprender yendo de compras o al cine. Tendrán que conformarse con disfrutar en familia y en la intimidad los días más señalados, en las que no faltarán platos típicos del país que cada año llenan la mesa tanto de Máxima y Guillermo como de la princesa Beatriz y el resto de la familia Van Oranje, como el conejo con lombarda o pavo relleno con puré de castañas, acompañados de pan con pasas, pan de jengibre -llamado también pan de los enamorados- o pasta de almendras. De postre, figuritas de azúcar, letras de chocolate, mazapán -diferente al que tenemos aquí- y los tradicionales 'oliebollen', unos riquísimos dulces redondos, con la masa muy parecida a los tan españoles churros y que se pueden acompañar con pasas, chocolate, azúcar o otros sabores.

Eso sí, disfruten el menú que disfruten, tendrán que hacerlo sin juntarse con el resto de la familia real. Cada hogar puede recibir, hasta el 19 de enero, la visita de solo dos personas; una cantidad que se amplía a 3 el 25 y 26 de diciembre y el 1 de enero. Con esas cuentas, no es difícil pensar que, como mucho, sería la princesa Beatriz quien se uniera a su hijo mayor, su nuera y sus tres nietas para cenar, ya que el príncipe Constantino y su familia superarían el límite permitido, y la presencia de Mabel de Holanda y sus hijas, que por número sí podrían, no es muy habitual en estas fechas. Además, tampoco está muy claro si Carmen Cerruti, la madre de Máxima, se encuentra con ellos en Huis ten Bosch, donde pasa largas temporadas. Una opción que complicaría, aún más, el hecho de que la familia real pudiera reunirse.

placeholder La princesa Beatriz, con sus hijos mayores, nueras y nietos. (EFE)
La princesa Beatriz, con sus hijos mayores, nueras y nietos. (EFE)
Guillermo Alejandro de Holanda
El redactor recomienda